EII – ¿Cómo pueden ayudar los cannabinoides?

Causantes de un sufrimiento considerable: las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (EII), como la enfermedad de Crohn (MC), la colitis ulcerosa (CU) y algunas formas menos conocidas, se asocian a síntomas desagradables como la diarrea constante, la pérdida de peso, el dolor abdominal intenso y la reducción del rendimiento. Aunque los estudios sobre el mecanismo de acción en el tracto gastrointestinal no son concluyentes, cada vez hay más pruebas de que el cannabis medicinal mejora la calidad de vida.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal Crónica (EII): ¿Qué hay detrás de este término?

La comunidad médica define la EII como una enfermedad inflamatoria crónica del intestino, es decir, una enfermedad persistente y no contagiosa del tracto digestivo cuyos síntomas suelen aparecer por episodios [1].

Además de los representantes más conocidos -la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa- se incluyen en la EII otras formas menos conocidas [2]:

  • Pouchitis (inflamación de la bolsa, una bolsa formada a partir del recto, que se considera una salida para el intestino tras la extirpación quirúrgica del colon y el recto)
  • Colitis microscópica
  • Gastroenteritis eosinofílica
  • Colitis quística profunda o enterocolitis quística profunda

Todos los cuadros clínicos tienen en común que los pacientes afectados presentan valores de inflamación aumentados en sangre y heces. Las fases activas de la enfermedad con síntomas («recaída») se alternan con intervalos sin síntomas («remisión»). Los pacientes suelen percibir el miedo al siguiente brote de la enfermedad como una carga extra. Por ello, el objetivo de cualquier terapia es lograr la remisión lo antes posible y mantenerla durante el mayor tiempo posible. En aproximadamente el 50% de los casos de EII hay síntomas adicionales fuera del intestino («manifestaciones extraintestinales»), por ejemplo de las articulaciones o del hígado, riñón y vesícula biliar, así como de los ojos y la boca [1].

El número de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal está aumentando en todo el mundo. Mientras que en 1990 había 3,7 millones de personas afectadas, en 2017 había 6,8 millones [3]. Según las estimaciones, entre 420.000 y 470.000 personas en Alemania padecen EII, lo que significa que las enfermedades representan un riesgo económico considerable. En la mayoría de los casos, los jóvenes tienden a desarrollar la enfermedad y posteriormente se ven afectados durante toda su vida [4].

Tratamiento de las enfermedades inflamatorias intestinales

El tratamiento farmacológico de la EII depende de los segmentos intestinales afectados y de la evolución de la enfermedad. No se conocen las causas exactas de la enfermedad para todo el espectro de formas. Mientras que los expertos suponían que la enfermedad era puramente autoinmune, ahora se discute una interacción de varios factores, incluidos los genéticos e inmunológicos.

Enfermedad de Crohn

Los ataques agudos de la enfermedad de Crohn suelen tratarse con el agente antiinflamatorio mesalazina o con corticoesteroides como la budesonida. Este último actúa principalmente a nivel local en el intestino y está disponible en forma de supositorios, enemas o espuma. En los episodios más graves de la enfermedad o si el estómago, el esófago y el duodeno están además inflamados, la terapia se complementa con esteroides sistémicos como la prednisolona. Así se evita la afectación grave del intestino delgado, responsable de la absorción de nutrientes.

Tras la terapia aguda, suele iniciarse una terapia a largo plazo. Además de los inmunosupresores clásicos, también se utilizan los llamados biológicos («anticuerpos monoclonales»).  Tanto los inmunosupresores clásicos como los biológicos amortiguan la reacción excesiva del sistema inmunitario contra su propio organismo.

Colitis ulcerosa

La terapia de la colitis ulcerosa también sigue un esquema escalonado. A diferencia de la enfermedad de Crohn, en esta enfermedad sólo se inflama el recto y a veces también el colon, pero no todo el tubo digestivo. Además, el centro de la inflamación suele encontrarse sólo en la capa superior de la pared intestinal. Las personas que sufren un episodio actual suelen ser tratadas primero con ácido 5-aminosalicílico (5-ASA), un precursor del principio activo mesalazina. Posteriormente, la terapia es similar a la de la enfermedad de Crohn, pero siempre debe adaptarse a la evolución individual de la enfermedad. Al igual que en todas las formas de EII, es indispensable un estrecho control médico [5].

