El autismo es un trastorno neurológico del desarrollo. Los expertos a menudo se refieren a él como Trastorno del Espectro de Autismo (TEA), ya que hay diferentes formas del trastorno. El cannabis medicinal podría ser una opción para aliviar los síntomas que acompañan al autismo, como los trastornos del sueño, la ansiedad o la ira.

¿Qué es el trastorno del espectro de autismo?

Los médicos distinguen los trastornos del espectro de autismo entre el autismo de la primera infancia (síndrome de Kanner), el síndrome de Asperger y el autismo atípico. El término Trastorno del Espectro de Autismo sirve como término genérico para la gama de trastornos autistas.

Todos los trastornos del desarrollo comienzan en la infancia y continúan hasta la edad adulta. Sin embargo, la gravedad del trastorno puede variar enormemente. La mayoría de las personas autistas tienen impedimentos severos y necesitan apoyo y ayuda a lo largo de sus vidas. Sin embargo, algunos también pueden tener vidas relativamente independientes y autónomas.

Principales características del autismo

La mayoría de los niños con autismo muestran déficits en su desarrollo intelectual. Sin embargo, también es típico que tengan un talento especial en un área, por ejemplo, tocar el piano o las matemáticas.

Las principales características del autismo son:

  • Interacción social deficiente
  • Comunicación alterada
  • Intereses y patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados [1]

Problemas en las relaciones interpersonales

Las personas con autismo muestran poco interés en las interacciones sociales y pueden tener dificultades para intentarlo. Tienden a cerrarse a las personas. Puede ser difícil para ellos evaluar las señales sociales y emocionales, así como las dificultades de autoexpresión. Por lo tanto, sus reacciones a los sentimientos de los demás suelen ser inapropiadas o incómodas para las personas. Esto puede llevar a un estereotipo de que las personas con autismo son inabordables.

Trastorno en la comunicación

La comunicación suele ser limitada. Pueden mostrar anormalidades en el habla y retrasos en el desarrollo del habla. Debido al deterioro en el uso del lenguaje, una conversación mutua a menudo no es posible. El 50% de las personas con autismo en la primera infancia no adquieren el lenguaje en absoluto. [2]

Comportamiento estereotípico

Los intereses y actividades de las personas con TEA también están restringidos. Su comportamiento se caracteriza por un comportamiento compulsivo o estereotipado. Esto significa que las tareas cotidianas se realizan de acuerdo a una rutina fija. Los cambios en estas rutinas pueden conducir a problemas importantes. Pero también, por ejemplo, una nueva decoración en la sala de estar puede causar una fuerte reacción negativa en las personas autistas. A veces se añaden movimientos motrices incontrolables como balancearse o agitarse.

Otras limitaciones y enfermedades concomitantes

Además de los trastornos mencionados anteriormente, las personas con autismo suelen sufrir otros trastornos concomitantes, como ansiedad, trastornos del sueño, epilepsia, trastornos de la alimentación, agresión y comportamiento autodestructivo. [3]

Causas del autismo

El desarrollo del autismo no se ha aclarado hasta hoy, a pesar de las extensas investigaciones. Hay un consenso científico de que el trastorno no tiene nada que ver con la frialdad emocional de los padres. Además, también se ha refutado la suposición de que la vacuna MMR (sarampión, paperas, rubéola) está implicada en el desarrollo del autismo. Esta explicación se remonta a un estudio de 1998, que fue retirado oficialmente en 2010.

Además, «tampoco hay pruebas que sugieran que cualquier otra vacuna infantil pueda aumentar el riesgo de TEA», dice la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Los exámenes de las pruebas de la posible asociación entre el conservante tiomersal y los adyuvantes de aluminio contenidos en las vacunas inactivadas y el riesgo de TEA concluyeron firmemente que las vacunas no aumentan el riesgo de TEA». [4]

Todas las formas de autismo se basan en causas neurobiológicas. Estas incluyen factores genéticos, pero la disfunción cerebral o el daño cerebral también pueden jugar un papel. [5] Además, los expertos sugieren que varias influencias ambientales, como una infección de rubéola durante el embarazo, pueden jugar un papel.

Autismo: Terapia

La terapia que se utiliza en los niños con autismo depende de la forma de autismo y de la gravedad del trastorno. En general, es importante que el tratamiento comience en la primera infancia. Hoy en día, los médicos utilizan la terapia multimodal, por ejemplo, la terapia conductual, la terapia ocupacional y el aprendizaje del idioma. El asesoramiento y la formación de los padres también desempeñan un papel importante.

Hasta ahora, no hay ninguna terapia que trate eficazmente los principales síntomas del trastorno del espectro autista. Hoy en día, sólo se tratan las comorbilidades, es decir, las enfermedades o trastornos que se producen además del autismo. Por ejemplo, se utilizan medicamentos antiepilépticos para la epilepsia o antidepresivos para la depresión y la ansiedad.

¿Los cannabinoides ayudan con el trastorno del espectro de autismo?

El sistema endocannabinoide (SEC) de nuestro cuerpo está involucrado en la regulación de las reacciones sociales, las percepciones, la concentración, las convulsiones, los movimientos corporales y mucho más. Dado que aún falta un tratamiento efectivo de los síntomas centrales del autismo, los investigadores están cada vez más interesados en los cannabinoides. El enfoque está principalmente en el cannabidiol (CBD).

El cannabis podría utilizarse como monoterapia y como tratamiento complementario. En otras palabras, podría utilizarse para la terapia de las afecciones acompañantes, así como para el tratamiento de los principales síntomas del autismo. Los mecanismos por los cuales los cannabinoides modulan el SEC podrían ser la clave para ello. [6]

En 2018, los investigadores investigaron los datos disponibles sobre los cannabinoides entre los pacientes jóvenes con TEA.

El resultado de su trabajo: «El Cannabidiol parece ser un candidato para el tratamiento del TEA. Sin embargo, en la actualidad no hay datos preclínicos o clínicos convincentes que demuestren la eficacia y la seguridad del tratamiento con cannabinoides en los pacientes con TEA». [7] 

El CBD como terapia para aliviar los síntomas del ASD

Todavía no hay suficientes estudios e investigaciones sobre el efecto de los cannabinoides en el trastorno del espectro autista. Por lo tanto, es necesario seguir investigando para comprender mejor sus efectos. Sin embargo, ya se ha demostrado que el CBD en particular puede ser eficaz como tratamiento de las enfermedades secundarias del autismo, como los trastornos del sueño, la ansiedad y la epilepsia. [8]

El Dr. Aran, junto con sus colegas en Israel, realizó un estudio con 60 niños que sufrían de autismo. En el tratamiento se utilizó cannabis rico en cannabidiol. El resultado: en el 61% de los niños, los arrebatos de conducta disminuyeron significativamente. El tratamiento también mostró un efecto positivo en la ansiedad y los problemas de comunicación. Sin embargo, entre los efectos secundarios indeseables se encontraban los trastornos del sueño (14%), la irritabilidad (9%) y la pérdida de apetito (9%). El equipo de investigación concluyó a partir de estos resultados que el CBD es una opción de tratamiento prometedora para los problemas de comportamiento en niños con TEA. [8]

Otro aspecto interesante de este estudio es que no sólo mejoraron los síntomas, sino que en algunos niños también se pudo reducir la medicación básica. El 82% de los participantes fueron tratados con otros medicamentos además del cannabis, como antipsicóticos, estabilizadores del estado de ánimo o benzodiacepinas. Después del tratamiento con cannabis, el 33% de los niños recibieron menos medicación o una dosis más baja, el 24% dejó de tomar la medicación y el 8% recibió más medicación o una dosis más alta.

Otro estudio apoya las pruebas positivas de la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento del autismo: los científicos analizaron los datos de 188 pacientes con trastornos del espectro autista tratados con cannabis medicinal entre 2015 y 2017. En la mayoría de los pacientes se utilizó aceite de cannabis que contenía un 30% de CBD y un 1,5% de THC.[9]

Los investigadores llegan a la conclusión de que el cannabis medicinal parece ser una opción bien tolerada, segura y aparentemente eficaz para aliviar los síntomas asociados con el autismo. En particular, el cannabis puede ser útil para el tratamiento de las convulsiones, los tics, la depresión, la agitación y las rabietas. En general, más del 80% de los padres informaron de una mejora significativa o moderada en el estado general de su hijo.

Conclusión

En resumen, existen pruebas considerables de que el cannabis medicinal puede ayudar en el tratamiento de los síntomas del TEA. Las medicinas de cannabis ricas en CBD han mostrado especialmente resultados positivos. Sin embargo, los resultados de los estudios no son concluyentes, ya que no todos los estudios muestran mejoras para los mismos síntomas: «Los estudios revelaron resultados mixtos y no concluyentes de los efectos del cannabis para todas las afecciones, excepto la epilepsia». [6]

Los investigadores también señalan que, aunque el cannabis medicinal parece ser prometedor para el tratamiento de los síntomas básicos de la enfermedad, se necesitan recomendaciones basadas en pruebas para garantizar la seguridad y la eficacia. [6]

La ciencia aún no ha demostrado cómo ayudan los cannabinoides al autismo. Por lo tanto, es importante llevar a cabo más investigaciones para comprender mejor los efectos del cannabis en los pacientes con TEA. Actualmente se está llevando a cabo un estudio controlado por placebo con cannabidivarina (CBDV) en los EE.UU. para investigar los efectos de los cannabinoides no psicoactivos en niños y jóvenes con autismo. [10] Los resultados de este estudio clínico se esperan con impaciencia. 

[1] Freitag: Autismus-Spektrum Störung nach DSM-5. Zeitschrift für Kinder- und Jugendpsychiatrie und Psychotherapie (2014), 42, pp. 185-192.

[2] Reinhardt et al.: Therapie der Krankheiten im Kindes- und Jugendalter. 8. Auflage Springer (2007)

[3] Landa, R. J. Diagnosis of autism spectrum disorders in the first 3 years of life. Nature Clin. Pract. Neurol. 4, 138–147 (2008).

[4] World Health Organisation (2019) Autism spectrum disorders, Available at: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/autism-spectrum-disorders  (Accessed: 1st April 2020).

[5] Remschmidt, Kamp-Becker: Das Asperger-Syndrom – eine Autismus-Spektrum-Störung. In: Ärzteblatt. Band: 104, Nummer: 13, 2007, p. 873-882.

[6] Agarwal, R., Burke, S.L. & Maddux, M. Current state of evidence of cannabis utilization for treatment of autism spectrum disorders. BMC Psychiatry 19, 328 (2019).

[7] Poleg, S., Golubchik, P., Offen, D., & Weizman, A. (2018). Cannabidiol as a suggested candidate for treatment of autism spectrum disorder. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry.

[8] Aran, A., et alt (2018). Brief Report: Cannabidiol-Rich Cannabis in Children with Autism Spectrum Disorder and Severe Behavioral Problems – A Retrospective Feasibility Study. Journal of Autism and Developmental Disorders.

[9] Bar-Lev Schleider, L., Mechoulam, et alt (2019). Real life Experience of Medical Cannabis Treatment in Autism: Analysis of Safety and Efficacy. Scientific Reports, 9(1).

[10] Cannabidivarin (CBDV) vs. Placebo in Children With Autism Spectrum Disorder (ASD). NIH. U.S. National Library of Medicine. (2019).