Trastornos del sueño: eficacia de los cannabinoides

Trastornos del sueño

Cualquiera que no duerma bien a veces se siente cansado, desenfocado y menos capaz de rendir durante el día. Si persisten las alteraciones del sueño, aún existe el riesgo de que se produzcan problemas de salud graves. ¿Puede ayudar el cannabis medicinal con los trastornos del sueño? Arrojamos luz sobre el estado actual de la ciencia.

No poder descansar por la noche, cavilar, revolcarse, despertarse por la noche y no poder volver a dormir: el insomnio es un problema grave para muchas personas. Según un artículo del Observatorio Global de Sueño, en 2018 una de cada tres personas sufre de insomnio. Sin embargo, solo un tercio busca ayuda. [1]

Trastorno del sueño: un problema creciente

El número de personas que sufren de insomnio ha aumentado de manera constante durante años, y los que lo padecen a menudo a veces padecen el trastorno del sueño durante años. Según el informe de Aten Primaria, los pacientes con otras condiciones como la depresión y la ansiedad son más probable sufrir de insomnio. [2] También dice el OMS que crece los problemas de salud mental durante la pandemia. [3]

Las mujeres también fueron calificadas con una peor calidad de sueño que los hombres en promedio según el informe mencionado anteriormente. Duermen más ligeramente, se despiertan con más frecuencia por la noche y luego tardan más en volver a dormirse. Las razones dadas para esto incluyen el cuidado de niños pequeños y los ronquidos de su pareja. Los hombres tienen más probabilidades de desarrollar problemas respiratorios relacionados con el sueño.

El sueño es una de las necesidades humanas básicas como respirar, comer o beber. Es fundamental para nuestra salud y bienestar, porque en esta fase nuestro cuerpo “se recarga».

Los trastornos del sueño más comunes incluyen insomnio y parasomnia. Los primeros son dificultades para conciliar el sueño y / o dormir toda la noche, o un sueño que no es reparador. Como resultado, los afectados sufren de cansancio durante el día y se sienten perjudicados en su vida diaria. Las parasomnias son eventos no deseados que ocurren cuando las personas se duermen, duermen o despiertan, como sonambulismo o terrores nocturnos.

Las causas del insomnio

Si una persona sufre de insomnio, existen muchas causas posibles diferentes:

  • Las enfermedades físicas
  • Las enfermedades mentales
  • Las Influencias hormonales (por ejemplo, durante la menopausia)
  • El estrés y preocupaciones
  • El ciclo de sueño alterado
  • El uso de alcohol y drogas
  • Los cambios hormonales (por ejemplo, trastornos del sueño durante la menopausia)
  • Está tomando ciertos medicamentos

Una condición física que causa mal sueño es el síndrome de apnea del sueño. Este trastorno respiratorio nocturno está asociado con interrupciones respiratorias. Esto da como resultado un suministro reducido de oxígeno y reacciones de vigilia breves y repetidas, que las personas que padecen apnea del sueño generalmente no notan.

Un síntoma importante de la apnea del sueño son los ronquidos fuertes. Y esto, a su vez, también puede provocar problemas de sueño para la pareja. De esta forma, dos personas sufren de apnea del sueño y dos personas sufren de falta de sueño.

Otras enfermedades físicas que pueden causar el llamado trastorno secundario del sueño incluyen enfermedad cardiovascular, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, dolor, fibromialgia o síndrome de piernas inquietas. En general, todas las afecciones asociadas con el dolor crónico tienen un alto potencial de perturbar el sueño. Por el contrario, los trastornos crónicos del sueño también parecen aumentar la sensibilidad al dolor.

Los datos de Barmer muestran que uno de cada cuatro pacientes con un trastorno del sueño diagnosticado también padece una enfermedad mental. Estos incluyen depresión, estados de ánimo depresivos, trastornos de ansiedad, psicosis o esquizofrenia. A menudo es difícil determinar cuál es la causa y cuál es la consecuencia. Además, generalmente no hay una sola causa detrás de los problemas del sueño, sino que varios factores juegan un papel en conjunto.

Entender los ciclos del sueño

El sueño consta de varios ciclos consecutivos. Un ciclo de sueño completo dura de 90 a 110 minutos y tiene dos fases principales: sueño NREM (sueño de movimiento no rápido) y sueño REM (sueño de movimiento ocular rápido). [4]

La primera fase principal, el sueño NREM, consta de cuatro fases. El sueño despierto es la primera fase. Es la fase de transición entre la vigilia y el sueño ligero y dura solo unos minutos. El cuerpo se prepara para conciliar el sueño, la actividad cerebral disminuye gradualmente y los músculos se relajan. Esta es la fase más frágil del sueño y despertarse es muy fácil.

Después de esta primera etapa, el cuerpo entra en un sueño ligero, en el que el despertar es menos frecuente. La temperatura corporal desciende gradualmente, al igual que la actividad cerebral y los movimientos oculares.

Luego, en las etapas 3 y 4, que son muy similares, llegamos al llamado sueño profundo. Esta es la parte más relajante del sueño y el área donde es más difícil despertarse.

La última etapa es el sueño de MOR (movimientos oculares rápidos o sueño paradójico), que dura un promedio de 10 minutos durante el primer ciclo para llegar a 1 hora en el último ciclo. Su nombre proviene de la paradoja que se produce durante esta fase, en la que se observan signos de sueño profundo (parálisis del cuerpo) y signos de despertar (actividad cerebral intensa, movimientos oculares rápidos, respiración irregular). El sueño de MOR se asocia a menudo con la fase del sueño. [5]

Las consecuencias de los trastornos del sueño.

Un breve período de privación del sueño ya provoca síntomas como dificultad para concentrarse, reducción de la capacidad de respuesta y deterioro del juicio.

Los trastornos graves del sueño que persisten durante un período de tiempo más prolongado pueden tener consecuencias negativas para la salud. Por ejemplo, si el sueño es permanentemente deficiente, aumenta el riesgo de desarrollar depresión. La susceptibilidad general al estrés aumenta y aumenta el riesgo de hipertensión arterial, ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca.

La terapia: ¿Cómo se tratan los trastornos del sueño?

Existen numerosos métodos para promover un sueño saludable. La medida más importante aquí es una buena higiene del sueño. Con esto, los médicos se refieren a una variedad de comportamientos que pueden ayudar a las personas con problemas de sueño y prevenir el desarrollo de estos.

La higiene del sueño

Las medidas para la higiene del sueño incluyen:

  • Cumplimiento de un ciclo regular de sueño-vigilia. Si es posible, acuéstese siempre a la misma hora y levántese a la misma hora.
  • Un ambiente para dormir agradable, fresco y oscuro.
  • Abstenerse de tomar cafeína unas horas antes de acostarse.
  • Evitar las comidas pesadas por la noche.
  • Introducir un ritual para dormir que pueda durar hasta 30 minutos. Por ejemplo, beba una taza de té o escuche música relajante.

Las personas deben hacer ejercicio con regularidad durante el día, pero evitar el ejercicio extenuante por la noche. Las técnicas de relajación como la relajación muscular progresiva después de la técnica de relajación de Jacobson, el entrenamiento autógeno o el yoga también pueden tener un efecto positivo y preparar el cuerpo para dormir.

Soporíferos

Muchas personas que sufren de insomnio nervioso pueden beneficiarse con somníferos de venta libre. Los medicamentos fitoterapéuticos que se supone que ayudan a las personas a conciliar el sueño incluyen la valeriana y el bálsamo. Son muy populares como alternativas naturales, pero no ayudan a todos.

Si tiene problemas de sueño persistentes, debe consultar a su médico. Su médico podrá hablar con usted y hacerle un examen físico para averiguar las posibles causas. Esto por sí solo es importante para descartar enfermedades graves que podrían ser la causa del insomnio. Debido al alto riesgo de dependencia, los medicamentos para inducir el sueño deben recetarse con moderación y solo por un período breve si es posible. Cuando los médicos recetan medicamentos para dormir, estos son benzodiazepinas, hipnóticos no benzodiazepínicos y antidepresivos.

«Muchos pacientes toman estas y otras pastillas para dormir durante años, aunque pueden ocurrir efectos adversos y los efectos del uso a largo plazo apenas se han estudiado. (…) Los medicamentos psiquiátricos pueden reducir los síntomas a corto plazo, pero a largo plazo pueden volverse adictivos y aumentar los problemas del sueño. [6]

Incluso los somníferos de venta libre en la farmacia no están exentos de peligro y los pacientes no deben usarlos para el autotratamiento.

La terapia de comportamiento cognitivo

La terapia cognitivo-conductual es una alternativa interesante a los psicofármacos. Solo son necesarias unas pocas (hasta unas ocho) sesiones de terapia. También está libre de efectos secundarios y permite al paciente ayudarse a sí mismo. [6]

El objetivo de la terapia cognitivo-conductual para el insomnio es romper los patrones de pensamiento que impiden dormir bien. La terapia generalmente comienza brindando a las personas información importante sobre su sueño, por ejemplo, que sus patrones de sueño son individuales y que no es inusual despertarse por un tiempo corto. Especialmente para las personas mayores, despertarse varias veces por la noche y despertarse temprano en la mañana es un fenómeno común. Además, durante la terapia se discuten la higiene del sueño, el comportamiento y los hábitos. [6]

Cannabinoides y trastornos del sueño

El cannabis, especialmente el THC y el CBD, puede tener un efecto calmante y relajante en el cuerpo. ¿Los cannabinoides también son útiles para los trastornos del sueño?

Un nuevo ensayo clínico doble ciego, aleatorizado, investigó específicamente la efectividad de un producto de cannabis medicinal en el tratamiento del insomnio crónico. La investigación científica del Centro de Ciencias del Sueño de la Universidad de Australia Occidental muestra que la terapia con cannabis es eficaz y segura. [7]

Los pacientes que participaron en el estudio y fueron tratados con cannabis medicinal se durmieron más rápidamente y durante mucho más tiempo. Después de despertarse, se volvieron a dormir más rápidamente. Es particularmente interesante notar que el tratamiento con cannabis produjo mejoras significativas en la calidad de vida. Esto incluyó la sensación de estar descansado después de dormir y sentirse menos cansado y estresado. En general, los participantes sintieron que «funcionaban mejor» [7].

Los cannabinoides pueden mejorar la calidad del sueño

Una revisión científica de 2019 examinó los estudios sobre el cannabis y el sueño disponibles hasta la fecha. Estos fueron principalmente ensayos que analizaron el uso de cannabis medicinal en el tratamiento de afecciones crónicas como la esclerosis múltiple, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el dolor crónico.

Los resultados de la revisión muestran que los cannabinoides pueden mejorar la calidad del sueño, reducir las alteraciones del sueño y acortar el tiempo que las personas se quedan dormidas. [8] Muchos de los ensayos evaluados tuvieron un efecto positivo, pero los investigadores criticaron el tamaño pequeño de la muestra y el hecho de que el sueño solo se estudió como un problema secundario asociado con otra enfermedad.

Un artículo de revisión publicado en 2017 resumió el estado de la investigación sobre el cannabis y el sueño hasta 2014. Los resultados muestran que el cannabidiol (CBD) puede tener un potencial terapéutico para tratar el insomnio. La publicación también deja en claro que el tetrahidrocannabinol (THC) tiene la capacidad de reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño. Sin embargo, al mismo tiempo, existe el riesgo de que el fármaco afecte la calidad del sueño a largo plazo. [9]

El CBD: un efecto calmante

Los estudios científicos han encontrado evidencia preclínica y clínica de que el CBD puede ser beneficioso en afecciones neuropsiquiátricas, incluidas la epilepsia, la ansiedad y la esquizofrenia. Existe evidencia de que el CBD tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso central [10]. Por tanto, existe un gran interés en el principio activo CBD (en forma de aceite de CBD, por ejemplo) como tratamiento para una amplia gama de trastornos.

Un estudio reciente de EE. UU. investigó si el CBD contribuye a mejorar los estados de sueño y ansiedad. En el estudio participaron 72 adultos que padecían ansiedad y trastornos del sueño.

Los resultados del estudio científico muestran que durante los primeros meses en el 80% de las personas de prueba (57 pacientes) la ansiedad disminuyó y permaneció disminuida. Los valores de sueño mejoraron durante el primer mes en 48 pacientes (66,7%), pero fluctuaron con el tiempo. El CBD fue bien tolerado por todos menos 3 pacientes. El estudio indica que el cannabidiol puede tener un efecto positivo sobre los trastornos relacionados con la ansiedad y los problemas relacionados con el sueño.

Conclusión: el cannabis y su efecto sobre los trastornos del sueño

Los cannabinoides THC y CBD pueden mejorar la calidad del sueño, como han demostrado varios estudios recientes. Sin embargo, la mayoría de los estudios disponibles no se centran principalmente en los trastornos del sueño. En cambio, son estudios de investigación sobre varias otras enfermedades que están asociadas con el sueño no recuperativo. Además, el número de participantes en los estudios suele ser pequeño.

Por tanto, son necesarios estudios clínicos controlados que se centren principalmente en los efectos del cannabis en los trastornos del sueño. De esta manera, factores como la dosis y la forma de dosificación también podrían tenerse en cuenta mejor para lograr un resultado positivo en el uso de cannabis para los problemas del sueño.

[1] La calidad del sueño en España calidad del sueño en España. Observatorio Global del Sueño. 2018

[2] Argüelles-Vázquez R, Esteva M, Lorente-Montalvo P, Molero-Alfonso C, Torrens I. Prevalencia de insomnio y características de la población insomne de una zona básica de salud de Mallorca (España). Aten Primaria. 2019

[3] Los servicios de salud mental se están viendo perturbados por la COVID-19 en la mayoría de los países, según un estudio de la OMS. Organización Mundial de la Salud. 2020

[4] Memar P, Faradji F. A Novel Multi-Class EEG-Based Sleep Stage Classification System. IEEE Trans Neural Syst Rehabil Eng. 2018;26(1):84-95. doi:10.1109/TNSRE.2017.2776149

[5] Rasch B, Born J. About sleep’s role in memory. Physiol Rev. 2013;93(2):681-766. doi:10.1152/physrev.00032.2012

[6] Sonnenmoser, M. Schlafstörungen: Kognitive Verhaltenstherapie als Mittel der ersten Wahl (2011) Ärzteblatt

[7] Medicinal Cannabis Effective for Chronic Insomnia in Clinical Trial. Practical Neurology 2020.

[8] Kuhathasan N, Dufort A, MacKillop J, Gottschalk R, Minuzzi L, Frey BN. The use of cannabinoids for sleep: A critical review on clinical trials. Exp Clin Psychopharmacol. 2019;27(4):383-401. doi:10.1037/pha0000285

[9] Babson KA, Sottile J, Morabito D. Cannabis. Cannabinoids, and Sleep: a Review of the Literature. Curr Psychiatry Rep. 2017;19(4):23. doi:10.1007/s11920-017-0775-9

[10] Shannon, S et alt. (2019). Cannabidiol in Anxiety and Sleep: A Large Case Series. The Permanente Journal. doi:10.7812/tpp/18-041

¿Quieres saber más sobre el cannabis medicinal?

Tenemos un equipo de especialistas esperándonte para contestar cualquier duda

About Gesa

Gesa Riedewald ist seit 2017 als Medical Writer für das Thema Cannabis als Medizin tätig. Sie hat langjährige Erfahrung in den Bereichen Text und Kommunikation, unter anderem bei Leafly und in der Healthcare-Branche. Die fundierte und wissenschaftliche Berichterstattung zum medizinischen Einsatz von Cannabis liegt ihr am Herzen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *