Cáncer de mama: ¿Qué hacen los cannabinoides?

El cáncer de mama, más conocido en el mundo medicinal como carcinoma de mama, es un tumor maligno en el pecho. Es, de lejos, la forma más común de cáncer entre las mujeres y es la causa más frecuente de la muerte por cáncer. Los hombres pueden también desarrollarlo. Sin embargo, esto es muy raro y solo ocurre en uno de 800 hombres.

El cannabis medicinal se usa en el tratamiento de los pacientes con cáncer de mama para aliviar síntomas como el dolor, las náuseas y la falta del apetito. Sin embargo, también hay unas investigaciones prometedoras que sugieren que los cannabinoides puedan causar la muerte de las células cancerosas.

Cáncer de mama: causas y factores de riesgo

Las mujeres mayores son más propensas a padecer cáncer de mama. El riesgo aumenta con la edad. Como promedio, una mujer tiene 64 años en el momento de diagnóstico. Sin embargo, casi tres de cada diez personas con este diagnóstico tienen menos de 55 años [1]. Alrededor de 70 años, el riesgo disminuye nuevamente.

Las causas exactas del cáncer de mama todavía son desconocidas, al igual que sucede con otros tipos del cáncer. Los doctores sostienen que los factores de riesgo pueden ser de tres tipos:

  • Factores de riesgo hormonales
  • Factores de riesgo genéticos
  • Factores de riesgo de estilo de vida y otros

Factores de riesgo en el cáncer de mama

Las hormonas

Las mujeres que han tenido su primer período menstrual muy temprano o han tenido el último muy tarde tienen riesgo de desarrollar cáncer de pecho debido a este periodo largo de actividad hormonal. Los embarazos tardíos o la falta de hijos también podrían ser factores de riesgo.

El uso de los productos de sustitución hormonal para tratar los síntomas menopáusicos también se considera que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, especialmente si es prolongado y combina estrógeno y progestina. También se sospecha que los anticonceptivos hormonales podrían incrementar este riesgo.

La predisposición genética

Algunos carcinomas de mama tienen un riesgo genético alto. Si hay unos parientes que lo tienen o que tienen cáncer ovárico, crece el riesgo de desarrollar la enfermedad. Las mutaciones (cambios) en los genes particularmente de BRCA1, BRCA2 o PALB2 son las responsables de esta predisposición genética. También hay otros genes que determinan el riesgo de padecer cáncer de mama, pero su influencia parece menos significante.

Estilo de vida y otros

Además de la edad y ser mujer, cuando el tejido de las glándulas mamarias es muy denso también existe el riesgo. Asimismo, tener sobrepeso, llevar una dieta con mucha grasa, la diabetes mellitus tipo 2 y la falta de ejercicio tienen un impacto negativo. El alcohol y fumar también se sospecha que pueden incrementar el riesgo.

Síntomas del cáncer de mama

A menudo, el tumor de la mama se reconoce como un bulto que no puede mover. Los síntomas del cáncer de mama incluirían unos cambios en el pecho como la retracción de la piel, enrojecimiento o el edema de la piel. También los cambios en el tamaño del pecho o la secreción del pezón podrían ser indicios potenciales.

Además de la palpación, el médico puede usar el ultrasonido (sonografía) del pecho y los rayos X (mamografía) para hacer un diagnóstico. Sin embargo, de lejos, no todos los cambios en el pecho son malignos. Los bultos benignos son mucho más comunes. Si un médico duda sobre si el tumor es benigno o no, necesitará hacer una biopsia y examinarlo en un laboratorio.

Teniendo en cuenta que la probabilidad de recuperarse tras del cáncer de mama depende mucho de lo pronto que se detecte, se recomienda que las mujeres vayan al ginecólogo para los exámenes rutinarios de prevención. Además del examen de palpación, los expertos recomiendan el chequeo de mamografía desde los 50 años.

Terapia para el cáncer de mama

El tratamiento del cáncer de mama varia en cada persona. Depende de muchos factores, relacionados con el tumor y el paciente. Por ejemplo, el plan de tratamiento depende del tipo de tumor y hasta qué punto se desarrollado en el cuerpo. La edad de la paciente, su estado hormonal y otras enfermedades posibles también se tienen en cuenta.

Una terapía de cáncer consiste en varias estrategias. En la mayoría de los casos es indispensable realizar una operación. En el pasado, a menudo se llevaba a cabo la extirpación de todo el pecho, pero hoy en día es posible preservarlo. Normalmente, la operación se realiza inmediatamente después del diagnóstico. Sin embargo, a veces los doctores también usan la quimioterapia para reducir el tamaño del tumor antes de la operación, para quitarlo más fácilmente durante la cirugía.

