El uso del cannabis medicinal está ganando, cada vez más, apoyo en diferentes ciudades y países. En tanto que aumenta el número de estados que aprueban el consumo de cannabis terapéutico, es más fácil para los científicos investigar los efectos del cannabis medicinal en la salud.

La situación para los investigadores, sin embargo, se complica en aquellas zonas en las que el cannabis sigue considerándose una droga a pesar de sus demostrados beneficios terapéuticos. En Estados Unidos, por ejemplo, los científicos en Texas y Alabama tienen dificultades para analizar los efectos del cannabis medicinal en la salud ya que no tienen acceso a la planta y no pueden desarrollar la investigación.

Gracias a las investigaciones desarrollada, hay las suficientes evidencias de que el cannabis ha ayudado a paliar los síntomas asociados a varias enfermedades y padecimientos como:

  • Cáncer/Quimioterapia
  • Fibromialgia
  • Esclerosis Múltiple
  • Dolor crónico
  • Trastorno del estrés postraumático

Aunque hay quien sugiere que el cannabis es una sustancia ilícita, hay sustancias como el alcohol o el tabaco que son adictivas y más perjudiciales para la salud que el cannabis medicinal.

Entre los efectos del cannabis medicinal en la salud destaca el aumento del bienestar gracias a propiedades terapéuticas como aumentar el apetito a personas con algún trastorno alimentario o reducir las náuseas y vómitos a personas que están pasando por un tratamiento de quimioterapia, entre otros efectos positivos.

Aún quedan por descubrir y seguir investigando sobre los efectos del cannabis medicinal en la salud. Por eso, los científicos denuncian la inmensa escasez de estudios clínicos sobre el cannabis con fines terapéuticos. Sin el acceso a la planta o productos derivados del cannabis medicinal ni financiación para investigar, el potencial del cannabis terapéutico se queda estancado.