Efectos secundarios del tratamiento farmacológico

Los esteroides, en particular, tienen un desagradable perfil de efectos secundarios. Entre otras cosas, los fármacos pueden provocar osteoporosis, aumento de peso, una forma específica de diabetes y adelgazamiento de la piel. El objetivo de cualquier terapia para la EII es, por tanto, aumentar el número de intervalos sin síntomas y arreglárselas con el menor número posible de esteroides. Por desgracia, el tratamiento con inmunosupresores tampoco está exento de efectos secundarios, ya que la supresión de las defensas propias del organismo aumenta el riesgo de infecciones fúngicas y víricas.

Sigue siendo tarea de los pacientes y sus médicos averiguar qué medidas permiten obtener el mejor resultado terapéutico específico.

Cannabis medicinal: Mejora de la calidad de vida en las enfermedades inflamatorias intestinales

Las propiedades antiinflamatorias y analgésicas de los cannabinoides pueden aliviar algunos de los debilitantes síntomas asociados a la EII. Actualmente se cree que el sistema endocannabinoide endógeno está implicado en el control de mecanismos de acción clave en el tracto gastrointestinal. Así, desempeña un papel central en la regulación de la actividad motora -incluida la movilidad intestinal-, así como en el desarrollo de náuseas y vómitos y en el mantenimiento de la superficie intestinal. Aunque, según el estado actual de la investigación, los cannabinoides no pueden lograr la ausencia total de síntomas («remisión») en la mayoría de los casos, sí es posible mejorar significativamente la calidad de vida de los afectados como parte de una terapia.

También es interesante señalar que el cannabis ya es muy aceptado por muchas personas con EII (ver más adelante).

Ventajas de los cannabinoides

  • Antiinflamatorios
  • Mejora de la movilidad intestinal
  • Analgésico
  • Aumento del bienestar
  • Disminución de la actividad de la EII

Menos esteroides gracias al tratamiento con flores de cannabis

2013: En un ensayo controlado aleatorio, investigadores israelíes investigaron el efecto de las flores de cannabis ricas en THC en pacientes que padecían la enfermedad de Crohn (22 pacientes) o colitis ulcerosa (10 pacientes). Los resultados son prometedores: tras ocho semanas de terapia, cinco de los participantes lograron una remisión de sus síntomas. En comparación, sólo una persona del grupo de placebo logró la remisión. Además, cinco pacientes pudieron interrumpir el tratamiento con corticosteroides.

Por tanto, el THC parece ser una opción terapéutica para la enfermedad inflamatoria intestinal y para reducir la necesidad de esteroides [6].

Gran aceptación de los cannabinoides entre los enfermos de EII

En varios estudios recientes, científicos internacionales concluyeron que los pacientes que sufren de EII ya utilizan los cannabinoides con relativa frecuencia, y con buen éxito individual. Por ejemplo, un meta-análisis de varias encuestas y estudios más pequeños realizado por expertos austriacos en 2017 mostró el alivio de los síntomas típicos de la EII como la diarrea, el dolor abdominal o las náuseas en los afectados [7].

Una encuesta transversal en Alemana muestra el alivio de los síntomas en la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa con medicamentos a base de cannabis

Una encuesta transversal alemana de pacientes con EII realizada en 2021 arrojó un resultado similar. Los encuestados también informaron de la mejora de los síntomas relacionados con la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, como el dolor abdominal, el sueño, la inquietud y la ansiedad. Sin embargo, más de la mitad utilizó productos no regulados del mercado negro que no están sujetos a control de calidad. Por lo tanto, es necesario realizar más investigaciones clínicas [8].

Alto índice de recomendación de los cannabinoides entre los enfermos de EII

El 83% de los usuarios confirmaron sentir alivio de sus problemas y molestias, como el dolor abdominal y los problemas intestinales, y más del 90% recomendarían los cannabinoides como terapia. Es alarmante el hecho de que más de la mitad de los usuarios obtienen las sustancias en el mercado negro.

