Los efectos secundarios de los cannabinoides

effets du cannabis-auswirkungen von Cannabis -Cannabis Gefahren - peligros del cannabis

Al igual que otros medicamentos, el cannabis medicinal puede causar efectos secundarios. Estos se desencadenan principalmente por el principio activo tetrahidrocannabinol (THC), el cannabinoide psicotrópico más importante. Al cannabidiol no intoxicante (CBD) se le considera bien tolerado, pero también puede producir efectos no deseables.

En comparación con muchos otros medicamentos, el cannabis tiene buena tolerancia: si el médico que prescribe tiene en cuenta los posibles factores de riesgo y las contraindicaciones, y si los pacientes toleran bien el fármaco a base de cannabis, no hay riesgo de daño orgánico, incluso en terapias a largo plazo.

La gran seguridad de los cannabinoides

Una de las principales ventajas del uso terapéutico del cannabis medicinal es la seguridad que ofrece, inusualmente alta, de los cannabinoides en comparación con numerosos medicamentos. Hasta el momento, no se conocen efectos secundarios potencialmente mortales o incluso consecuencias fatales por el uso exclusivo de cannabis en humanos. Las sobredosis son, en el mejor de los casos, desagradables, pero en ningún momento peligrosas.

La razón del alto nivel de seguridad es que las regiones del cerebro que controlan las funciones vitales básicas, como la respiración y la actividad cardíaca, apenas tienen receptores de cannabinoides [1]. Si se prescribe cannabis medicinal teniendo en cuenta las contraindicaciones, así como los factores de riesgo y si los afectados toleran bien la medicación, no hay riesgo de daño de órganos, por ejemplo, en el hígado, los riñones, el estómago o el cerebro, incluso con un tratamiento a largo plazo. Para proteger las vías respiratorias, no se recomienda fumar porros. En su lugar, se recomienda la inhalación con un vaporizador, ya que no se produce combustión [2].

Dado que el THC afecta al sistema cardiovascular (taquicardia, hipotensión), el cannabis medicinal debe usarse con precaución en pacientes con enfermedades cardiovasculares [3].

Contraindicaciones y precauciones al prescribir cannabinoides [3]:

 

Cannabidiol (CBD) [4]:

Estudios previos en humanos han demostrado que el CBD se tolera bien como medicamento. Sin embargo, incluso el CBD no psicotrópico no está completamente libre de efectos secundarios. Se han observado molestias gastrointestinales como estreñimiento, diarrea y vómitos en personas que reciben CBD en dosis altas para el tratamiento de epilepsias y trastornos psicóticos. Los efectos secundarios del CBD dependen de la dosis. Por lo tanto, la diarrea y la pérdida de apetito se observaron más con dosis más altas. La fatiga y la somnolencia también ocurren dependiendo de la dosis. Otros fármacos que deprimen el sistema nervioso central, como los antiepilépticos, pueden aumentar estos efectos secundarios [11].

Algunos efectos secundarios del CBD son [4] [11]:

  • Síntomas gastrointestinales (por ejemplo, estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos, pérdida de apetito y peso).
  • Fatiga, somnolencia
  • Aumento de los valores hepáticos

La mayoría de los pacientes de cannabis experimentan el efecto de su fármaco como positivo. El THC y el CBD reducen la sensación de dolor, tienen un efecto relajante y aumentan la sensación general de bienestar. La forma en que los afectados experimentan los efectos secundarios es subjetiva. Por ejemplo, el aumento del apetito provocado por el psicotrópico THC puede percibirse como desagradable en algún caso, mientras que otros pacientes buscan precisamente este efecto.

El cannabis medicinal es de óptima tolerancia. En tan solo días o semanas, se desarrolla una tolerancia contra muchos efectos agudos no deseables. Especialmente la fatiga, los mareos y los efectos secundarios que afectan el sistema cardiovascular y la psique disminuyen [3]. En el contexto de la encuesta adjunta de pacientes de cannabis con cobertura de costos por parte del seguro de salud pública, se informaron principalmente fatiga (15,0 %) y mareos (10,4 %) [5].

Embarazo y lactancia

En 2020, un equipo científico de la Universidad de Queens en Canadá realizó una revisión exhaustiva de la literatura sobre el consumo de cannabis durante el embarazo y la lactancia y sobre su efecto sobre los vómitos durante el embarazo (emesis gravídica). Llegaron a la conclusión de que los cannabinoides durante el embarazo pueden provocar trastornos del desarrollo a largo plazo en el niño, algunos de los cuales persisten hasta la edad adulta. En la infancia, por ejemplo, se observaron hiperactividad, impulsividad y atención reducida. En edad escolar, algunos niños desarrollan síntomas ansiosos y depresivos. También se ha observado un inicio temprano en el consumo de cannabis.

Aunque el THC puede tratar eficazmente las náuseas y los vómitos agudos, las mujeres embarazadas no deben consumir cannabinoides. Sorprendentemente, existe evidencia de que las mujeres que consumieron cannabis antes de la concepción sufren más náuseas y vómitos durante el embarazo. Además, el consumo crónico de cannabis aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome de hiperemesis por cannabis [6]. Para el tratamiento de las náuseas y los vómitos en el embarazo, existen medicamentos mejor estudiados, como los antihistamínicos o la vitamina B6 [7].

Debido a la pronunciada liposolubilidad del THC, el principio activo pasa a la leche materna. Con un consumo intensivo de cannabis, la concentración de THC en la leche puede ser una octava parte del valor en la sangre materna. El THC y sus productos de degradación son detectables en la orina del niño. Dado que ha habido pocos estudios sobre los riesgos para el niño, la mayoría de los expertos desaconsejan el cannabis medicinal durante el período de lactancia [6].

Por tanto, el cannabis medicinal solo debe usarse en mujeres embarazadas y lactantes después de un cuidadoso análisis de la relación riesgo-beneficio.

Psicosis y esquizofrenia

El consumo intenso de cannabis recreativo puede, en casos excepcionales, desencadenar psicosis o esquizofrenia. Un estudio observacional sueco de 1987 concluyó que el seis por ciento de los grandes consumidores de cannabis recreativo desarrollan esquizofrenia. Esto parece afectar principalmente a las personas que tienen una predisposición genética a desarrollar trastornos psiquiátricos. El consumo de cannabis duplica el riesgo de psicosis en individuos genéticamente predispuestos [8].

La investigación ha demostrado que los pacientes con esquizofrenia tienen niveles elevados del endocannabinoide anandamida y una mayor densidad de receptores CB1 en ciertas regiones del cerebro. Esta teoría está respaldada por el hecho de que los antagonistas de la dopamina y el cannabinoide no psicotrópico CBD, que inhibe los receptores CB1, tienen efectos antipsicóticos [9]. Por lo tanto, si ya hay casos conocidos de psicosis y esquizofrenia en el ámbito familiar, el cannabis medicinal debe recetarse y usarse con precaución. El cannabis medicinal no debe utilizarse en casos de trastornos graves de la personalidad y enfermedades psicóticas, tampoco en la historia clínica [4].

Rara vez se han observado psicosis en la terapia con cannabis acompañada por un médico. Los datos de la encuesta adjunta (abril de 2017 a mayo de 2020) de pacientes de cannabis cubiertos por el seguro médico obligatorio muestran que estos efectos secundarios son raros: se produjeron alucinaciones en el 0,8 %, delirios en el 0,4 % y disociación en el 0,2 % de los afectados [5].

Dependencia y abstinencia

El uso regular de cannabis reduce la sensibilidad y la cantidad de receptores CB1 que median los efectos psicotrópicos del THC. Al dejar de consumir cannabis, los receptores comienzan a regenerarse después de 2 días y vuelven a su función normal dentro de las cuatro semanas [10]. Después de dejar el consumo intenso de cannabis, pueden aparecer síntomas de abstinencia como inquietud interna, aumento de la sudoración, irritabilidad, insomnio y pérdida del apetito [3]. Fumar cannabis con tabaco es particularmente problemático, ya que al mismo tiempo se desarrolla la dependencia de la nicotina. Esto aumenta el potencial de dependencia y el riesgo de efectos nocivos del cannabis [12] [13]. Un estudio publicado en 2020 también mostró que los consumidores de tabaco y cannabis absorben significativamente más sustancias nocivas [14].

Con el uso controlado de cannabis medicinal en dosis terapéuticas, los síntomas de abstinencia no suelen ser un problema [3]. En la encuesta complementaria, la adicción y la dependencia fueron uno de los efectos secundarios informados con menos frecuencia con un 0,1 por ciento [5].

Conclusión

El cannabis medicinal puede causar efectos secundarios. Sin embargo, con una terapia de cannabinoides adaptada individualmente, estos suelen ser fácilmente manejables. En uso terapéutico se utiliza inicialmente una dosis baja, que se va aumentando previa consulta con el médico, en función del alivio de los síntomas y la tolerancia, hasta llegar a la cantidad óptima. Los efectos psicotrópicos del THC también se pueden reducir combinándolo con CBD y terpenos [15].

Dado que el cannabis medicinal tiene un efecto diferente en cada persona, incluso con el mismo contenido de cannabinoides y terpenos, los pacientes de cannabis deben encontrar el perfil y la dosis de cannabinoides óptimos para cada caso individual junto con el médico tratante. La vigilancia estrecha también es importante: un estudio observacional canadiense publicado en 2021 mostró que muchos pacientes cambiaron su medicación de cannabis durante el curso de la terapia [16].

