El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es una enfermedad mental provocada por ansiedad o angustia, y caracterizada por la presencia de pensamientos persistentes, mejor dicho, obsesiones.  Estos pensamientos constantes son suprimidos con pensamientos nuevos o acciones, conocidos también como compulsiones.  Las compulsiones se definen como actos provocados como respuesta a la obsesión que pretenden evitar la ansiedad o angustia

[1].

La palabra ‘refractario’ se aplica a enfermedades que no reaccionan al tratamiento.  Alrededor de un 60% de los pacientes que padecen de TOC no responden al primer tratamiento.  Las alternativas en estos casos podrían ser un aumento de la dosis o cambiar la medicación por completo.  En este sentido, una nueva prueba informó sobre pacientes que son resistentes al tratamiento del TOC y que podrían responder mejor a una aumento de dosis de medicaciones combinadas con cannabis medicinal.

Mejorar el trastorno obsesivo compulsivo refractario

En 2008, un grupo de investigadores publicaron un artículo en el American Journal of Psychiatry. En este artículo, los investigadores destacaron las experiencias de dos pacientes con trastorno obsesivo compulsivo refractario, un hombre y una mujer, después de la administración de THC sintético.

A la mujer los doctores le prescribieron durante 8 meses un antidepresivo, un inhibidor selectivo de la receptación de serotonina, y terapia psicológica para manejar su TOC y depresión, pero no sirvió. Al cambiar a un antidepresivo nuevo, antidepresivo tricíclico, dio como resultados una respuesta parcial tras 12 semanas de tratamiento.  Curiosamente, la paciente informó que cuando fumaba cannabis, sus síntomas se aliviaban. Sobre la base de esta experiencia personal, se decidió complementar su tratamiento actual con THC sintético. En tan solo 10 días, sus síntomas de  trastorno obsesivo compulsivo disminuyeron, y su puntuación de la enfermedad de gravedad mejoró en un 50%.

Por otro lado, al hombre le prescribieron antipsicóticos, tanto en monoterapia como en combinación con un antidepresivo, inhibidor selectivo de la receptación de serotonina, sin éxito tampoco. La respuesta parcial a sus síntomas psicóticos y refractarios del trastorno obsesivo compulsivo solo fue posible con un medicamento antipsicótico atípico (clozapina) en combinación con un antidepresivo (inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina). Posteriormente, el paciente intentó cambiar a otro antidepresivo (antidepresivo tricíclico) y terapia electroconvulsiva adicional, pero no mejoró. En su caso, después de la adición del THC sintético a la medicación en curso, los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo refractario se redujeron en 2 semanas, y su puntaje de enfermedad mejoró en un 35%. No se informaron efectos secundarios en estos pacientes.

Basándose en estos dos casos, los investigadores plantearon la hipótesis de que los cannabinoides son definitivamente útiles en el tratamiento de los síntomas de las personas con TOC refractario[2].

En 2010, un estudio clínico fue publicado posteriormente en el Journal Behavioural Pharmacology, describiendo la observación de los efectos del cannabidiol (CBD) en roedores, sujetos a un modelo animal propuesto para reflejar el comportamiento compulsivo.  En este estudio, los investigadores encontraron que el CBD, un componente del cannabis que tiene efectos ansiolíticos, tanto en animales como en humanos, podría reducir significativamente los síntomas asociados con el comportamiento animal para una duración significativa, ya que los efectos del CBD seguían presentes después de 7 días de administración. Se encontró una disminución similar utilizando el diazepam de benzodiazepina y el paroxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina.  Sin embargo, el efecto del diazepam ya no estaba presente después de 7 días.  Entonces, los resultados sugieren un papel potencial de los cannabinoides en el sistema cannabinoide para controlar el comportamiento compulsivo[3].

En general, estos estudios demostraron un potencial terapéutico de los cannabinoides para reducir los trastornos obsesivos compulsivos. Sin embargo, se necesitan nuevos estudios para validar definitivamente su utilidad o no.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Hirschtritt, M. E., Bloch, M. H., & Mathews, C. A. (2017). Obsessive-Compulsive Disorder. JAMA, 317(13), 1358. doi:10.1001/jama.2017.2200

[2] Schindler, F., Anghelescu, I., Regen, F., & Jockers-Scherubl, m. (2008). Improvement in Refractory Obsessive Compulsive Disorder With Dronabinol. American Journal of Psychiatry, 165(4), 536–537.doi:10.1176/appi.ajp.2007.07061016

[3] Casarotto PC, Gomes FV, Resstel LB, Guimaraes FS. Cannabidiol inhibitory effect on marble-burying behaviour: involvement of CB1 receptors. Behav Pharmacol 2010;21:353-358.

Rating: 3.0/5. From 1 vote.
Please wait...
Summary
Cannabinoides para tratar el Trastorno Obsesivo Compulsivo Refractario
Article
Cannabinoides para tratar el Trastorno Obsesivo Compulsivo Refractario
Description
¿Pueden los cannabinoides ser útiles para el trastorno compulsivo obsesivo refractario (TOC)? Algunos estudios lo confirman, pero se necesita más investigación.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo