Los trastornos del espectro autista (TEA) son una clase de trastornos del neurodesarrollo, definidos por deficiencias cualitativas en la comunicación y el funcionamiento social. Frecuentemente estos trastornos vienen acompañados por patrones repetitivos y estereotipados de comportamiento e interés, generalmente notificados por los padres durante los primeros tres años de vida de sus hijos. Con este artículo, queremos reflexionar sobre cómo el cannabis medicinal podría ayudar a mejorar la calidad de vida de los niños con autismo.

Síntomas detectados en niños con autismo

Los trastornos o síntomas comórbidos son:

  • psiquiátricos (ansiedad, depresión, obsesivo compulsivo),
  • comportamiento (agresivo, irritabilidad, autolesión),
  • sensoriales (sensibilidad táctil y auditiva),
  • neurológicos (tics, convulsiones y epilepsia),
  • gastrointestinales (reflujo gastroesofágico, estreñimiento, selectividad alimentaria),
  • de desarrollo (cognitivo, lenguaje, hiperactividad, hipotonía),
  • e interrupción del sueño.

Entre los trastornos del espectro autista, se incluye el síndrome de Asperger, un trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera y el autismo. Alrededor de 1 de cada 150 niños tiene un TEA, con los varones especialmente afectados. Debido a que los trastornos son multifactoriales y altamente genéticos, no hay cura

[1]. Los genes que afectan la maduración sináptica están implicados, lo que altera las conexiones entre las neuronas y produce un mal procesamiento de la información en el cerebro[2].

Alrededor del 40% de los niños con TEA no responden bien al tratamiento médico convencional. En consecuencia, un alto porcentaje de padres está buscando ayuda alternativa como los dos cannabinoides principales que se encuentran en la planta de cannabis: cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabinol (THC). Los cannabinoides activan el sistema endocannabinoide y regulan una variedad de procesos fisiológicos y cognitivos.

Cannabis medicinal y TEA

Un fármaco basado en THC (Dronabinol) ha mostrado una mejora en el manejo del comportamiento de autolesión resistente al tratamiento en pacientes adolescentes con discapacidad intelectual a los 6 meses de seguimiento[3]. Mientras que el CBD tiene propiedades antipsicóticas, ansiolíticas, antioxidantes, antiinflamatorias y antiepilépticas. Además no es psicoactivo.

En 2018, un breve informe sobre el cannabis rico en canabidiol en niños con trastorno del espectro autista se publicó en el Journal of Autism and Developmental Disorders. El autor demostró en el estudio que después de administrar el cannabis como terapia adyuvante, se produjo una mejora considerable en el comportamiento (61%), ansiedad (39%) y problemas de comunicación (47%).

En el estudio, el tratamiento consistió en una combinación de CBD y THC, en una proporción de 20: 1, respectivamente, tomada por vía sublingual de dos a tres veces al día durante 2-4 semanas, con dosis aumentadas según el efecto y la tolerabilidad. Los eventos adversos se resolvieron ajustando la dosis nocturna y la edad de los pacientes fue de 5 a 18 años. Basándose en los resultados prometedores, el investigador sugiere una mayor investigación en estudios controlados[4].

En 2019, se publicó otro informe científico en Nature. El objetivo del estudio era caracterizar a los pacientes con TEA que reciben tratamiento médico con cannabis para su autismo y describir su seguridad y eficacia. Los datos analizados se recopilaron entre 2015 y 2017 como parte del programa de tratamiento en 188 pacientes con TEA.

El tratamiento se basó en el aceite de cannabis, que contenía un 30% de CBD y un 1,5% de THC, administrado tres veces al día en la mayoría de los pacientes (5 a 19 años). Después de seis meses de tratamiento, 155 pacientes estaban en tratamiento activo y 93 (60%) fueron evaluados: 28 pacientes (30.1%) reportaron una mejoría significativa, 50 (53.7%) moderada, 6 (6.4%) leve y 8 (8.6 %) no tuvieron cambio en su trastorno. La calidad de vida, el sueño, la concentración, las convulsiones, el estado de ánimo positivo y la capacidad de vestirse y bañarse de forma independiente también mejoraron después de seis meses.

Los medicamentos crónicos concomitantes más comunes en la ingesta fueron antipsicóticos, antiepilépticos, antidepresivos e hipnóticos. Los antipsicóticos fueron tomados por 55 (33.9%) pacientes, y a los 6 meses, 11 (20%) pacientes dejaron de tomar este medicamento. En general, se reportó una disminución en el consumo de medicamentos en 23 (34.3%) pacientes. Se experimentó inquietud, como el efecto secundario más frecuente en 23 pacientes (25,2%). Las razones para dejar de hacer el tratamiento fueron: efectos secundarios y ningún efecto terapéutico.

En conclusión, los cannabinoides parecen ser seguros, efectivos y bien tolerados para aliviar los síntomas asociados con el TEA. El mecanismo de los efectos de los cannabinoides puede implicar la regulación de la transmisión de GABA y glutamato, así como la liberación de vasopresina y oxitocina. Un desequilibrio de excitación e inhibición de la señalización de GABAergic y glutamatergic en diferentes regiones del cerebro es característico del TEA.

Por otra parte, la vasopresina y la oxitocina son neurotransmisores que fortalecen la interacción social, reducen el comportamiento repetitivo, controlan la información social y mejoran el reconocimiento emocional. Se encontró que el CDB mejora la oxitocina y la vasopresina durante las actividades sociales, según la literatura sobre cannabis medicinal y niños con autismo[5].

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Landa, R. J. Diagnosis of autism spectrum disorders in the first 3 years of lifeNature Clin. Pract. Neurol. 4, 138–147 (2008).

[2] Levy SE, Mandell DS, Schultz RT. Autism. Lancet. 2009;374(9701):1627-1638.

[3] Kruger, T. & Christophersen, E. An open label study of the use of dronabinol (Marinol) in the management of treatment-resistant self-injurious behavior in 10 retarded adolescent patients. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics 27, 433 (2006).

[4] Aran, A., Cassuto, H., Lubotzky, A., Wattad, N., & Hazan, E. (2018). Brief Report: Cannabidiol-Rich Cannabis in Children with Autism Spectrum Disorder and Severe Behavioral Problems—A Retrospective Feasibility Study. Journal of Autism and Developmental Disorders.doi:10.1007/s10803-018-3808-2

[5] Bar-Lev Schleider, L., Mechoulam, R., Saban, N., Meiri, G., & Novack, V. (2019). Real life Experience of Medical Cannabis Treatment in Autism: Analysis of Safety and Efficacy. Scientific Reports, 9(1).doi:10.1038/s41598-018-37570-y

 

Rating: 4.0/5. From 4 votes.
Please wait...
Summary
El cannabis medicinal podría ayudar a niños con autismo
Article
El cannabis medicinal podría ayudar a niños con autismo
Description
Los niños con autismo muestran los signos de su condición en los primeros 3 años de vida. El cannabis medicinal puede ser un tratamiento alternativo para niños con autismo.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo