El mecanismo del dolor de la endometriosis aún resulta complejo: el dolor se puede categorizar como nociceptivo, inflamatorio y neuropático. Además, las mujeres que padecen endometriosis pueden experimentar varios efectos psicológicos y físicos que pueden particularmente dolorosos.

Cada vez más estudios investigan el sistema endocannabinoide y cómo interactúa en ciertas patologías. Este sistema está compuesto por un grupo de receptores cannabinoides que se sitúan generalmente en el cerebro o en niveles periféricos neuronales. Estos receptores tienen influencia en procesos fisiológicos como la sensación de dolor, el humor, el apetito, la memoria y el efecto psicoactivo del cannabis en el cuerpo.

Por otra parte, ha sido confirmado que el sistema endocannabinoide podría intervenir con mecanismos específicos en relación con la gestión del dolor como la inflamación, por lo que también podría interactuar con el dolor de la endometriosis.

Un estudio elaborado en Israel en abril 2017 recopila antiguos estudios usando las palabras claves “endometriosis”, “endocannabinoide”, “receptores cannabinoides”, “THC” y “mecanismos del dolor”. El estudio observa la acción de los receptores CB1 en el útero y en otros tejidos no reproductivos y los CB2 en el sistema inmunitario y el intestino. Los estudios recogidos han confirmado que los ovocitos humanos podrían interactuar con los receptores CB1 y también CB2, según la fase de maduración del ovocito, El nivel de acción de los receptores depende del ciclo menstrual.

Por otra parte, el estudio considera la endometriosis como una condición de deficiencia del sistema endocannabinoide, lo que podría explicar su relación con el dolor de esta enfermedad. Como consecuencia, las mujeres que sufren endometriosis tienen niveles más bajos de receptores CB1 en el tejido endometrial, aumentando así el dolor. Estos descubrimientos revelan el hecho de que, si se activan los receptores, se podría modificar o, incluso, interceptar el dolor provocado por la endometriosis tales como la dismenorrea, la dispareunia o el dolor pélvico.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración.

*Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.