Los autores de la encuesta concluyen que es necesario actuar ya y piden a los médicos que proporcionen más información a los pacientes con EII sobre las opciones de tratamiento con medicamentos basados en el cannabis [9].

Fuentes:

[1] Was ist Morbus Crohn, was ist Colitis ulcerosa? CED-Kompass. Retrieved May 11, 2022, from https://ced-kompass.at/dein-wissen/

[2] Hoffmann J. C., Jörg Carl Hoffmann, Autschbach, F., & Al, E. (2004). Chronisch entzündliche Darmerkrankungen das CED-Handbuch für Klinik und Praxis ; 66 Tabellen. Stuttgart Georg Thieme.

[3] Alatab, S., Sepanlou, S. G., Ikuta, K., Vahedi, H., Bisignano, C., Safiri, S., Sadeghi, A., Nixon, M. R., Abdoli, A., Abolhassani, H., Alipour, V., Almadi, M. A. H., Almasi-Hashiani, A., Anushiravani, A., Arabloo, J., Atique, S., Awasthi, A., Badawi, A., Baig, A. A. A., & Bhala, N. (2020). The global, regional, and national burden of inflammatory bowel disease in 195 countries and territories, 1990–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. The Lancet Gastroenterology & Hepatology, 5(1), 17–30. https://doi.org/10.1016/s2468-1253(19)30333-4

[4] Yumpu.com. (n.d.). Die chronisch entzündlichen Darmerkrankungen … – Barmer GEK. Yumpu.com. Retrieved May 11, 2022, from https://www.yumpu.com/de/document/view/15919925/die-chronisch-entzundlichen-darmerkrankungen-barmer-gek

[5] Sturm, A., Stallmach, A., Atreya, R., Bettenworth, D., Bokemeyer, B., Dignaß, A., Ehehalt, R., Germer, C., Grunert, P. C., Helwig, U., Herrlinger, K., Kienle, P., Kreis, M. E., Kucharzik, T., Langhorst, J., Maaser, C., Ockenga, J., Ott, C., Siegmund, B., & Zeißig, S. (2022). Aktualisierte S3-Leitlinie „Diagnostik und Therapie des Morbus Crohn“ der Deutschen Gesellschaft für Gastroenterologie, Verdauungs- und Stoffwechselkrankheiten (DGVS) – August 2021 – AWMF-Registernummer: 021-004. Zeitschrift Für Gastroenterologie, 60(03), 332–418. https://doi.org/10.1055/a-1713-3941

[6] Naftali, T., Barlev, L., Gabay, G., Chowers, Y., Dotan, I., Stein, A., Bronstein, M., & Konikoff, F. M. (2013). P358 Tetrahydrocannabinol (THC) induces clinical and biochemical improvement with a steroid sparing effect in active inflammatory bowel disease. Journal of Crohn’s and Colitis, 7, S153. https://doi.org/10.1016/s1873-9946(13)60379-7

[7] ] Hasenoehrl, C., Storr, M., & Schicho, R. (2017). Cannabinoids for treating inflammatory bowel diseases: where are we and where do we go? Expert Review of Gastroenterology & Hepatology, 11(4), 329–337. https://doi.org/10.1080/17474124.2017.1292851

[8] Neufeld, T., Pfuhlmann, K., Stock-Schröer, B., Kairey, L., Bauer, N., Häuser, W., & Langhorst, J. (2021). Cannabis use of patients with inflammatory bowel disease in Germany: a cross-sectional survey. Zeitschrift Für Gastroenterologie. https://doi.org/10.1055/a-1400-2768

[9] Langhorst, J., & Häuser, W. (n.d.). Querschnittserhebung: Cannabiskonsum von CED- Betroffenen in Deutschland. Bauchredner, 1/2022, 82-89.

About Mirjam Hübner

Mirjam Hübner ist Diplom-Journalistin und arbeitet als Redakteurin und Kommunikationstrainerin. Sie verfügt über langjährige Erfahrung in Journalismus und Unternehmenskommunikation, vor allem in den Bereichen Gesundheit und Finanzdienstleistung.