La quimioterapia es probablemente uno de los tratamientos más comunes para combatir el cáncer. Se usa a menudo junto con otras terapias, así como la cirugía. El principal objetivo es la cura, o al menos el disminuir los síntomas, reduciendo el tamaño del tumor o detener la propagación de las células cancerígenas alrededor del cuerpo. Lamentablemente la quimioterapia suele acarrear efectos secundarios desagradables, así como náuseas y vómitos (también conocido como emesis).

Se calcular que alrededor del 50% de estos pacientes experimentarán náuseas o vómitos debido o bien a la enfermedad en sí misma, o a los fármacos anti-cáncer. Por otra parte, los pacientes también experimentaron las mismas sensaciones desagradables previamente a recibir las dosis de quimioterapia, este proceso es conocido como NaVIQ anticipado, atribuido a una etiología psicológica.  Ya existen un gran número de medicaciones anti-náuseas y antieméticas para poder controlar el problema, sin embargo, a veces éstas no son lo suficientemente fuertes, y, por lo tanto, son necesarias las alternativas. Este artículo discutirá la prescripción actual disponible para el NaVIQ, así como también se revisarán los beneficios de las opciones con cannabinoides.

¿Qué hace la quimioterapia?

A través de la quimioterapia, los agentes antineoplásicos atacan las células de rápido crecimiento, tanto las del cáncer como las sanas. Los tejidos normales podrían ser los folículos pilosos (provocando la pérdida de pelo), las células que recubren la boca, el estómago y los intestinos. Esto hace que, en general, los pacientes se sientan recelosos o se niegan a recibir el tratamiento por miedo a lidiar con los síntomas NaVIQ.

Regímenes de tratamiento actuales

Durante la quimioterapia, la serotonina es liberada dentro del tracto gastrointestinal. La serotonina puede entonces juntarse al receptor 5-HT3 (localizado en el sistema nervioso central y periférico) y éste es conocido por ser una de las causas de las náuseas y los vómitos.

La gestión clásica implica a los receptores antagonistas 5-HT3, los cuáles inhiben el enlace en sí. Esta forma de antiemético ha demostrado ser muy exitoso, pero no siempre funciona y en algunos casos, puede producir algunos efectos aversivos, así como el insomnio, las náuseas y los mareos. Por este motivo, los investigadores han empezado a investigar los cannabinoides. Hasta la fecha, en los Estados Unidos dos formas de cannabinoides sintéticos, Dronabinol y Nabilone, han sido aprobados para el NaVIQ. Ambos son variaciones fabricadas artificialmente del Tetrahidrocannabinol (uno de los componentes activos que es naturalmente producido en la planta del cannabis). Éstos son usualmente administrados al paciente en caso de que éste no haya respondido a la medicación convencional.

Investigación  

Los Cannabinoides, así como el Tetrahidrocannabinol (THC) y el Cannabidiol (CBD), han sido conocidos por suprimir las náuseas y los vómitos, de hecho, uno de los principales usos médicos conocidos del THC fue para el NaVIQ (en los ´70). Desde esta conclusión, más y más estudios han sido llevado a cabo para saber si los mecanismos de los cannabinoides o el Sistema Endocannabinoide podrías tener una influencia sobre la enfermedad. Cuando un cannabinoide es administrado en el cuerpo humano, éste se une a los receptores (miembro del Sistema Endocannabinoide), apodado como receptor cannabinoide 1 (CB1) y receptor cannabinoide 2 (CB2), entre otros.

Estos receptores están en el Sistema Nervioso Central, el Sistema Inmune, el tracto gastrointestinal y también en la vía de reflejo emético. Por lo tanto, se entiende que los cannabinoides operan inhibiendo la interacción entre la serotonina y sus receptores. Un artículo publicado con modelos animales (el vomitar fue inducido con receptores antagonistas CB1, cisplatino), reveló que el THC fue bastante eficaz en la reducción de la emesis. Estos resultados reflejaron aquellos encontrados de manera similar en estudios con humanos. Además, se observó que la administración del CBD, en una forma dependiente de la dosis, también ayudó a disminuir la reacción al cisplatino.

El tratamiento con cannabinoides para el NaVIQ aún es considerado un tanto controversial, tal vez porque varios doctores no están bien informados de sus propiedades. Sin embargo, para muchos ésta es la única opción cuando las soluciones convencionales fallan. El THC y el CBD no sólo reducen las náuseas y los vómitos provocados por los agentes antineoplásicos, pero también incrementan el apetito, los hábitos del sueño y alivian el dolor. Mientras más gente y más gente opta por esta alternativa, más investigación es llevada a cabo para observar todas las ventajas de los cannabinoides.

¿Te ha gustado este post?  Haz una valoración
Summary
Terapia con Cannabinoides para las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia (NaVIQ)
Article
Terapia con Cannabinoides para las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia (NaVIQ)
Description
Antieméticos convencionales a menudo no son lo suficientemente fuertes para lidiar con el NaVIQ. Una terapia con cannabinoides podría ser de gran ayuda en el tratamiento de este efecto secundario de la quimioterapia.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo
Rating: 5.0/5. From 2 votes.
Please wait...