Mucha gente se pregunta: «¿Cuál es la diferencia entre el cáñamo y los productos de marihuana?» Hay muchas diferencias en cuanto a la composición, legalidad y uso de los cannabinoides. Es importante conocer estas diferencias si quieres comprender los usos y efectos de los productos cannabinoides.

Cáñamo y marihuana, dos conceptos diferentes

Los términos «cáñamo» y «marihuana» no son términos científicos. Cuando hablamos de cáñamo, estamos hablando de la planta de cannabis utilizada industrialmente. Generalmente se cultiva en el exterior para maximizar el tamaño del tallo y la producción. No requiere el mismo rigor que la marihuana en cuanto a iluminación, temperatura y humedad, ya que la floración no es el propósito principal.

Por otra parte, el término marihuana es una jerga que se utiliza para la planta de cannabis utilizada con fines médicos o recreativos. Es importante recordar que, en ambos casos, cáñamo y marihuana, estamos hablando de la planta, Cannabis Sativa L.

En el siglo XVIII, Linnaeus describió la Cannabis sativa como una sola especie de cáñamo. Más tarde, la historia propuso tres especies de Cannabis: C. sativa, C. Indica y C. ruderalis. Sin embargo, en los últimos tiempos se han realizado estudios para clasificar C. sativa utilizando ADN genómico de diversos orígenes geográficos del cannabis. Los resultados describieron a la Cannabis sativa L. (Linnaeus) con diferentes subespecies como la Indica y la sativa. [1]

¿Qué son las especies indica, sativa y ruderalis?

Mientras que algunos argumentan que C. sativa L. (Linnaeus) tiene tres subespecies, otros no están de acuerdo, debido a la capacidad de la planta de convertirse en híbridos.

  • Indica, que significa «India» en latín, se encontraba, por lo tanto, principalmente en la India y otros países cercanos como Nepal, el Tíbet y el Pakistán. En concreto, en las regiones montañosas más bien frías y secas. La planta mide entre 0.6 metro y 1 metro de altura. Debido al clima más riguroso, sus numerosas hojas son más anchas que las de la C. sativa, con muchos cogollos más anchos, lo que hace que la planta sea muy densa y se ramifique de forma compacta.
  • C. sativa se encontraba principalmente en zonas calurosas y occidentales. Es una planta bastante alta que mide entre 1.5 metros a 5.5 metros o más y las hojas son muy delgadas.  El período de floración comienza cuando la oscuridad es superior a 11 horas por día. En el pasado se pensaba que la sativa era dominante en Δ-9-tetrahidrocannabinol (THC) y la Indica en el cannabidiol (CBD), pero esto es incorrecto.
  • Ruderalis es probablemente la menos conocida. Se cree que se originó en el sur de Rusia. La planta es bastante pequeña (max. 1 metro de altura), no ramificada y bien adaptada a las bajas temperaturas. Contiene bajos niveles de THC. Esta subespecie de cannabis tiene una capacidad de auto-floración. Esto significa que las flores aparecen debido a la edad de la planta más que a las condiciones de luz. Se utiliza principalmente en cruces, para permitir que los híbridos tengan la misma propiedad auto-floreciente. [2]

¿Cómo se cultivan el cáñamo y la marihuana?

La marihuana se cultiva por sus flores que contienen una abundante cantidad de cannabinoides. Como ya se ha mencionado, se utilizan con fines médicos o recreativos. La marihuana tiene un mayor contenido de THC que las semillas de cáñamo o el aceite de cáñamo. Finalmente, también contiene muchos terpenos y flavonoides.

El cáñamo se cultiva principalmente con fines comerciales. Tiene un inmenso número de posibles aplicaciones, puede ser usado en la producción de suplementos alimenticios, productos para el cuidado de la piel, ropa, textiles, producción de etanol (biocombustible) y biorremediación de metales pesados. [3]

Las diferencias entre el cáñamo y la marihuana se basan en varios factores como la apariencia, el perfil de los cannabinoides, la legislación y en sus usos.

Forma y usos del cáñamo y la marihuana

El cáñamo se cultiva ampliamente en la industria por sus fibras, que pueden permitir la producción de textiles, por ejemplo. Las fibras se encuentran en el tallo de la planta, lo que explica por qué el cáñamo es mucho más grande en tamaño que la marihuana. De hecho, la floración no es el propósito del cáñamo, por lo que las plantas se cultivan muy juntas para crecer hacia arriba y no hacia los lados.

El «cáñamo industrial» produce principalmente CBD, mientras que la marihuana se cultiva por sus mayores flores ricas en THC. Por lo tanto, los productos basados en el cáñamo no producirán ningún efecto psicotrópico. Por otro lado, el CBD tiene varias propiedades farmacológicas. Por último, las semillas de la planta también se utilizan para producir aceite de cáñamo. [4]

El aceite de cáñamo y las semillas de cáñamo se comercializan en línea y fuera de línea como alimentos saludables, semillas, mantequilla, chips de tortilla, pan, dulces con semillas, aderezo para ensaladas, barras de aperitivos, suplementos nutricionales y cosméticos. Además, es sabido que tienen un alto contenido nutritivo, como proteínas, ácidos grasos insaturados y no tienen colesterol, pero también contienen THC.

Debido a los efectos secundarios de los cannabinoides, especialmente △9-tetrahidrocannabinol (THC), diferentes países regulan los límites máximos de THC en los productos de las semillas de cáñamo y el aceite de cáñamo. En el aceite de semillas de cáñamo, las concentraciones de THC son de 0,3 a 19,7 μg/mL y las concentraciones de CBD de 6,6 a 63,4 μg/mL. Además, en Canadá, los niveles de THC de los productos de las semillas de cáñamo deberían ser inferiores al 0,3% del peso total de la planta.

En los EE.UU. es de 1,5 μg/g y de 5 μg/g en Australia, Bélgica, Nueva Zelanda y Corea, según lo especificado por la Asociación Europea de Cáñamo Industrial. Además, la concentración de THC en el aceite de cáñamo es de 5 μg/g en EE.UU. y Alemania y de 10 μg/g en Corea, Taiwán, Nueva Zelanda, Bélgica y Australia. [5]

Legalidad

Al diferenciar entre el cáñamo y la marihuana, se menciona notablemente que el 0,3% corresponde a la cantidad máxima de THC en el cáñamo. Esta cifra proviene de ‘A practical and natural taxonomy for cannabis’ (1976).

Los autores de este informe clasificaron la Cannabis sativa L. subsp. sativa como poseedora de menos del 0,3% de THC y la subsp. Indica como poseedora de más del 0,3% de THC. Este informe fue un estudio básico de la planta de cannabis, que posteriormente se utilizó para establecer un umbral legislativo.[6]

En cuanto al CDB, no fue hasta diciembre de 2017 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó oficialmente que no se clasificara como sustancia controlada a nivel internacional. El Comité de Expertos en Farmacodependencia de la OMS llegó a la conclusión de que «en su estado puro, el cannabidiol no parece tener potencial de abuso ni causar daño». [7]

Perfil cannabinoide de cáñamo y marihuana

En cuanto al perfil de los cannabinoides del cáñamo y la marihuana, la principal diferencia entre estos dos géneros estriba en sus concentraciones de THC y CBD. Como se mencionó anteriormente, el cáñamo contiene altos niveles de Cannabidiol (CBD) y no puede contener más del 0,3% de THC. El THC es el componente que produce efectos psicotrópicos de la planta de cannabis. Por el contrario, la marihuana tiene un mayor porcentaje de THC.

Estos dos tipos de Cannabis Sativa L poseen muchos otros cannabinoides, más de 100 tipos, pero en menores proporciones.[8]

El CBD y el THC son los dos cannabinoides más estudiados por sus propiedades medicinales. A veces incluso se usan juntos. De hecho, se ha demostrado que el CBD disminuye los efectos psicoactivos del THC cuando se usan juntos.[9]

En conclusión. En términos de legalidad, lo que distingue al cáñamo y la marihuana es su concentración de THC. Hoy en día, muchas organizaciones internacionales no se oponen al uso del CDB, lo que hace que el cáñamo sea legal en muchos países, siempre y cuando contenga menos del 0,3% de THC o menos en algunos países. Aunque estas organizaciones formulan recomendaciones, cada país tiene su propia legislación en relación con el cannabis.

En muchos países, el cáñamo es legal para uso industrial pero también por las propiedades terapéuticas del CBD dentro de la planta. También hay algunos países como Canadá y algunos Estados Americanos en los que la marihuana es legal tanto para uso médico como para uso recreativo, pero éstos son la minoría. Sin embargo, cada vez más países, como Alemania, han autorizado la marihuana para fines medicinales. Esto significa que es posible comprar cannabis con más del 0,3% de THC si se tiene una receta médica.

Este artículo está escrito para proporcionar una mejor comprensión de la diferencia entre el cáñamo y la marihuana, que son muy similares pero muy diferentes al mismo tiempo.

[1] Pollio, A. (2016). The Name of Cannabis: A Short Guide for Nonbotanists. Cannabis and Cannabinoid Research, 1(1), 234–238. doi:10.1089/can.2016.0027

[2] Gloss, D. (2015). An Overview of Products and Bias in Research. Neurotherapeutics, 12(4), 731–734.

[3] Das, L., et alt. (2017). Industrial hemp as a potential bioenergy crop in comparison with kenaf, switchgrass and biomass sorghum. Bioresource Technology, 244, 641–649.

[4] Citti, C., et alt. (2019). Cannabinoid Profiling of Hemp Seed Oil by Liquid Chromatography Coupled to High-Resolution Mass Spectrometry. Frontiers in Plant Science, 10.

[5] Jang, E., et alt. (2019). Concentrations of THC, CBD, and CBN in commercial hemp seeds and hempseed oil sold in Korea. Forensic Science International, 110064.

[6] Small, E., & Cronquist, A. (1976). A Practical and Natural Taxonomy for Cannabis. Taxon, 25(4), 405.

[7] World Health Organization, (2020). Cannabidiol, compound of cannabis.

[8] Bruni, N., et alt. (2018). Cannabinoid Delivery Systems for Pain and Inflammation Treatment. Molecules, 23(10), 2478.

[9] Hložek, T., et alt (2017). Pharmacokinetic and behavioural profile of THC, CBD, and THC+CBD combination after pulmonary, oral, and subcutaneous administration in rats and confirmation of conversion in vivo of CBD to THC. European Neuropsychopharmacology, 27(12), 1223–1237.