El alcoholismo es un trastorno grave en el que el usuario es incapaz de controlar sus hábitos de consumo. Estos tipos de adicciones por lo general provocan en el usuario un deterioro tanto físico como mental. En casos extremos, el alcohol incluso podría conducir a la muerte.

Hay una serie de síntomas que nos permiten determinar si una persona es adicta o tiene problemas con el alcohol:

  • No poder controlar la ingesta de alcohol
  • Consumo constante de alcohol y siempre querer más
  • Dar prioridad por encima de asuntos personales o profesionales

Los efectos del alcohol en el cuerpo son severos si su consumo excede la cantidad máxima recomendada por expertos y organismos internacionales. En este sentido, uno de los órganos más afectados por el alcoholismo es el hígado. El alcohol es un diurético natural, pero el hígado necesita agua para hacer su trabajo. Tras un consumo excesivo de alcohol, si el hígado no encuentra agua, la tomará de otras partes del cuerpo. Y esto es lo que provoca malestar después de beber mucho. Además, en el momento en que el alcohol llega a este órgano, se produce una enzima tóxica  llamada acetaldehído, que puede provocar daños tanto al hígado como a otras partes del cuerpo.

¿Cómo puede el CBD combatir el alcoholismo?

Cuando se consume cannabis, los cannabinoides del cerebro se unen a los receptores del sistema endocannabinoide. Los receptores CB1 en el cerebro se sobre estimulan ante grandes ingestas de alcohol, lo que significa que cuando el usuario deja de beber, es probable que experimente síntomas de abstinencia. Esta es la razón por la que las personas alcohólicas recurren a los tratamientos con cannabinoides.

Los cannabinoides son capaces de actuar como agentes neuroprotectores y reducir la hiperexcitación en el cerebro, suprimiendo la abstinencia y la necesidad de beber. Si padeces alcoholismo y quieres iniciar un tratamiento con cannabinoides o informarte, contacta con nosotros.