En principio, las opciones de tratamiento disponibles para el cáncer de mama son las siguientes:

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Irradiación
  • Terapia (anti)hormonal
  • Terapia con anticuerpos (tratamiento inmune)
  • Terapia de cáncer dirigida en la que se usanlos medicamentos especiales son usados para combatir las células tumorales

El cannabis medicinal como ayuda contra los efectos secundarios de la quimioterapia

Muchos pacientes con cáncer se benefician del uso de los cannabinoides de varias maneras. Por ejemplo, se ha demostrado que el cannabis medicinal reduce el dolor en pacientes con tumores. También puede aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia: náuseas, vómito, falta del apetito e insomnio. En este sentido, los cannabinoides se han utilizado desde hace mucho tiempo para mejorar la calidad de vida del paciente.

Cannabinoides para tratar el cáncer

Las investigaciones indican que, además de su habilidad para contrarrestar los efectos secundarios severos, los cannabinoides podrían complementar las opciones terapéuticas del tratamiento de cáncer. En 2018, el profesor Dr. Burkhard Hinz y Dr. Robert Ramer de la Universidad de Rostock prepararon una reseña del comportamiento antitumoral de los cannabinoides. [2]. Los investigadores concluyeron que los cannabinoides son de interés como medicamentos sistemáticos posibles para el cáncer.

Los hallazgos de unas investigaciones de laboratorio sugieren que los cannabinoides actuarían en diferentes niveles y tienen efectos importantes. En relación al papel del cannabidiol (CBD), los autores de la investigación indicaron lo siguiente: “Los cannabinoides no psicoactivos como el CBD han generado mucho interés por parte de la comunidad científica ya ha demostrado ejercer una gran variedad de propiedades anticancerígenas (…)” [2]

Las características anticancerígenas de los cannabinoides

Entre las propiedades anticancerígenas destacan las siguientes:

  • La inhibición del crecimiento de las células cancerosas (proliferación).
  • La reducción de la viabilidad de las células tumorales.
  • Un efecto antimetastásico.
  • El desencadenante de la muerte de las células (apoptosis).
  • El desencadenante de la “autodestrucción” de las células (autofagia).
  • Un aumento de la sensibilidad a la quimioterapia de las células cancerosas resistentes.

Las relaciones son complicadas pero es importante entender que los nuevos medicamentos basados en cannabinoides podrían bloquear la metástasis de las células malignas. Por lo tanto, existe la posibilidad de que «estas sustancias puedan actuar como opciones complementarias viables» a las quimioterapias utilizadas actualmente, como dicen Hinz y Ramer.

Por lo tanto, hoy en día muchos científicos consideran que los cannabinoides son un agente prometedor en el tratamiento del cáncer «no solo como agentes paliativos, sino también como medicamentos antitumorales» [3]. Dos de los cánceres para los que los cannabinoides han mostrado un efecto impactante anticanceroso son los tumores de mama y de próstata.

CBD contra el cáncer de mama

En el Reino Unido, los científicos investigaron los posibles beneficios del CBD para los pacientes con cáncer. En un estudio, 119 personas con cáncer avanzado recibieron CBD sintético de calidad farmacéutica y el 92 por ciento de las personas mostró reacciones positivas como una reducción de las células tumorales o una reducción del tamaño del tumor [4].

El tratamiento con el aceite CBD duraba por lo menos seis meses y muchos pacientes tomaban el medicamento durante un tiempo más largo. Un periodo más corto no mostró unos efectos positivos significados.  No se observaban efectos secundarios.

Los pacientes con varios tipos de cáncer, incluidas las mujeres con el cáncer de mama, participaron en la investigación. En algunos casos, el tamaño de los tumores de estos pacientes se redujo significativamente. Por lo tanto, los autores de la investigación concluyeron que “el CBD sintético de calidad farmacéutica es un candidato para tratar los pacientes del cáncer de mama y glioma”.

El CBD y la quimioterapia

Un papel nuevo del CBD en la lucha contra el cáncer fue investigado en 2018 en la por la Universidad Metropolitana de Londres. Los investigadores demostraron in vivo que el cannabidiol inhibe la liberación de los exosomas y las microvesiculas (EMV) en el cáncer de próstata, el carcinoma hepatocelular y el adenocarcinoma de mama. Esta inhibición del EMV hace que las células cancerosas sean más sensibles a los medicamentos quimioterapéuticos y pueden limitar el aumento del cáncer. Este efecto depende de la dosis utilizada. [5]

Los investigadores concluyeron que el CBD se puede usar para hacer que las células cancerosas sean más sensibles a la quimioterapia. Es posible que el cannabidiol ayude a garantizar que con una dosis bajo de la quimioterapia sería suficiente para el tratamiento a fin de obtener el resultado deseado.

Sin embargo, no solo el CBD es de interés en el mundo científico, el ácido de cannabidiol (CBDA) también llama la atención de los científicos. Los investigadores de la Universidad Internacional de Hiroshima en Japón han encontrado evidencia de que el CBDA podría inhibir la producción de una enzima particular. Esto sería una herramienta relevante en la lucha contra el cáncer. [6] Sin embargo, se necesitan más investigaciones antes de estar seguro de que los vínculos sean científicamente aclarados.

¿Qué es la significancia del efecto séquito?

El “efecto séquito” describe el hecho de que una mezcla de sustancias tiene una actividad biológica más activa que una sustancia pura y aislada. La planta de cannabis contiene un gran número de fitocannabinoides y terpenos que tienen un papel decisivo en este efecto sinérgico.

Una investigación científica y preclínica de la Universidad de Madrid concluyó que el efecto séquito puede tener efecto en la lucha contra el cáncer de mama. Los investigadores compararon el efecto del THC puro con lo que de una preparación de cannabis. Encontraron que este medicamento era más potente que el THC puro en los modelos de cultivo celular y en los modelos animales con cáncer de mama [7].

Para los investigadores, estos resultados sugieren que los medicamentos de cannabis estandarizados deben ser considerados como una parte de la terapía de cáncer de mama en lugar de los cannabinoides puros.

Conclusión sobre el cáncer de mama y los cannabinoides

Los cannabinoides tienen un papel reconocido en el tratamiento de cáncer hoy en día. Pueden ayudar con el dolor, el insomnio y la depresión. También pueden aliviar efectos secundarios de la quimioterapia tales como las náuseas, el vómito y la falta de apetito. Como terapia adicional, los cannabinoides tienen una contribución importante en mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

Sin embargo, los cannabinoides también son de interés en el tratamiento primario del cáncer. Los cannabinoides han mostrado reducir la proliferación y la propagación de las células cancerosas. El cáncer de mama y de próstata son dos cánceres en los que se ha demostrado que el cannabis tiene un efecto muy anticanceroso. Sin embargo, los mecanismos responsables de esto todavía no han sido clarificados completamente.

Se necesitan más investigaciones científicas para entender cómo usar los cannabinoides para que tengan más efecto en la lucha contra el cáncer. Su potencial ya está claro, no solo en la terapia paliativa sino también el en uso contra las células cancerosas.

[1] Robert Koch Institut, Zentrum für Krebsregisterdaten, Stand: 17.12.2019

[2] Hinz, B.: Anti‐tumour actions of cannabinoids. British Journal of Phamacology 2018. Doi: 10.1111/bph.14426

[3] Fraguas Sánchez, A. I.: Phyto-, Endo- And Synthetic Cannabinoids: Promising Chemotherapeutic Agents in the Treatment of Breast and Prostate Carcinomas. Expert Opin Investig Drugs 2016. 25(11):1311-1323.doi: 10.1080/13543784.2016.1236913.

[4] Kenyon, J.: Report of Objective Clinical Responses of Cancer Patients to Pharmaceutical-grade Synthetic Cannabidiol. Anticancer research 2018. 38(10):5831-5835. doi: 10.21873/anticanres.12924.

[5] Kosgodage, U. S.: Cannabidiol (CBD) Is a Novel Inhibitor for Exosome and Microvesicle (EMV) Release in Cancer. Frontiers in Pharmacology 2018. 9:889. doi: 10.3389/fphar.2018.00889.

[6] Takeda, S.: Cannabidiolic acid-mediated selective down-regulation of c-fos in highly aggressive breast cancer MDA-MB-231 cells: possible involvement of its down-regulation in the abrogation of aggressiveness. Journal of Natural Medicines 2017. 71(1):286-291. doi: 10.1007/s11418-016-1030-0.

[7] Blasco-Benito, S.: Appraising the “entourage effect”: Antitumor action of a pure cannabinoid  versus  a botanical drug preparation in preclinical models of breast cancer. Biochemical Pharmacology 2018. 157:285-293. doi: 10.1016/j.bcp.2018.06.025.