Fuentes 

[1] Padley JR, Li Q, Pilowsky PM, Goodchild AK. Cannabinoid receptor activation in the rostral medulla oblongata evokes cardiorespiratory effects in anaesthetised rats. Br J Pharmacol.  2003;140(2):384-394. doi:10.1038/sj.bjp.0705422

[2] Cohen K, Weizman A, Weinstein A. Positive and Negative Effects of Cannabis and   Cannabinoids on Health. Clin Pharmacol Ther. 2019 May;105(5):1139-1147. doi: 10.1002/cpt.1381. Epub 2019 Mar 12. PMID: 30703255.

[3] Das therapeutische Potenzial von Cannabis und Cannabinoiden The therapeutic potential of cannabis and cannabinoids Dtsch Arztebl Int 2012; 109(29-30): 495-501; DOI:  10.3238/arztebl.2012.0495

[4] Cannabisbasierte Arzneimittel: Therapieoption für die Psyche Dtsch Arztebl 2021; 118(10):  A-512 / B-431 Willen, Christine

[5] Schmidt-Wolf, G., Cremer-Schaeffer, P. 3 Jahre Cannabis als Medizin – Zwischenergebnisse der Cannabisbegleiterhebung. Bundesgesundheitsbl 64, 368–377 (2021). https://doi.org/10.1007/s00103-021-03285-1

[6] Badowski S, Smith G. Cannabis use during pregnancy and postpartum. Can Fam Physician.       2020 Feb;66(2):98-103. PMID: 32060189; PMCID: PMC7021337.

[7] Erbrechen in der Schwangerschaft Nausea and vomiting in pregnancy Dtsch Arztebl  2007; 104(25): A-1821 / B-1604 / C-1544 Mylonas, Ioannis; Gingelmaier, Andrea; Kainer, Franz

[8] Müller-Vahl KR, Emrich HM. Cannabis and schizophrenia: towards a cannabinoid hypothesis of schizophrenia. Expert Rev Neurother 2008;8(7):1037-48.

[9] Ortiz-Medina MB, Perea M, Torales J, Ventriglio A, Vitrani G, Aguilar L, Roncero C. Cannabis  consumption and psychosis or schizophrenia development. Int J Soc Psychiatry. 2018  Nov;64(7):690-704. doi: 10.1177/0020764018801690. PMID: 30442059.

[10] Bonnet U, Preuss UW. The cannabis withdrawal syndrome: current insights. Subst Abuse Rehabil. 2017;8:9-37 https://doi.org/10.2147/SAR.S109576

[11]  Huestis, Marilyn A et al. “Cannabidiol Adverse Effects and Toxicity.” Current neuropharmacology vol. 17,10 (2019): 974-989. doi:10.2174/1570159X17666190603171901

[12]  Nutt D, King LA, Saulsbury W, Blakemore C. Development of a rational scale to assess the harm of drugs of potential misuse. Lancet. 2007 Mar 24;369(9566):1047-53. doi: 10.1016/S0140-6736(07)60464-4. PMID: 17382831.

[13] Hindocha C, Shaban ND, Freeman TP, et al. Associations between cigarette smoking and cannabis dependence: a longitudinal study of young cannabis users in the United Kingdom. Drug Alcohol Depend. 2015;148:165-171. doi:10.1016/j.drugalcdep.2015.01.004

[14]  Meier, Ellen et al. “Cigarette Smokers Versus Cousers of Cannabis and Cigarettes: Exposure    to Toxicants.” Nicotine & tobacco research : official journal of the Society for Research on Nicotine and Tobacco vol. 22,8 (2020): 1383-1389. doi:10.1093/ntr/ntz199

[15] Boggs DL, Nguyen JD, Morgenson D, Taffe MA, Ranganathan M. Clinical and Preclinical Evidence for Functional Interactions of Cannabidiol and Δ9-Tetrahydrocannabinol. Neuropsychopharmacology. 2018;43(1):142-154. doi:10.1038/npp.2017.209

[16] Kalaba M, MacNair L, Peters EN, Eglit GML, Rapin L, El Hage C, Prosk E, Ware MA.      Authorization Patterns, Safety, and Effectiveness of Medical Cannabis in Quebec. Cannabis Cannabinoid Res. 2021 May 10. doi: 10.1089/can.2020.0140. Epub ahead of print.     PMID: 33998902

¿Quieres saber más sobre el cannabis medicinal?

Tenemos un equipo de especialistas esperándote para contestar cualquier duda

About Minyi Lü

Minyi Lü leidet an chronischen Schmerzen aufgrund ihrer Fingerarthrose. Ihre Beschwerden behandelt sie seit 2017 sehr erfolgreich mit medizinischem Cannabis. Als Pharmazeutin im Praktikum bringt sie nun ihr Know-how ein, um über die neuesten wissenschaftlichen Erkenntnisse rund um Medizinalcannabis zu berichten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.