Cuando se habla de las propiedades medicinales de la planta de cannabis, la mayoría de la gente suele pensar en el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Pero existen otros cannabinoides con beneficios terapéuticos.

El cannabigerol (CBG) es uno de los 113 cannabinoides descubiertos hasta ahora, y parece que tiene mucho potencial. Por ese motivo, esta sustancia está cada vez más en el foco de investigación. Entre otras cosas, al CBG se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antibacterianas.

El cannabigerol también es farmacológicamente interesante porque no es psicotrópico, es decir, no produce el “subidón” típica del cannabis comúnmente asociado con el THC. Además, es abundante en algunas variedades de cáñamo industrial.

Científicos de la Universidad de Barcelona en España investigaron las propiedades del CBG en 2018. Descubrieron que el efecto del fitocannabinoide en el receptor cannabinoide 1 (CB1) es medible. Los resultados de la investigación sugieren que el CBG contribuye a la regulación de la transducción de señales endocannabinoides. [1]

El CBG: ¿Un arma contra los gérmenes resistentes a los antibióticos?

La resistencia a los antibióticos es un problema mundial y amenaza con deshacer los éxitos del pasado en la lucha contra las enfermedades. Los antibióticos se utilizan para tratar infecciones bacterianas graves. Sin embargo, tan pronto como un nuevo medicamento está en el mercado, normalmente no pasa mucho tiempo antes de que aparezcan las primeras resistencias.

Se sabe desde hace mucho tiempo que la Cannabis sativa contiene cannabinoides antibacterianos. Pero el potencial de la planta para combatir la resistencia a los antibióticos solo se ha investigado de manera superficial hasta ahora. En este sentido, una investigación reciente ha examinado este problema. Los científicos canadienses concluyen que el cannabigerol puede ser eficaz contra las infecciones y parar los patógenos multirresistentes. [2]

Quizás el CBG podría convertirse así en una nueva arma en la lucha contra las llamadas superbacterias. Estos gérmenes multirresistentes son una amenaza para la salud pública y han sido un problema en los hospitales durante muchos años. Muchas de estas infecciones hospitalarias son causadas por las SARM (cepas de Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina). Debido a las opciones de tratamiento reducidas, las infecciones graves, como la sepsis, tienen el doble de probabilidades de causar la muerte en el caso de patógenos multirresistentes que en el caso de sepsis con cepas bacterianas susceptibles.

En el estudio comentado, los investigadores probaron cinco cannabinoides por sus propiedades antibióticas. Descubrieron que el cannabigerol es particularmente efectivo a la hora de matar los patógenos de SARM. Las pruebas de laboratorio mostraron que el CBG también puede disolver «biopelículas» de SARM difíciles de deslizar.

Ratones curados con CBG

Después de que el CBG tuviera éxito contra las bacterias en el laboratorio, los investigadores probaron la capacidad del cannabinoide para tratar infecciones en animales.

En una investigación con ratones, se descubrió que el CBG es tan eficaz como la vancomicina para curar las infecciones de SARM. Así, este antibiótico se considera una alternativa efectiva contra los estafilococos multirresistentes.

Para los investigadores, estos resultados «revelan el potencial terapéutico de amplio espectro de los cannabinoides». [2] Sin embargo, se necesita muchas más investigaciones para determinar si el CBG es seguro de usar como antibiótico.

El cannabigerol y la protección de las células nerviosas

La enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington o enfermedad de Alzheimer, junto con otras muchas afecciones, están consideradas enfermedades neurodegenerativas. Provocan una pérdida de función o la muerte de las células nerviosas. La inflamación y el estrés oxidativo tienen un papel importante en este proceso.

Investigadores italianos han descubierto que varios compuestos naturales de la planta de cannabis, como el cannabigerol, pueden tener efectos neuroprotectores contra estas inflamaciones y el estrés oxidativo. De este modo, podrían proteger contra la pérdida de células nerviosas. [3]

En el laboratorio, los científicos demostraron que el tratamiento con CBG protege a las células nerviosas de la muerte celular. El CBG actuó contra la inflamación y el estrés oxidativo. Por lo tanto, los investigadores concluyen que «estos resultados indicaron los efectos neuroprotectores del CBG, que puede ser un tratamiento potencial contra la neuroinflamación y el estrés oxidativo». [3]

En definitiva, podemos sentir curiosidad por saber si el CBG tendrá un papel en el futuro del tratamiento de enfermedades como el Parkinson o el Huntington. Ya en 2015, unos científicos de Madrid habían logrado resultados positivos en una investigación que examinaba el efecto del CBG en ratones con la enfermedad de Huntington. [4]

El CBG y cáncer de colon

Una investigación de Israel destaca el espectro de efectos de los extractos de cannabis en las células de cáncer de colon y los pólipos adenomatosos. La investigación mostró que el CBG, en particular, causaba un estancamiento celular en las células de cáncer de colon y activaba la muerte celular programada. Por lo tanto, los investigadores explican que el cannabigerol tiene un «valor terapéutico potencial en el futuro» en el tratamiento del cáncer colorrectal. [5]

Ya en 2014, una investigación de Italia mostró que el CBG puede tener un efecto positivo en el desarrollo de los tumores en el intestino. Los investigadores utilizaron ratones para entender si el cannabinoide puede proteger contra el desarrollo de los tumores intestinales. Los resultados mostraron que el cannabigerol redujo el crecimiento de células cancerosas en el intestino. [6]

El efecto de aumentar el apetito con el CBG

Se sabe hace mucho tiempo que el cannabis estimula el apetito. Esto, a menudo, se atribuye al ingrediente activo THC. Sin embargo, una investigación del Reino Unido ha demostrado que el CBG no psicotrópico también puede estimular el apetito. En una prueba con ratas, comieron más y con mayor frecuencia después del tratamiento con este cannabinoide. Los investigadores no observaron efectos secundarios. [7]

Por lo tanto, el CBG debe investigarse más a fondo, ya que su uso en la caquexia (pérdida de peso grave) y la pérdida del apetito puede ser de gran interés.

CBG: desplegar las posibilidades

El cannabigerol es un cannabinoide sumamente interesante desde el punto de vista terapéutico ya que, por ejemplo, no produce intoxicación. También tiene unas propiedades antibióticas comprobadas e incluso puede matar los gérmenes SARM, las llamadas «superbacterias» (resistencia a los antibióticos). Esto le da al CBG una gran esperanza en la lucha contra los patógenos multirresistentes y las infecciones hospitalarias altamente problemáticas.

No solo eso, el CBG también ha logrado unos primeros resultados positivos en estudios para otras enfermedades como el cáncer de colon o enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, el corea de Huntington y el Alzheimer.

Además, sus propiedades estimulantes del apetito son de interés médico. De hecho, un estudio mostró que el CBG puede inhibir la actividad de la aldosa reductasa. Esto significa que el cannabigerol también tiene el potencial de combatir las complicaciones diabéticas. [8]

Es esencial una investigación más intensiva sobre el potencial terapéutico del cannabigerol para aprovechar y optimizar este cannabinoide. Por el momento, todavía estamos en el comienzo de su investigación.

[1] Navarro G, Varani K, Reyes-Resina I, et al. Cannabigerol Action at Cannabinoid CB1 and CB2 Receptors and at CB1-CB2 Heteroreceptor Complexes. Front Pharmacol. 2018;9:632. Published 2018 Jun 21. doi:10.3389/fphar.2018.00632

[2] Farha MA, El-Halfawy OM, Gale RT, et al. Uncovering the Hidden Antibiotic Potential of Cannabis. ACS Infect Dis. 2020;6(3):338-346. doi:10.1021/acsinfecdis.9b00419

[3] Gugliandolo A, Pollastro F, Grassi G, Bramanti P, Mazzon E. In Vitro Model of Neuroinflammation: Efficacy of Cannabigerol, a Non-Psychoactive Cannabinoid. Int J Mol Sci. 2018;19(7):1992. Published 2018 Jul 8. doi:10.3390/ijms19071992

[4] Valdeolivas S, Navarrete C, Cantarero I, Bellido ML, Muñoz E, Sagredo O. Neuroprotective properties of cannabigerol in Huntington’s disease: studies in R6/2 mice and 3-nitropropionate-lesioned mice. Neurotherapeutics. 2015;12(1):185-199. doi:10.1007/s13311-014-0304-z

[5] Nallathambi R, Mazuz M, Namdar D, et al. Identification of Synergistic Interaction Between Cannabis-Derived Compounds for Cytotoxic Activity in Colorectal Cancer Cell Lines and Colon Polyps That Induces Apoptosis-Related Cell Death and Distinct Gene Expression. Cannabis Cannabinoid Res. 2018;3(1):120-135. Published 2018 Jun 1. doi:10.1089/can.2018.0010

[6] Borrelli F, Pagano E, Romano B, et al. Colon carcinogenesis is inhibited by the TRPM8 antagonist cannabigerol, a Cannabis-derived non-psychotropic cannabinoid. Carcinogenesis. 2014;35(12):2787-2797. doi:10.1093/carcin/bgu205

[7] Brierley DI, Samuels J, Duncan M, Whalley BJ, Williams CM. Cannabigerol is a novel, well-tolerated appetite stimulant in pre-satiated rats. Psychopharmacology (Berl). 2016;233(19-20):3603-3613. doi:10.1007/s00213-016-4397-4

[8] Smeriglio A, Giofrè SV, Galati EM, et al. Inhibition of aldose reductase activity by Cannabis sativa chemotypes extracts with high content of cannabidiol or cannabigerol. Fitoterapia. 2018;127:101-108. doi:10.1016/j.fitote.2018.02.002