Noticia: El THC potencia el efecto de los analgésicos opiáceos

Los analgésicos a base de opiáceos, como la morfina, son fármacos importantes para el tratamiento del dolor crónico intenso. Sin embargo, pueden generar efectos secundarios desagradables, tales como náuseas y estreñimiento. Además, existe el riesgo de su mal uso.

Un estudio estadounidense ha demostrado que el dronabinol (THC) en dosis bajas puede mejorar el efecto analgésico de la hidromorfona. Sin embargo, dosis más altas del cannabinoide aumentaron la sensibilidad al dolor, el potencial de abuso y el riesgo de efectos secundarios. Por tanto, es preciso aplicar el principio “menos es más”.

Estudio experimental sobre el dolor con 29 sujetos sanos

En el estudio de la Universidad Johns Hopkins, doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo, participaron 29 sujetos sanos. Se seleccionó una dosis baja de hidromorfona como analgésico opiáceo. El medicamento de cannabis administrado fue dronabinol, una forma sintética de tetrahidrocannabinol (THC). El equipo de investigación realizó los ensayos con cinco combinaciones de fármacos diferentes:

  • Placebo y placebo
  • Hidromorfona y placebo
  • Hidromorfona y dronabinol en dosis bajas
  • Hidromorfona y dronabinol de dosis media
  • Hidromorfona y dronabinol en dosis altas

El equipo científico realizó primero una investigación para medir la percepción del dolor de los participantes sin la influencia de la medicación. Los estímulos de calor se utilizaron como modelo de laboratorio para el dolor agudo con el fin de determinar el umbral y la tolerancia al dolor. El umbral del dolor es la temperatura que se percibe como dolorosa. La tolerancia al dolor es el calor máximo que se puede tolerar. Además, los investigadores examinaron a los sujetos testados en busca de sensibilización central (mayor sensibilidad al dolor). Para simular el dolor crónico, se aplicó una crema de capsaicina sobre la piel. La capsaicina es el ingrediente picante de los chiles.

Posteriormente, los participantes tomaron la medicación. Los científicos repitieron entonces las mediciones y documentaron los efectos secundarios. Además, los participantes calificaron la fuerza de sus sensaciones subjetivas en una escala analógica visual (EVA) de 0 a 100. Se les preguntó acerca de los efectos agradables y desagradables, así como la sensación de «euforia». Para investigar el potencial de abuso, preguntaron a los participantes si disfrutaban de los efectos del medicamento y si volverían a tomar el medicamento del estudio.

Las dosis bajas de THC mejoran el efecto analgésico de la hidromorfona en el dolor agudo

El estudio científico mostró que la hidromorfona difícilmente podría reducir el dolor agudo experimental en comparación con el placebo. Los sujetos informaron de un umbral de dolor por calor promedio de 44,0 ° Celsius cuando tomaron hidromorfona, que fue incluso mayor cuando tomaron el placebo a 44,7 ° Celsius. En caso de haber tomado dronabinol además del opiáceo, tanto el umbral del dolor como la tolerancia al dolor aumentaron en los ensayos de dolor agudo. La dosis más pequeña de dronabinol (2,5 mg) evidenció un mayor alivio del dolor. El umbral del dolor subió a 45,6° Celsius, un aumento de 1,6° Celsius. La temperatura máxima tolerable también fue más alta (48,9° Celsius) que cuando se tomó hidromorfona sola (48,1° Celsius). Por el contrario, no hubo efectos en el modelo de prueba para el dolor crónico.

Por otro lado, también aumentó la posibilidad de abuso. Por ejemplo, con el uso combinado de hidromorfona y una dosis baja de dronabinol, el 20,7% de los sujetos informó que su nivel subjetivo alto en la EVA era superior a 60, en comparación con el 3,4% que tomó sólo el opiáceo. Según los sujetos, más de la mitad (51,7%) volvería a utilizar la combinación de hidromorfona y una dosis media de THC, en comparación con el 34,5% que consumía únicamente el opiáceo.

Mayor sensibilidad al dolor cuando se combinan opiáceos y dronabinol en dosis altas

Sin embargo, las dos dosis más altas de cannabinoides no tuvieron un mejor efecto contra el dolor. Al contrario: cuando se toma hidromorfona junto con la dosis más alta de dronabinol, se observó la llamada hiperalgesia, es decir, un aumento de la sensibilidad al dolor. Además, los participantes que tomaron una dosis media o alta de dronabinol informaron de más efectos secundarios. Sin embargo, en comparación con el uso de hidromorfona únicamente, el riesgo de efectos adversos no aumentó de forma significativa.

Se necesitan estudios más amplios de pacientes con dolor

Los investigadores han demostrado que dosis bajas de tetrahidrocannabinol pueden aumentar el efecto analgésico en personas que responden a los opioides. Esto podría reducir la dosis de analgésicos opioides, que tienen muchos efectos secundarios. Dado que los resultados del estudio generados con personas sanas no se aplican necesariamente a los pacientes con dolor, el equipo de investigación concluyó que se necesitan estudios más amplios con personas afectadas. Las investigaciones futuras mostrarán cómo los pacientes con dolor crónico pueden beneficiarse mejor del tratamiento combinado con opiáceos y THC.

Fuente:

https://www.nature.com/articles/s41386-021-01007-4#citeas

Dunn, K.E., Bergeria, C.L., Huhn, A.S. et al. Within-subject, double-blinded, randomized, and placebo-controlled evaluation of the combined effects of the cannabinoid dronabinol and the opioid hydromorphone in a human laboratory pain model. Neuropsychopharmacol. (2021). https://doi.org/10.1038/s41386-021-01007-4

About Minyi

Minyi Lü leidet an chronischen Schmerzen aufgrund ihrer Fingerarthrose. Ihre Beschwerden behandelt sie seit 2017 sehr erfolgreich mit medizinischem Cannabis. Als PTA und Pharmaziestudentin bringt sie nun ihr Know-how ein, um über die neuesten wissenschaftlichen Erkenntnisse rund um Medizinalcannabis zu berichten.