El síndrome del intestino irritable (SII) es una enfermedad común que afecta o agrava el funcionamiento del colon o del intestino grueso de una persona. Los síntomas más comunes que acompañan a este síndrome son diarrea o estreñimiento, dolor abdominal, gases y calambres. A pesar de causar grandes molestias, el SII no conduce a afecciones más graves.

Hasta ahora, la causa exacta de esta enfermedad todavía no se sabe, pero muchos casos muestran un vínculo sospechoso entre el síndrome del intestino irritable y enfermedades o trastornos psiquiátricos como depresión, ansiedad, trastorno bipolar y esquizofrenia.

Curiosamente, tanto el síndrome del intestino irritable como varias dolencias psiquiátricas se están convirtiendo en el objetivo de la investigación del microbioma humano. Microbioma es el nombre del complejo ecosistema de microorganismos extendidos por todo el cuerpo y también dentro del tracto digestivo, y la evidencia existente sugiere que las alteraciones en el microbioma pueden conducir tanto a enfermedades gastrointestinales graves a otras como la angustia psiquiátrica[1].

Muchos estudios también muestran la conexión entre el microbioma y el sistema endocannabinoide, una red de neurotransmisión que se encuentra en diferentes zonas y tejidos de cada mamífero, que ayuda en la regulación de diversos procesos metabólicos[2]. Todavía los estudios científicos sobre el uso de cannabinoides para tratamientos de trastornos gastrointestinales son muy limitados, pero algunos de ellos han identificado una gran cantidad de receptores cannabinoides en el intestino grueso y el intestino delgado.

La interacción entre el sistema endocannabinoide y el microbioma intestinal

Un microbiota es una comunidad ecológica de microorganismos que se encuentran en todos los organismos multicelulares, desde plantas hasta animales. Esta comunidad incluye bacterias, arqueas, protistas, hongos y virus.

Un estudio realizado por Collins SM en 2009 aclaró la capacidad del sistema nervioso central para influir en el microbiota o de la influencia del microbiota en el cerebro y el comportamiento.  Dentro del tracto gastrointestinal, el microbiota actúa sobre el huésped que mantiene la función inmune mucosa normal, la integridad de la barrera epitelial, la motilidad y la absorción de nutrientes. La disfunción de esta acción puede alterar la función gastrointestinal y causar propensión a la enfermedad.

Estudios en animales han mostrado que las perturbaciones del comportamiento, debido al estrés o la ansiedad, pueden cambiar la composición del microbiota, causando una mayor vulnerabilidad a los estímulos inflamatorios en el tracto gastrointestinal[3]. Desafortunadamente, los descubrimientos más recientes en microbioma todavía no han cubierto la conexión entre los microbios, el sistema endocannabinoide y el SII.

Incluso si hay evidencia clara de que el síndrome del intestino irritable es un problema microbiano, y que los microbios pueden influir en el sistema endocannabinoide, el vínculo unívoco entre estos no ha sido bien identificado. Mientras tanto, el cannabis representa una de las opciones más prometedoras para el manejo de síntomas del SII.

En un estudio preclínico publicado en 2007[4] se identificó que una administración oral de cepas específicas de Lactobacillus indujo la expresión de receptores opioides y cannabinoides en las células epiteliales intestinales, y las funciones analgésicas mediadas en el intestino, similar es a los efectos de la morfina en la disminución del dolor.

Cannabis tratando los síntomas del síndrome del intestino irritable

Aunque todavía faltan investigaciones sólidas sobre el cannabis y el SII, hay maneras en que el cannabis medicinal se utiliza como o además de los tratamientos del SII, ya que puede mejorar la calidad de vida en las personas con esta condición. Así es como esta planta puede aliviar tres síntomas primarios del síndrome del intestino irritable:

  • Diarrea: Para aquellos con SII con dominancia diarrea (IBS-D), el cannabis ya ha demostrado la capacidad de reducir la hipermotilidad y disminuir los calambres abdominales. (La hipermotilidad es cuando los alimentos se mueven a través del tracto gastrointestinal demasiado rápido). En este sentido, el cannabis fue uno de los primeros tratamientos utilizados para la diarrea relacionada con el cólera en el siglo XIX[5].
  • Dolor abdominal: La propiedad analgésica de los cannabinoides es otro beneficio importante que los pacientes del síndrome del intestino irritable pueden estar buscando. Se ha demostrado que el cannabis reduce la sensibilidad visceral en las personas con trastornos gastrointestinales.

La «percepción visceral» es una forma de decir sensibilidad interna al dolor. Un estudio de 2004[6] sugiere que hay fuertes evidencias de tratamientos cannabinoides en el manejo de enfermedades intestinales como el síndrome del intestino irritable. En parte, gracias a la capacidad del cannabis para superar el dolor nervioso, tal vez debido a sus propiedades antiinflamatorias. Otra revisión de 2008 [7] mostró el descubrimiento de que el tratamiento cannabinoide puede calmar la sensibilidad y la inflamación en el revestimiento intestinal de las personas con trastornos gastrointestinales. Todos los buenos signos para los pacientes con SII que necesitan alivio.

  • Depresión: Los síntomas mentales del síndrome del intestino irritable son tan importantes para abordar como el físico. Un estudio de roedores publicado en 2016 encontró que el cannabidiol (CBD), un componente no psicoactivo en el cannabis, en una sola dosis, comenzó efectivamente a aliviar los comportamientos antisociales y reducir el comportamiento similar a la ansiedad en minutos. Por otra parte, este estudio demostró que el CBD continuó trabajando con el tiempo mucho más que los medicamentos antidepresivos comunes, que requieren hasta seis semanas para ser eficaz[8].

Estos síntomas pueden ser causados por una infección, pero el descuido de la dieta también pueden ser una causa de ataques discretos. Los tratamientos utilizados hasta ahora para hacer frente a este síntoma incluyen agentes atropínicos, antidepresivos y otros medicamentos, afectando a una miríada de sistemas de neurotransmisores, a menudo sin beneficios adecuados.

La importancia del sistema endocannabinoide en las funciones gastrointestinales

El hecho de que los endocannabinoides son importantes en la función gastrointestinal es muy destacado por el hecho de que 2-arachidonilglicerol (2-AG) fue aislado, por primera vez en 1995, en el intestino canino[9]. También exploró los mecanismos vaniloides en el síndrome del intestino irritable, y vale la pena enfatizar que la anandamida es un agonista endógeno en los receptores VR1, al igual que el cannabidiol fitocannabinoide (CBD) [10].

Al mismo tiempo, Pertwee ha estudiado a fondo la relación de los cannabinoides y la función gastrointestinal. En su estudio se encontró que el sistema nervioso entérico de los mamíferos expresa CB1 y la estimulación deprime la motilidad gastrointestinal, especialmente a través de la inhibición de la liberación de neurotransmisor contráctil.  Los efectos observados resultantes, como retrasar el vaciado gástrico y ralentizar la motilidad entérica, han demostrado que están mediados tanto a nivel cerebral como dentro del tracto gastrointestinal. Estos efectos se oponen a los antagonistas de CB1, apoyando que la motilidad gastrointestinal está bajo el control del sistema endocannabinoide.

También se ha demostrado que la inflamación intestinal crónica resulta en una regulación o sensibilización de los receptores cannabinoides. El CBD tiene poco efecto revelado sobre la motilidad intestinal en sí mismo, pero sinérgicamente con el THC, mejora el efecto regulador. Según esta tesis, Di Carlo e Izzo[11]  sugirieron tratamientos con fármacos cannabinoides para hacer frente a problemas del SII en humanos.

Aunque estos estudios ni siquiera se han realizado hasta ahora, hay evidencia de que el cannabis tiene una larga historia en el tratamiento del cólera, cólicos intestinales y trastornos relacionados, y existen testimonios de pacientes que intentan tratar el síndrome del intestino irritable con cannabis medicinal. Todas estas afirmaciones sugieren que los endocannabinoides pueden representar la diana neuromoduladora terapéutica más prometedora, y que los tratamientos fitocannabinoides podrían representar un enfoque terapéutico más eficaz y seguro hasta el momento.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Yu-Ming Chang, Mohamad El-Zaatari & John Y Kao (2014). Does stress induce bowel dysfunction? Expert Review of Gastroenterology & Hepatology Vol. 8, Iss. 6

[2] P. D. Cani (2012). Crosstalk between the gut microbiota and the endocannabinoid system: impact on the gut barrier function and the adipose tissue. Volume 18, Issue s4.

[3] Stephen M. Collins, Premsyl Bercik (2009). The relationship between intestinal microbiota and the central nervous system in normal gastrointestinal function and disease. Gastroenterology, Volume 136, Issue 6, Pages 2003–2014.

[4] Christel Rousseaux, Xavier Thuru et alt. (2007). Lactobacillus acidophilus modulates intestinal pain and induces opioid and cannabinoid receptors. Nature Medicine Volume 13, Pages 35–37.

[5] Ed Rosenthal, Dale H. Gieringer (1997). Marijuana Medical Handbook: Practical Guide to Therapeutic Uses of Marijuana. Chapter 3, pag.55.

[6] Pamela J Hornby and Stephen M Prouty (2004). Involvement of cannabinoid receptors in gut motility and visceral perception. British Journal of Pharmacology, 141, 1335–1345.

[7] K L Wright, M Duncan and K A Sharkey (2008). Cannabinoid CB2 receptors in the gastrointestinal tract: a regulatory system in states of inflammation. Br J Pharmacol, 153(2): 263–270.

[8] Linge R, Jiménez-Sánchez L et alt. (2016). Cannabidiol induces rapid-acting antidepressant-like effects and enhances cortical 5-HT/glutamate neurotransmission: role of 5-HT1A receptors. Neuropharmacology, 103:16-26.

[9] Raphael Mechoulam, Lumir Hanus, David R. Compton et alt, (1995). Identification of an endogenous 2-monoglyceride, present in canine gut, that binds to cannabinoid receptors. Biochemical Pharmacology 50(1):83-90.

[10]Tiziana Bisogno, Lumir Hanus, Luciano De petrocellis, Vincenzo Di Marzo (2001). Molecular targets for cannabidiol and its synthetic analogues: Effect on vanilloid VR1 receptors and on the cellular uptake and enzymatic hydrolysis of anandamide. British Journal of Pharmacology 134(4):845 – 852.

[11] Giulia Di Carlo and Angelo Izzo, (2003). Cannabinoids for gastrointestinal diseases: Potential therapeutic applications. Expert Opinion on Investigational Drugs 12(1):39-49.

No votes yet.
Please wait...
Summary
Tratamiento con cannabis medicinal para el síndrome del intestino irritable (SII)
Article
Tratamiento con cannabis medicinal para el síndrome del intestino irritable (SII)
Description
El cannabis medical puede ayudar a prevenir y tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo