Las personas con síndrome de piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés) suelen quejarse de un fuerte impulso de mover las piernas por la noche. Principalmente también manifiestan sentir hormigueo y dolor en las piernas. Se trata de una enfermedad neurológica frecuente.

La situación del estudio con respecto a la terapia con cannabis medicinal para los trastornos del movimiento aún no está clara. Sin embargo, los resultados hasta ahora son prometedores.

Síndrome de piernas inquietas: síntomas típicos

Como su propio nombre indica, el síntoma principal de esta afección es tener piernas inquietas. Las personas afectadas por el síndrome de piernas inquietas sienten la necesidad de mover las piernas constantemente. Además, también pueden producirse sensaciones desagradables como tirones u hormigueo en las piernas. Con frecuencia, también sienten molestias y calambres.

Básicamente, los pacientes experimentan el síndrome de piernas inquietas de manera diferente. Mientras que para algunos la necesidad de moverse es particularmente agonizante, otros sufren más por las sensaciones. Además, ambas piernas no siempre se ven afectadas al mismo tiempo. Por lo tanto, los síntomas de RLS pueden ocurrir en una sola pierna o pueden alternarse en ambas piernas.

Lo que sí es típico de este padecimiento es que los síntomas empeoren al sentarse y al acostarse. Los movimientos, por otro lado, proporcionan alivio. Los siguientes síntomas también suelen estar asociados a esta enfermedad:

  • Dificultad para conciliar el sueño y dormir toda la noche.
  • Cansancio durante el día.
  • Agotamiento.
  • Trastornos de concentración.

 

Causas del síndrome de piernas inquietas

Hasta ahora, las causas exactas no se han detectado. Los investigadores sospechan que el metabolismo de la dopamina en el cerebro podría verse alterado en las personas con este padecimiento, como ocurre en la enfermedad de Parkinson, que también causa trastornos del movimiento. Como resultado de este trastorno, la transmisión de señales nerviosas puede ser defectuosa. Sin embargo, una alteración en el tronco encefálico y el cerebelo también podría ser la causa.

Un componente heredado también puede ser una posible causa. Mientras tanto, se ha identificado un gen que podría estar involucrado en el desarrollo de la enfermedad neurológica. Sin embargo, las conexiones exactas aún no se han aclarado. También es cuestionable si esta es la única causa.

¿Qué tipos de síndrome de piernas inquietas hay?

Conocido en inglés como Restless Legs Syndrome, este padecimiento puede presentarse de dos formas:

  • Síndrome primario de piernas inquietas (forma idiopática): las causas se desconocen.
  • Síndrome secundario de piernas inquietas: la enfermedad ocurre como resultado de otros padecimientos. Por ejemplo, las enfermedades diabetes mellitus, polineuropatía, esclerosis múltiple, síndrome de Parkinson o disfunción tiroidea pueden desencadenar RLS. Sin embargo, la deficiencia de vitamina B12, deficiencia de ácido fólico o deficiencia de hierro también puede ser la causa.

¿Qué medicamentos pueden causar el síndrome de piernas inquietas?

Ahora se sabe que ciertos medicamentos también pueden desencadenar o incluso agravar el síndrome. Esto es especialmente cierto para los antibióticos que interfieren en el metabolismo cerebral. Estos incluyen, por ejemplo, medicamentos con un efecto que levanta el ánimo (antidepresivos).

Síndrome de piernas inquietas: diagnóstico y terapia

El diagnóstico se basa en los síntomas típicos de RLS:

  • La necesidad de mover las piernas solo se manifiesta en reposo.
  • La necesidad de moverse aumenta en las fases de descanso.
  • Se producen sensaciones como hormigueo, tirones o dolor en las piernas.
  • Los síntomas de RLS son más pronunciados por la tarde o por la noche.

Además, se realiza un análisis de sangre para descartar posibles deficiencias. También es necesario un examen neurológico extenso.

Para confirmar el diagnóstico, los médicos a menudo llevan a cabo la llamada prueba de L-DOPA. Si los síntomas de RLS mejoran mientras toma L-DOPA, esto puede confirmar el diagnóstico. Si los síntomas no mejoran, esto no significa que RLS no esté presente. Esto se debe a que las conexiones entre el síndrome de piernas inquietas y el metabolismo de la dopamina aún no se han aclarado definitivamente.

El tratamiento de las piernas inquietas depende de cómo de severos sean los síntomas y cuánto sufre el paciente. Si es posible que se hayan excluido enfermedades desencadenantes, se le puede recetar al paciente una preparación de L-DOPA (por ejemplo, levodopa). También es posible combinar los principios activos levodopa y benserazida, así como la terapia farmacológica con agonistas de dopamina (por ejemplo, ropinirol, pramipexol o rotigotina). Los agonistas de la dopamina pueden imitar la sustancia mensajera dopamina y desarrollar así un efecto similar a la dopamina.

Si es una forma muy pronunciada y dolorosa de síndrome de piernas inquietas, a los pacientes a veces se les recetan medicamentos antiepilépticos o analgésicos fuertes (opioides).

¿Qué puede ayudar contra el síndrome de piernas inquietas?

Si el síndrome es entre leve y moderado, los pacientes pueden ayudarse con varias medidas. Por ejemplo, muchos pacientes con RLS sostienen que los baños de pies, las duchas alternas y los masajes en las piernas pueden aliviar los síntomas. Los ejercicios de estiramiento y el deporte regular también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Los pacientes también deben evitar el alcohol, las bebidas con cafeína y la nicotina antes de acostarse, ya que estas sustancias pueden aumentar los síntomas.

Además, la ingesta de vitamina B12, ácido fólico y hierro también podría tener un efecto beneficioso. Sin embargo, esto debe discutirse de antemano con el médico que lo atiende.

El cannabis medicinal como opción terapéutica

Los estudios clínicos sobre el uso de cannabis medicinal en el síndrome de piernas inquietas son muy pocos y distantes. Sin embargo, estos pocos estudios son prometedores. En la Université de Bordeaux en Francia hubo un estudio de caso con seis pacientes con RLS que usaron cannabis para aliviar los síntomas (1). Cinco de los pacientes informaron que los síntomas desaparecieron casi por completo después del consumo de cannabis. Un paciente incluso habló de remisión completa. Los pacientes explicaron además que la calidad del sueño mejoró significativamente con el consumo de cannabis.

Interesante también es un estudio de la Universidad Complutense de Madrid. Se sabe que los cannabinoides de la planta de cannabis como el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) interactúan con los receptores de cannabinoides (receptores CB1 y CB2) del sistema endocannabinoide. Los investigadores encontraron indicios de que esto también podría regular la liberación de dopamina. Esta regulación de la dopamina ya ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de los trastornos del movimiento, por ejemplo, en la enfermedad de Parkinson.

Cannabidiol (CBD) contra piernas inquietas

Varios estudios sugieren que el cannabinoide no psicoactivo (CBD) puede aliviar síntomas como temblor, ansiedad y trastornos del sueño. El uso de CBD en el síndrome de piernas inquietas podría considerarse como una solución a los problemas de ansiedad y sueño (2).

Con respecto al CBD y los trastornos del movimiento, los resultados del estudio no son concluyentes. Por ejemplo, en un estudio, los pacientes de Parkinson no experimentaron alivio de los síntomas de la terapia con CBD (3). Los investigadores creen que el CBD podría desempeñar un papel menos terapéutico, pero podría usarse de manera preventiva en la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, se necesita más investigación.

Conclusión

Los datos del estudio actual aún no son suficientes para sacar conclusiones sobre los trastornos del movimiento asociados con el síndrome de piernas inquietas. A pesar de la información generalizada sobre los beneficios médicos de los cannabinoides, se necesitan más estudios preclínicos y clínicos para caracterizar mejor los efectos farmacológicos y terapéuticos en el síndrome de piernas inquietas.

(1) Département de Neurophysiologie Clinique, France, Megelin T1, Ghorayeb I2, 2017, “Cannabis for restless legs syndrome: a report of six patients

(2) University of São Paulo, São Paulo, Brazil, 2018, „No Acute Effects of Cannabidiol on the Sleep-Wake Cycle of Healthy Subjects: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled, Crossover Study

(3) Universidad Complutense de Madrid, Spain, Rodriguez De Fonseca F1 et al., 2001, “Role of the endogenous cannabinoid system as a modulator of dopamine transmission: implications for Parkinson’s disease and schizophrenia