La planta del cannabis ha demostrado ser útil a la hora de acompañar los efectos de fármacos tradicionales. También se ha visto que puede hacer que se reduzcan las dosis de otros medicamentos que, tras un consumo prolongado, pueden resultar perjudiciales para la salud de los pacientes. Pese a esto, todavía es difícil afirmar que pueden llegar a sustituir algunas medicinas. Es por eso que varias investigaciones se están centrando en determinar qué fármacos puede sustituir el cannabis medicinal dependiendo de la enfermedad que se trate.

En 2016, la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, publicó un estudio en el que se analizaban las patologías de los pacientes que consumían cannabis terapéutico. Los hallazgos indican que el 63% de los pacientes que participaron en el estudio consumían cannabis como sustituto de otros medicamentos recetados. En concreto, el 30% de ellos sustituía opiáceos farmacéuticos, el 16% benzodiacepinas, un 12% los antidepresivos y el tanto por ciento restante otro tipo de medicinas

[1].

Es interesante que el cannabis medicinal pueda sustituir los opiáceos, pues estos últimos se usan comúnmente para tratar a los pacientes con dolor crónico, aunque hay pocas pruebas de que sean eficaces para el tratamiento de este tipo de patologías a largo plazo. Investigadores de la Universidad de Michigan, al ver que había estudios anteriores que asociaban el cambio en las leyes médicas en relación al cannabis con la disminución de sobredosis de opiáceos en el estado, decidieron preguntar a más de 200 médicos si habían cambiado sus rutinas a la hora de recetar un tipo de medicación u otra y cómo lo estaban sintiendo sus pacientes.

Entre noviembre de 2013 y febrero de 2015 se recogieron datos como cambios en el uso de opiáceos, calidad de vida, clases de medicación utilizadas y efectos secundarios de los medicamentos antes y después del inicio del consumo de cannabis medicinal. Entre los participantes del estudio, el consumo de cannabis medicinal se asoció con una disminución del 64% en el uso de opiáceos, una disminución del número de efectos secundarios de los medicamentos y una mejor calidad de vida (45%).

Después de analizar toda esta información, los investigadores sugirieron que muchos pacientes con dolor crónico están sustituyendo los opiáceos y otros medicamentos por cannabis medicinal para el tratar sus patologías, pues están viendo que los beneficios del cannabis con fines terapéuticos son mayores que en otras clases de fármacos. Asimismo, los pacientes también consideran que los efectos secundarios son mucho más leves que con cualquier tipo de opiáceo o medicamentos[2].

Todos estos datos han servido para llevar a cabo otro ensayo que se ha publicado recientemente. Este estudio evaluó si la capacidad del cannabis medicinal para sustituir opioides se podía aplicar a otras sustancias psicoactivas. Los miembros del dispensario de Nueva Inglaterra completaron una encuesta en línea sobre su historial médico y sus experiencias con el cannabis medicinal. Un 76,7% de ellos indicó que había reducido el consumo de opioides desde que comenzó a usar cannabis terapéutico. Respecto a otras sustancias, un 37,6% redujo el consumo de antidepresivos y un 42% el de alcohol. En resumen, la mayoría de los pacientes reportaron usar menos opiáceos y menos medicamentos, como antidepresivos, o alcohol para tratar la ansiedad, las migrañas y los problemas de sueño después de iniciar terapias con cannabis terapéutico[3]

Pese a que todo indica que el cannabis medicinal podría sustituir muchos medicamentos, estos estudios son pioneros por el hecho de especificar las clases de fármacos recetados para los que se utiliza el cannabis terapéutico como sustituto. Sin embargo, teniendo en cuenta la falta de regulación que hay en algunos casos a la hora de obtener extractos de la planta, es necesario seguir investigando sobre qué fármacos se podrían sustituir por cannabis medicinal.

[1] Lucas, P., & Walsh, Z. (2017). Medical cannabis access, use, and substitution for prescription opioids and other substances: A survey of authorized medical cannabis patients. International Journal of Drug Policy, 42, 30-35.

[2] Boehnke, K. F., Litinas, E., & Clauw, D. J. (2016). Medical cannabis use is associated with decreased opiate medication use in a retrospective cross-sectional survey of patients with chronic pain. The Journal of Pain, 17(6), 739-744.

[3] Piper, B. J., DeKeuster, R. M., Beals, M. L., Cobb, C. M., Burchman, C. A., Perkinson, L., & Abess, A. T. (2017). Substitution of medical cannabis for pharmaceutical agents for pain, anxiety, and sleep. Journal of Psychopharmacology, 0269881117699616.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración.

*Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.