Cada año, más de un millón de recién nacidos en todo el mundo mueren o se quedan con discapacidades graves como resultado de daños cerebrales causados por la falta de oxígeno. Recientemente, hospitales de España y el Reino Unido están participando en el primer ensayo clínico sobre el CBD como una forma de aumentar las tasas de supervivencia en este grupo de pacientes más vulnerable.

La encefalopatía isquémica hipóxica (HIE, por sus siglas en inglés), también conocida como daño cerebral causado por asfixia, afecta a 2 o 3 recién nacidos de cada 1000 y, como tal, se considera una enfermedad rara.  Sin embargo, la infrecuencia de la condición no elimina la angustia profunda que siente un padre cuando la vida de su bebé esta en riesgo después de complicaciones durante el nacimiento. Otros factores que conducen a la HIE pueden incluir: preeclampsia, circulación sanguínea insuficiente en la placenta, diabetes materna, adicción a las drogas y el alcohol e infecciones congénitas del feto.

El tratamiento actual para este padecimiento grave favorece la hipotermia dentro de las seis horas posteriores al nacimiento, por lo que la temperatura corporal del bebé se reduce a 33-34ºC. La hipotermia tiene una tasa de éxito del 70%[1], lo que significa que el 30% que sufre de HIE morirá o se quedará con discapacidades graves. Una situación intolerable tanto para los padres de niños con como para los profesionales de la salud neonatal.

Investigadores Españoles investigan CBD para HIE

José Antonio Martínez-Orgado, Profesor Asociado de Pediatría y jefe de la División de Neonatología del Hospital San Carlos de Madrid, España, cuenta que «casi todos los puntos del cuidado de los recién nacidos han mejorado sustancialmente… Pero el tratamiento del daño cerebral no lo ha hecho».

El Dr Martinez-Orgado ha hecho de su misión personal encontrar un tratamiento complementario que aumente la eficacia de hipotermia. Sabía que cualquier futura droga tendría que apuntar a las tres causas principales de daño cerebral: inflamación, estrés oxidativo, y excitotoxicidad causada por la producción elevada del neurotransmisor, glutamato.

Una y otra vez, su equipo se encontró con los efectos neuroprotectores de los cannabinoides, compuestos encontrados exclusivamente en la planta de cannabis, por lo que decidieron investigar más a fondo su uso en modelos animales. Optaron por centrar su investigación en el cannabinoide conocido como CBD (Cannabidiol), que se considera más seguro en los cerebros inmaduros, ya que no activa los receptores CB1.

Al igual que la hipotermia, el CBD se relaciona con tres causas clave del daño cerebral (la sobreproducción de glutamato, neuroinflamación, y el estrés oxidativo) que eventualmente contribuyen a la necrosis o muerte de las células cerebrales. En una serie de estudios preclínicos en modelos animales, Martínez-Orgado y su equipo han visto repetidamente a sujetos animales sufrir comparativamente menos daño cerebral después de que se haya inducido un insulto hipoxic-isquémico (ataque)[2].

CBD e hipotermia, mejor juntos

Martínez-Orgado y su equipo han publicado el artículo, Neuroprotección por cannabidiol e hipotermia en un modelo de lechón de daño cerebral hipoxic-isquémico recién nacido[3]. El Dr. Martínez-Orgado afirma en relación al estudio:  «Hubo un efecto sinérgico dramático porque la hipotermia sola o CBD por sí solas no funcionaban, mientras que el CBD y la hipotermia estaban llevando a un efecto neuroprotector notable».

Hay que indicar que los investigadores administraron por vía intravenosa el CBD purificado a cerditos cuya situación cerebral había sido inducida después del nacimiento. En este sentido, el estudio fue suficiente para lograr el respaldo de una compañía farmacéutica del Reino Unido, y bajo el estado de fármacos huérfanos, llevar a cabo un nuevo ensayo clínico. En este nuevo ensayo se administró por vía intravenosa CBD purificado junto con hipotermia, comparándolo con hipotermia por sí mismo, e hipotermia más un placebo.

Ha sido un largo camino para el Dr. Martinez-Orgado poner en marcha este juicio. «Todos vivimos en una sociedad que busca un beneficio, muy fácil, muy corto y muy rápido», dice. «Así que el problema que hemos estado experimentando con las empresas es que no están buscando prestigio, sino un beneficio fácil y rápido. Así que tenemos que demostrar que esto es algo que les da beneficios en un corto plazo. Y no es fácil porque están hablando de condiciones que están afectando a 1, 2 de cada 1000 recién nacidos».

El ensayo clínico sobre el CBD trae esperanza para los recién nacidos

El ensayo clínico tuvo lugar en hospitales españoles y británicos, y aunque Martínez-Orgado tenía esperanza, sabía que las situaciones de emergencia de la vida real son más difíciles de controlar que las del laboratorio. Los médicos tienen una ventana de oportunidad extremadamente estrecha cuando los bebés nacen sin suficiente oxígeno, ya que la hipotermia no debe administrarse más de 6 horas después del nacimiento.

En estudios preclínicos, los investigadores saben exactamente cuándo se produce la falta de oxígeno. «El problema con el bebé humano», dice Martínez-Orgado, «es que está dentro del vientre de la madre, y cuando la madre viene al hospital, no sabemos cuándo comenzó la situación hipoxica-isquémica».

La buena noticia es que con la incorporación del CBD, esta línea de tiempo estrecha puede extenderse. Orgado dice: «Lo que nos está dando una cantidad extra de esperanza es que en uno de nuestros estudios realizados en ratones, demostramos que el CBD todavía era neuroprotector, incluso si usted estaba esperando 18-24 horas»[4].

Será una larga espera antes de que se publiquen los resultados del ensayo clínico, ya que los médicos no sabrán si los bebés están libres de deterioro neurológico grave hasta que tengan 18 meses de edad. Desafortunadamente, no hay garantía de que los resultados preclínicos prometedores se replicarán en sujetos humanos, y hasta entonces, nunca es aconsejable administrar CBD o cualquier cannabinoide a bebés recién nacidos con HIE.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Denis Azzopardi, M.D. et alt. Effects of Hypothermia for Perinatal Asphyxia on Childhood Outcomes. The New England Journal Of Medicine. N Engl J Med 2014; 371:140-149

[2] Fernández-López, David et alt. Cannabinoids: Well-Suited Candidates for the Treatment of Perinatal Brain Injury Brain Sci. 2013 Sep; 3(3): 1043–1059.

[3] Barata, L. et alt. Neuroprotection by cannabidiol and hypothermia in a piglet model of newborn hypoxic-ischemic brain damage, Neuropharmacology Volume 146, 1 March 2019, Pages 1-11

[4] Mohammed N, et alt. Neuroprotective effects of cannabidiol in hypoxic ischemic insult. The therapeutic window in newborn mice. CNS & Neurological Disorders – Drug Targets 2017;16: 102-108​

No votes yet.
Please wait...
Summary
Un ensayo clínico CBD da esperanza a los recién nacidos con daño cerebral
Article
Un ensayo clínico CBD da esperanza a los recién nacidos con daño cerebral
Description
Hospitales de España y el Reino Unido colaboran en el primer ensayo clínico de la historia utilizando CBD para aumentar las tasas de supervivencia en recién nacidos.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo