La mayoría de estudios científicos sobre el cannabis medicinal se centran en conocer los efectos de los diferentes tipos de cannabinoides, sobre todo, el THC y el CBD. Sin embargo, la planta del cannabis tiene muchos más componentes que los cannabinoides y hay que tener en cuenta otros factores como los terpenos, que también producen sus propios efectos, o el efecto séquito.

Limitarse la investigación a un solo cannabinoide reduce la efectividad de la planta, pues lo que realmente destaca de la planta de cannabis son los efectos de varios de sus elementos combinados. No obstante, los resultados de esta combinación son diferentes en cada persona. A esta interacción entre diferentes compuestos del cannabis se la conoce como efecto séquito.

La falta de información sobre el efecto séquito fue lo que llevó al Dr. Ethan Russo, de la Universidad de Massachusetts, a publicar un ensayo sobre la sinergia de fitocannabinoides y terpenos en el año 2011.

El efecto séquito para potenciar los efectos del cannabis medicinal

Varios expertos consideran que el efecto séquito es el pilar sobre el que se asentará el cannabis medicinal en un futuro. ¿Por qué? Como comentábamos, la combinación de diferentes elementos de la planta del cannabis es más efectivo que el que pueden provocar los cannabinoides de forma aislada.

Según la investigación del Dr. Ethan Russo, uno de los compuestos del cannabis que puede aumentar su potencial es la anandamida. Este compuesto simula simula la producción a bajas concentraciones de sebocitos que tienen un papel muy importante en muchas condiciones dermatológicas. Sin embargo, la anandamida induce la apoptosis a niveles altos, lo que significa que los sebocitos están bajo control del sistema endocannabinoide. En este sentido, dosis bajas de CBD resultaron no afectar la síntesis de los sebocitos, pero bloquearon su estimulación mediante la anandamida y el araquidonato,

 

Efecto séquito: combinar terpenos y cannabinoides

Si se combinan terpenos con cannabinoides, los efectos de éstos últimos pueden ser más potentes. Dos aceites esenciales compuestos principalmente por limoneno han demostrado inhibir la bacteria Propionibacterium acnes, el patógeno clave que produce el acné, de forma más efectiva que el triclosán. Del mismo modo, el linalool demostró un efecto antiinflamatorio complementario, mientras que el pineno fue el componente más potente del árbol de té y el eucalipto a la hora de suprimir las bacterias que producen el acné.

Algunos estudios se han centrado también en la capacidad de los terpenos para combatir las infecciones por estafilococo resistente a la meticilina (SARM o MRSA en inglés). Se trata de una cepa de la bacteria Staphylococcus aureus resistente a diferentes antibióticos. El pineno ha demostrado ser efectivo a la hora de combatir este tipo de infecciones y otras bacterias resistentes a los antibióticos. Además, la capacidad de los terpenos para mejorar la permeabilidad de la piel y la entrada de otros fármacos puede potenciar aún más los beneficios antibióticos.

Actualmente se sabe que los cannabinoides son útiles para tratar terapéuticamente la depresión, la ansiedad, el insomnio, la demencia o la adicción, entre otros padecimientos. Russo también trató estas patologías en su estudio y concluyó que el limoneno y el linalool podrían contribuir potenciando los efectos del extracto de CBD.

Del mismo modo, estos dos terpenos y el pineno pueden colaborar a la hora de incrementar el efecto del THC en la demencia de los pacientes con Alzheimer. El linalool, junto con el cariofileno y el mirceno, puede aumentar los efectos de varios cannabinoides en los problemas de sueño. Por último, el cariofileno, el mirceno y el pineno podrían ser útiles dando un apoyo adyuvante a la hora de tratar adicciones[1].

En ocasiones, hay patologías que no pueden ser tratadas sólo con un cannabinoide. La sinergia entre diferentes cannabinoides también produce el efecto séquito, muy útil para tratar enfermedades en las que un solo componente no es suficiente. En este sentido, varias publicaciones defienden que el THC explica los principales beneficios medicinales del cannabis, como el efecto analgésico. Sin embargo, hay otros estudios que apoyan que el CBD y otros componentes del cannabis logran sinergia con el THC, potenciando sus beneficios, antagonismo de efectos adversos, y produciendo una menor toxicidad que con el THC solo.

La gama de efectos de los fitocanabinoides es muy amplia y es por eso que hay que seguir investigando su aplicabilidad en futuras aplicaciones terapéuticas[2].

Uno de los mejores consejos a la hora de comprar aceite de CBD es comparar. Comparar entre diferentes proveedores, marcas y compañías que lo comercializan para así escoger el de mayor calidad y que mejor se adapte a tus necesidades. Para ello, te resultará muy útil utilizar el comparador de aceites de CBD. Con este comparador podrás escoger el aceite teniendo en cuenta factores como su calidad, disponibilidad, certificados, precio o incluso opinión del consumidor

 

[1] Russo, E. B. (2011). Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid‐terpenoid entourage effectsBritish journal of pharmacology, 163(7), 1344-1364.

[2] Russo, E., & Guy, G. W. (2006). A tale of two cannabinoids: the therapeutic rationale for combining tetrahydrocannabinol and cannabidiolMedical hypotheses, 66(2), 234-246.