En 2011, en Suiza, la revisión de la Ley Federal de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas (Ley de Narcóticos) permitió a la Oficina Federal de Salud Pública (FOPH, por sus siglas en inglés) otorgar licencias excepcionales para el uso médico restringido de algunas sustancias que, hasta entonces, eran consideradas prohibidas. Dentro de estas sustancias estaba incluido el THC, permitiendo así el consumo de cannabis medicinal en Suiza.

Una revisión sistemática de los cannabinoides para uso médico encargada por la FOPH concluyó que había pruebas para apoyar el uso de cannabinoides para el tratamiento del dolor crónico y la espasticidad.

Investigando sobre el consumo de cannabis medicinal

Poco sobre los pacientes tratados con cannabinoides. Es por eso que, recientemente, el Swiss Medical Weekly publicó un estudio que tuvo como objetivo estudiar los usos médicos de los cannabinoides consumidos por los pacientes que formaron parte del programa de licencias excepcionales para uso médico de cannabis emitidas por la FOPH en 2013 y 2014.

Gran parte de los 1193 pacientes de este período fueron mujeres (57%), de una edad media de 57 años. La mayoría de los pacientes presentaron condiciones neurológicas (49%), musculoesqueléticas (25%) o diagnósticos de cáncer (10%). Las indicaciones más comunes para el tratamiento con THC fueron el dolor crónico (49%) y la espasticidad (40%). Las enfermedades del sistema nervioso y la espasticidad eran más comunes en los hombres, mientras que las afecciones musculoesqueléticas y el dolor crónico eran más comunes en las mujeres. La esclerosis múltiple fue el diagnóstico más frecuente (257 pacientes, 22%).

En la mayoría de los casos, las licencias para el consumo de cannabis medicinal se concedieron inicialmente durante seis meses. Los médicos solicitaron prórrogas cuando el efecto del tratamiento había sido satisfactorio en su evaluación. El número de extensiones aumentó de 143 de los 542 pacientes en 2013 (26,4%) a 324 de 825 pacientes en 2014 (39,3%). Desafortunadamente, no hay información disponible en los registros de la FOPH sobre si el tratamiento con cannabinoides curó la enfermedad o alivió los síntomas de los pacientes que no solicitaron extensiones y detuvieron el tratamiento.

Licencias para estudiar el consumo de cannabis medicinal

El uso médico de cannabinoides a través de licencias excepcionales aumentó sustancialmente en Suiza durante el período de estudio de 2 años, e involucró a pacientes con 78 condiciones diferentes.

Según los resultados, predominaron las prescripciones para afecciones neurológicas y musculoesqueléticas, seguidas de los diversos tipos de cáncer. El estudio también indica que fueron más mujeres las que buscaron un tratamiento con cannabinoides que los hombres. En cuanto a los médicos, más de la mitad de los que prescribían cannabinoides estaban especializados en medicina interna, seguida por la neurología.

Pese a que este estudio es pionero en Suiza, sus resultados son muy limitados, pues los datos no incluyen informaciones sobre tabaquismo, tratamientos, la información en las licencias sobre los fármacos concomitantes, el diagnóstico o el historial del paciente.

Estas limitaciones ponen de manifiesto la necesidad de nuevas investigaciones sobre el cannabis medicinal. A medida que las licencias excepcionales de los cannabinoides médicos continúan expandiéndose en Suiza y el uso recreativo y médico se legaliza en un número de estados y países que va en aumento.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración.

*Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.