El cáncer de pulmón, la causa más común de muerte por cáncer en todo el mundo, puede ser difícil de tratar. Cada año se gastan miles de millones de euros en la investigación de nuevos tratamientos contra el cáncer que podrían mejorar las tasas de supervivencia. Entre los primeros se encuentran los cannabinoides, compuestos especiales que se encuentran en la planta de cannabis, que se sabe que tienen propiedades antitumorales.

En este artículo, echaremos un vistazo a las últimas investigaciones sobre el CBD y el cáncer de pulmón, para ver si este cannabinoide no intoxicante podría dar esperanza a los millones de pacientes que padecen cáncer de pulmón en todo el mundo.

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón es el crecimiento incontrolado de células anormales en uno o ambos pulmones. Estas células eventualmente forman tumores, obstruyendo la función pulmonar normal y causando síntomas tales como la falta de aliento, tos persistente, dolor en el pecho al toser y toser sangre.

El cáncer de pulmón puede ser causado por fumar cigarrillos, enfermedad pulmonar previa y exposición a químicos como el asbesto.

El cáncer de pulmón es el tercer cáncer más comúnmente diagnosticado en el mundo y, según el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, hubo 2 millones de nuevos casos en 2018. Los tratamientos actuales incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia, dependiendo del estadio del cáncer.

Cannabinoides y el cáncer

Desde 1970, científicos de todo el mundo han investigado las propiedades antitumorales de la planta de cannabis. Su investigación se ha centrado principalmente en el THC (Tetrahidrocannabinol) y el CBD (Cannabidiol), considerados los cannabinoides más activos de la planta.

Muchas de las primeras investigaciones se centraron en el THC en particular: se descubrió que tenía efectos antitumorales en cánceres como el glioblastoma[1]. En ese momento, se pensó que el CBD mostraba menos potencial terapéutico, lo que reflejaba la creencia general de que su falta de efecto intoxicante convertía al CBD en un cannabinoide menos interesante para la investigación.

El CBD no activa directamente los receptores endocannabinoides CB1 o CB2[2], conocidos por ser parcialmente responsables de los efectos anticancerígenos (y psicoactivos) del THC. Sin embargo, los científicos ahora saben que el CBD es, de hecho, una molécula increíblemente compleja con múltiples mecanismos de acción, muchos de los cuales pueden ser antitumorales[3].

Por ejemplo, se sabe que el CBD bloquea el receptor GPR55[4], cuya activación puede aumentar el crecimiento de las células cancerosas[5], y en estudios preclínicos ha causado apoptosis (muerte celular) en cáncer de mama[6], leucemia[7] y neuroblastoma[8].

Cuando se combina con los receptores CB2 de una célula cancerosa, el CBD estimula lo que se conoce como la cascada de caspasa[9], un proceso involucrado en la muerte de las células cancerosas. También se ha descubierto que el CBD limita el crecimiento de tumores al prevenir la angiogénesis[10], es decir, la producción de nuevos vasos sanguíneos.

El CDB y el cáncer de pulmón

Sería fácil pensar que solo porque un compuesto muestre efectos anticancerosos con un tipo de cáncer, debe ser el mismo para todos los demás. Desafortunadamente, el término cáncer debe ser considerado como un término colectivo que se refiere a un grupo de enfermedades que comparten una característica principal, el crecimiento incontrolable de células anormales. La idea de que existe una «cura milagrosa» para el cáncer es engañosa, por lo que es importante examinar todos los tipos de cáncer individualmente.

En un estudio preclínico[11] sobre líneas de cáncer de pulmón y células cancerosas primarias de un paciente con este tipo de tumor, el CBD produjo apoptosis al aumentar la regulación tanto de la COX-2, una enzima pro-inflamatoria, como de PPAR-γ (receptor activado por proliferador de peroxisomas), un tipo de receptor nuclear de tipo II que está codificado por el gen PPARG.

A través de diferentes mecanismos, también se ha encontrado que el CBD limita la invasión de células cancerosas de pulmón. Un estudio[12] encontró que el CBD causó una “inhibición profunda” de un tipo de célula de cáncer de pulmón al disminuir la secreción del inhibidor del activador del plasminógeno-1 (PAI-1). Mientras que otro[13] observó cómo el CDB redujo la metástasis del cáncer de pulmón mediante la inducción de la molécula de adhesión intercelular-1 (ICAM-1).

Hasta ahora, estas investigaciones iniciales sólo explican los mecanismos por los que el CDB puede producir un efecto antitumoral. No han pasado a la siguiente fase crucial de la investigación para comprobar si el CDB reduce los tumores en los modelos animales. Esto significa que estamos a muchos años de saber con seguridad si el CBD es un tratamiento efectivo para el cáncer de pulmón en humanos.

CBD y cáncer de pulmón

Algunas historias de la vida real han llamado la atención tanto de los medios de comunicación como de la comunidad científica. Quizás el caso más llamativo ha sido el del pensionista británico Garry Hill, a quien a los 81 años se le diagnosticó adenocarcinoma (cáncer de pulmón). Dado que le quedaban de 6 a 12 meses de vida, el Sr. Hill declinó la quimioterapia y la radioterapia por estar en sus 80 años, él creía que afectaría negativamente su calidad de vida. Sin embargo, sin que su oncólogo lo supiera, comenzó a tomar dosis bajas de aceite de CBD comprado por Internet.

Cuando en las tomografías computarizadas regulares, los tumores del Sr. Hill comenzaron a encogerse, su asesor le preguntó qué estaba haciendo de forma diferente. El aceite de la CBD fue el único cambio en el estilo de vida del Sr. Hill, e inspiró a su consultor a escribir el artículo Striking lung cancer response to self-administration of cannabidiol: A case report and literature review[14].

Desafortunadamente, una historia de éxito para el CBD y el cáncer de pulmón no es suficiente evidencia de que el cannabinoide sea un tratamiento anticanceroso efectivo. Para que el CBD se convierta en un fármaco aprobado para el cáncer de pulmón en humanos, debe pasar por cinco etapas de ensayos clínicos que cuestan miles de millones de euros.

Mientras tanto, si usted tiene cáncer de pulmón y está considerando tomar aceite de CBD, primero debe tener una conversación con su oncólogo o buscar un médico con experiencia en la prescripción de cannabis medicinal para el cáncer. 

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Guzman, M. et alt. A pilot clinical study of Delta9-tetrahydrocannabinol in patients with recurrent glioblastoma multiforme. Br J Cancer. 2006 Jul 17;95(2):197-203. Epub 2006 Jun 27.

[2] Pertwee RG. The diverse CB1 and CB2 receptor pharmacology of three plant cannabinoids: delta9-tetrahydrocannabinol, cannabidiol and delta9-tetrahydrocannabivarin. Br J Pharmacol. 2008;153(2):199–215. doi:10.1038/sj.bjp.0707442

[3] Massi P, et alt. Cannabidiol as potential anticancer drug. Br J Clin Pharmacol. 2013;75(2):303–312. doi:10.1111/j.1365-2125.2012.04298.x

[4] Christopher M. et alt. Minireview: Recent Developments in the Physiology and Pathology of the Lysophosphatidylinositol-Sensitive Receptor GPR55, Molecular Endocrinology, Volume 25, Issue 11, 1 November 2011, Pages 1835–1848, https://doi.org/10.1210/me.2011-1197

[5] Andradas, C. et alt. Activation of the orphan receptor GPR55 by lysophosphatidylinositol promotes metastasis in triple-negative breast cancer. Oncotarget. 2016 Jul 26; 7(30): 47565–47575.

[6] Shrivastava, A. et alt. Cannabidiol induces programmed cell death in breast cancer cells by coordinating the cross-talk between apoptosis and autophagy. Mol Cancer Ther. 2011 Jul;10(7):1161-72

[7] Gallily, R. et alt. Gamma-irradiation enhances apoptosis induced by cannabidiol, a non-psychotropic cannabinoid, in cultured HL-60 myeloblastic leukemia cells. Leuk Lymphoma. 2003 Oct;44(10):1767-73.

[8] Fisher, T. In vitro and in vivo efficacy of non-psychoactive cannabidiol in neuroblastoma. Curr Oncol. 2016 Mar;23(2):S15-22

[9] Massi, P. et alt. The non-psychoactive cannabidiol triggers caspase activation and oxidative stress in human glioma cells. Cellular and Molecular Life Sciences CMLS September 2006, Volume 63, Issue 17, pp 2057–2066

[10] Solinas M, Massi P, Cantelmo AR, et al. Cannabidiol inhibits angiogenesis by multiple mechanisms. Br J Pharmacol. 2012;167(6):1218–1231. doi:10.1111/j.1476-5381.2012.02050.x

[11] Ramer, R. et alt. COX-2 and PPAR-γ confer cannabidiol-induced apoptosis of human lung cancer cells. Mol Cancer Ther. 2013 Jan;12(1):69-82.

[12] Ramer, R. et alt. Decrease of plasminogen activator inhibitor-1 may contribute to the anti-invasive action of cannabidiol on human lung cancer cells. Pharm Res. 2010 Oct;27(10):2162-74

[13] Ramer, R. et alt. Cannabidiol inhibits lung cancer cell invasion and metastasis via intercellular adhesion molecule-1. FASEB J. 2012 Apr;26(4):1535-48

[14] Sulé-Suso, J. et alt. Striking lung cancer response to self-administration of cannabidiol: A case report and literature review. SAGE Open Med Case Rep. 2019.

No votes yet.
Please wait...
Summary
CDB para el cáncer de pulmón: lo que sabemos hasta ahora
Article
CDB para el cáncer de pulmón: lo que sabemos hasta ahora
Description
Científicos de todo el mundo han investigado las propiedades antitumorales de la planta de cannabis y el uso de CBD para el cáncer de pulmón.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo