La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Charcot, es una enfermedad neurodegenerativa mortal que se caracteriza por la parálisis progresiva de los músculos que participan en el movimiento muscular, como las piernas, los brazos, la respiración, la deglución y el habla. Sin embargo, las funciones cognitivas y sensoriales no se ven afectadas.

Esta enfermedad, que es principalmente esporádica (una enfermedad que afecta a los individuos de forma aislada), se manifiesta generalmente entre los 50 y 70 años. La prevalencia de esta rara enfermedad es de 2,16 pacientes por cada 100.000 personas en Europa, con casos ligeramente más frecuentes en los hombres (3 por 100.000) que en las mujeres (2,14). La esperanza media de vida a partir del diagnóstico es de 3 a 5 años, aunque en casos raros los pacientes pueden vivir más tiempo. Es el caso de Stephen Hawking.

Esclerosis lateral amiotrófica: síntomas y origen

Durante la ELA, se produce una degeneración de las neuronas motoras (células nerviosas que controlan los movimientos del cuerpo) en la médula espinal, el tronco cerebral y la corteza motora. La muerte progresiva de las neuronas motoras superiores e inferiores hace que los músculos se debiliten y se atrofien debido a la inactividad, dando lugar a una parálisis completa. [1]

Aunque las razones de esta degeneración aún no se conocen con exactitud, los científicos han planteado varias hipótesis. Una de ellas teoriza que un nivel extremadamente alto de glutamato (un neurotransmisor), debido a una absorción reducida, podría ser responsable del agotamiento neuronal y conducir a la excitotoxicidad (alteración neuronal), el estrés oxidativo (agresión celular), la disfunción mitocondrial (trastorno de la cadena celular respiratoria), la neuroinflamación y la desregulación del metabolismo celular. [2]

Terapia con cannabis: ¿Una alternativa para la ELA?

El aumento del interés científico en el cannabis y su potencial terapéutico ha alentado a los investigadores a estudiar su posible utilización en el tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica. Aunque todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones debido a la falta de estudios clínicos sobre el tema, los estudios preclínicos realizados en animales han mostrado resultados alentadores.

El papel del sistema endocannabinoide en la ELA

Descubierto bastante tarde (1990), el sistema endocannabinoide (SEC) es un sistema de neurotransmisión esencial para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Asegura la homeostasis, es decir, el mantenimiento del equilibrio interno del cuerpo, y regula varios procesos fisiológicos como el dolor, la inflamación, el apetito, las emociones, etc.

Los estudios preclínicos en animales (ratones) han demostrado el papel del sistema endocannabinoide en la fisiopatología de la ELA.  De hecho, sugieren que un fallo en el funcionamiento homeostático del sistema neuromuscular, potencialmente debido a una deficiencia de endocannabinoides (cannabinoides producidos por el cuerpo), podría ser la causa de la interrupción de los procesos fisiológicos observados en las personas con ELA. [3]

Se ha demostrado que la activación del SEC reduce la excitotoxicidad, la neuroinflamación y el daño celular oxidativo. Los endocannabinoides se usan para activarlo y tienen un papel importante en la protección del sistema nervioso. Una deficiencia de estos explicaría la fisiopatología de la ELA.  Así, los cannabinoides exógenos (externos al cuerpo) presentes en la planta de cannabis, como el Cannabidiol (CBD) y el Tetrahidrocannabinol (THC), pueden activar el SEC y disminuir la progresión de la enfermedad.  [4]

Estudios preclínicos prometedores

Los estudios in vivo en ratones murinos sugieren que el THC puede actuar como agente neuroprotector, mejorando las habilidades motoras y aumentando el tiempo de supervivencia hasta un 5% debido a sus potenciales efectos antiglutamatérgicos y antioxidantes. [5]

Se han realizado unos diez estudios preclínicos en ratones transgénicos con ELA. Siete de estos estudios mostraron un aumento en la supervivencia de los ratones después de un tratamiento basado en los cannabinoides. Los resultados de los estudios sugieren que el tratamiento con cannabinoides puede retrasar el avance de la enfermedad, aunque se necesitan más estudios.  [6]

Los efectos del cannabis terapéutico en los seres humanos

En la actualidad, no existen estudios clínicos concretos sobre los efectos del cannabis terapéutico en la ELA que puedan confirmar su eficacia.

Los únicos datos experimentales son informes anecdóticos de pacientes que describen los efectos del cannabis en sus síntomas.  Estos incluyen la mejora del dolor, los espasmos musculares, la espasticidad, la depresión, el apetito y el control de la saliva. Un estudio cruzado aleatorio, doble ciego, en personas con esclerosis lateral amiotrófica mostró que el THC oral era seguro y resistente a las sobredosis. [7]

El Hospital Universitario de la Costa de Oro (Australia) está llevando a cabo un ensayo clínico aleatorio, a doble ciego y controlado por placebo en personas con ELA para determinar la eficacia del cannabis medicinal para frenar la progresión de la enfermedad. 30 personas de entre 25 y 75 años participarán en el estudio de seis meses de duración, cuyos resultados se publicarán pronto en una revista.  [8]

En general, la situación del cannabis y la esclerosis lateral amiotrófica es similar a la de principios de este siglo, con informes anecdóticos de pacientes sobre su posible eficacia, seguidos de ensayos clínicos aleatorios bien diseñados que pueden examinar adecuadamente el beneficio terapéutico del cannabis o los endocannabinoides en el tratamiento de los síntomas o su potencial de modificación de la enfermedad.

[1] Pryce, G., & Baker, D. (2015). Endocannabinoids in Multiple Sclerosis and Amyotrophic Lateral Sclerosis. Endocannabinoids, 213–231. doi:10.1007/978-3-319-20825-1_7

[2] Turner, M. R., et alt. (2013). Mechanisms, models and biomarkers in amyotrophic lateral sclerosis. Amyotrophic Lateral Sclerosis and Frontotemporal Degeneration, 14(sup1), 19–32. doi:10.3109/21678421.2013.778554

[3] Bedlack, R. S., et alt. (2015). Complementary and Alternative Therapies in Amyotrophic Lateral Sclerosis. Neurologic Clinics, 33(4), 909–936. doi:10.1016/j.ncl.2015.07.008

[4] Urbi, B., et alt. (2019). Study protocol for a randomised, double-blind, placebo-controlled study evaluating the Efficacy of cannabis-based Medicine Extract in slowing the disease progression of Amyotrophic Lateral sclerosis or motor neurone Disease: the EMERALD trial, doi: 10.1136/bmjopen-2019-029449.

[5] Giacoppo S, Mazzon E. Can cannabinoids be a potential therapeutic tool in amyotrophic lateral sclerosis?. Neural Regen Res 2016;11:1896-9 , DOI: 10.4103/1673-5374.197125

[6] Urbi, B., et alt. (2018). Effects of cannabinoids in Amyotrophic Lateral Sclerosis (ALS) murine models: A systematic review and meta-analysis. Journal of Neurochemistry. doi:10.1111/jnc.14639

[7] Giacoppo S, Mazzon E. Can cannabinoids be a potential therapeutic tool in amyotrophic lateral sclerosis?. Neural Regen Res 2016;11:1896-9 , DOI: 10.4103/1673-5374.197125

[8] Urbi, B., et alt. (2019). Study protocol for a randomised, double-blind, placebo-controlled study evaluating the Efficacy of cannabis-based Medicine Extract in slowing the disease progression of Amyotrophic Lateral sclerosis or motor neurone Disease: the EMERALD trial, doi: 10.1136/bmjopen-2019-029449.