Tras cumplir los 40 años, la fertilidad de la mayoría de las mujeres baja. Este proceso es completamente normal. Sin embargo, esta fase implica un trastorno y un cambio hormonal que puede mostrarse por afecciones físicas muy perturbadoras como altibajos emocionales, sofocos o la interrupción del sueño. En algunos casos, esto tiene un impacto considerable en la calidad de la vida de las mujeres afectadas. Los cannabinoides pueden ayudar a mejorar estos síntomas.

El período climaterio – un trastorno en varias fases

Entre los años 40 y 50, el ciclo menstrual de una mujer ya es irregular. El cuerpo reduce gradualmente la producción de estrógeno, la hormona sexual femenina. Este periodo del cambio hormonal se llama menopausia o el período del climaterio. Es la transición de la fase reproductiva (fértil) a una fase infértil de la vida.

En promedio, las mujeres de Europa Central tienen su ciclo final a los 52 años. Sin embargo, hay posibles variaciones de unos años. Este periodo se conoce como menopausia. Con ella, la mujer pierde la oportunidad de quedarse embarazada. Los óvulos de la mujer empiezan a formar cuando todavía es un embrión. Con la menopausia, ya no es viable por la reproducción de esta cantidad de óvulos – la reserva ovárica.

El tiempo que una mujer experimenta la menopausia solo se determina retrospectivamente, tras el fin de la menstruación por 12 meses. Ahí empieza el periodo posmenopáusico.

Los médicos categorizan la menopausia en las fases siguientes:

  • Premenopausia: El periodo entre la aparición del primer ciclo menstrual irregular y el final periodo menstrual. (Entre los 40 y 50)
  • Menopausia: El periodo de la última menstruación. (Promedio de 52 años)
  • Postmenopausia: 12 meses después del último ciclo menstrual y hasta la edad de 65. (Después de eso, los médicos usan el vocablo “senium”)
  • Perimenopausia: Un periodo de uno o dos años alrededor de la menopausia.

Las molestias durante la menopausia

El resultado del primer trastorno del ciclo climaterio varía mucho entre las mujeres. El curso de la menopausia, su duración, cuando aparecen los síntomas secundarios, su duración e intensidad – todo de esto es muy particular de cada mujer.

“Por ejemplo, alrededor un tercio de las mujeres no tienen síntomas y un tercio experimentan los síntomas moderados que se pueden compensar en la vida diaria. Sin embargo, un tercio de las mujeres sufren de molestias severas que requieren terapia, que a veces tiene un gran impacto en su calidad de vida.” [1] 

Durante la menopausia, el cuerpo femenino se necesita adaptar al déficit estrógeno. Las molestias posibles son los ciclos menstruales irregulares, a veces acompañado por dolor, achaques del pecho y las migrañas. Los sofocos y los brotes del sudor son frecuentes.

Los cambios de la vagina (la atrofia del epitelio escamoso) pueden llevar al dolor durante el coito, la sequedad vaginal y los problemas de micción. Esto puede llevar también al mareo, las jaquecas, el constipado y la pérdida de la libido.

Algunas mujeres también sufren de cambios de humor, hastaincluso la depresión o la ansiedad. Otros síntomas psicológicos pueden ser las perturbaciones del sueño, la inquietud y la irritabilidad. 

Las molestias / síntomas del climaterio: 

  • Sudores
  • Los sofocos
  • La menstruación pesada e irregular
  • El dolor menstrual
  • La taquicardia
  • El mareo
  • Las jaquecas
  • Constiapdos
  • La pérdida de la libido
  • Los trastornos de sueño
  • Pensamientos depresivos
  • La ansiedad
  • Agitación interna
  • La vaginitis (la inflamación de la vagina)
  • Sequedad vaginal

Las molestias tras la menopausia

Tras la menopausia, los síntomas climaterios típicos a menudo permanecen varios años. Como la membrana mucosa de la vagina cambia y ya no produce la misma cantidad de humedad, se dan síntomas como el dolor durante el coito y las infecciones vaginales. Otros síntomas pueden incluir la piel seca, la pérdida de pelo o el desarrollo de vello facial, así como el dolor muscular y de articulación. El riesgo de la osteoporosis crece debido a los niveles estrógenos más bajos.

La terapia contra los síntomas menopáusicos

El tratamiento más común de los síntomas menopáusicos es la terapia hormonal sustitutiva, THS o TH. Normalmente implica tomar una combinación oral de estrógenos y progestinas para que funcionan sistemáticamente, i.e. por todo el cuerpo.

Los beneficios de la terapia hormonal sustitutiva se han probado claramente, pero también hay riesgos. Los médicos creen que la TH causa un pequeño aumento del riesgo del carcinoma de mama (cáncer de mama). El riesgo de la enfermedad cardiovascular y las trombosis pueden crecer también con la terapia hormonal sustitutiva, al igual que el riesgo de cáncer ovario. Por lo tanto, la TH solo se debe usar si el paciente ha considerado cuidadamente las ventajas y desventajas, además de los factores de riesgo, con su médico. [1]

Las preparaciones hormonales se aplican localmente a la piel, por ejemplo en forma de cremas, supositorios o espray, y normalmente se usan para tratar la mucosa vaginal. También se pueden combinar con los agentes sin hormonas que humectan como las cremas y lubricantes. Las terapias alternativas incluyen una terapia neural o los fitoterapéuticos – i.e. los medicamentos de plantas.

Los cannabinoides pueden ayudar antes y después de la menopausia

Otro alternativa para el tratamiento de los síntomas menopáusicos son los cannabinoides. El sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo regula el humor, el dolor, los órganos sexuales y mucho más. Todos se ven afectados por el cambio hormonal durante la menopausia.

Con todo, no hay muchas investigaciones sobre los efectos del cannabis como medicamento, especialmente durante la menopausia. Sin embargo, hay muchas investigaciones de la terapia cannabinoide en los síntomas menopáusicos típicos como las jaquecas, trastornos de sueño, sentimientos depresivos y otros. Estos muestran que el cannabis medicinal puede ayudar con los síntomas menopáusicos típicos.

El cannabidiol (CBD) tiene un papel importante aquí, como sustancia no psicotrópica de la planta cannabis no cubierta por la ley narcótica. Por lo tanto, no está sujeto a las reglas estrictas de la prescripción, como es el caso del tetrahidrocannabinol (THC). El CBD es mucho más fácil de recetar por los médicos y está disponible sin receta.

El insomnio

Un informe de 2017 resumió el estado de las investigaciones sobre el cannabis y el sueño hasta 2015. Los resultados sugieren que el cannabidiol (CBD) puede tener potencial terapéutica de tratar el insomnio. También mostró que el tetrahidrocannabinol (THC) tiene la habilidad de reducir el tiempo necesario de sueño. A la misma vez, sin embargo, hay riesgo de que una sustancia activa afecte a la calidad del sueño a largo plazo. [2]

En 2019, un informe también examinó las investigaciones que existen sobre los cannabinoides y el sueño. Son principalmente investigaciones que examinan el uso de los cannabinoides en el tratamiento de las condiciones crónicas como la esclerosis múltiple, el estrés postraumático y el dolor crónico.

Este informe muestra que los cannabinoides pueden mejorar la calidad de sueño, reducir las perturbaciones del sueño, y acortar el tiempo antes de quedarse dormido. [3] Muchas de las pruebas revisadas tienen un impacto positivo en el sueño. Sin embargo, los investigadores consideran que los tamaños de la muestra son pequeños y solo se estudiaron los efectos en el sueño como un resultado vinculado con otra enfermedad.

Una nueva prueba clínica aleatorizada de doble ciego está solucionando este problema y, específicamente, está examinando cómo de efectiva es la sustancia de cannabis medicinal en el tratamiento del insomnio crónico. La investigación conducida por el Centro de la Ciencia del Sueño de la Universidad de Australia Occidental ha logrado resultados positivos y mostrado que la terapia con cannabis es efectiva y segura. [4]

Los participantes tratados con cannabis medicinal se quedaron dormidos más rápidamente y con una duración significativamente más larga. El tratamiento llevó a mejoras significativas en la calidad de vida. Esto incluye el sentirse descansado después del sueño, menos estresado y menos cansado. En general, los participantes aseguraron “funcionar mejor.” [4]

El CBD contra los estados depresivos

Cada vez más personas están usando el CBD para varias molestias, pero solo algunas investigaciones han analizado las razones de las mejoras por el uso del CBD. Por esta razón, los investigadores han realizado una encuesta en línea para hallar qué tipo de persona usa el CBD y cómo de satisfecho está. Los resultados de la encuesta anónima muestran que casi el 62% de los usuarios de CBD usan la sustancia para tratar una enfermedad. Las tres enfermedades más mencionadas fueron el dolor, la ansiedad, y la depresión. [5]

Cerca del 33% de los que respondieron reportaron que el CBD “maneja las molestias muy bien por sí mismo,” mientras que solo el 4,3% indicó que el CBD tuvo un efecto “no muy bueno”. Por lo tanto, los científicos concluyeron que las personas usan el CBD como una terapia específica para una serie de enfermedades, pero especialmente para el dolor, la ansiedad, la depresión y los trastornos de sueño.

Varias pruebas preclínicas con roedores han confirmado el efecto significante antidepresivo del cannabidiol. Sin embargo, falta mucho para entender detalladamente cómo funciona el CBD contra la depresión. Otra investigación con ratones sugiere que el efecto antidepresivo inducido por el CBD depende de los niveles de serotonina en el sistema nervioso central. [6]

El cannabis y el dolor

Durante la menopausia pueden suceder un buen número de tipos diferentes de dolor, como las jaquecas, dolor de articulación y dolor menstrual severo. Los cannabinoides tienen un efecto positivo en el dolor crónico. Sin embargo, los efectos analgésicos (que alivian el dolor) no se han investigado suficientemente.

Una investigación de 2018 concluyó que los medicamentos cannabinoides pueden prevenir la aparición del dolor por subir el umbral de dolor, pero no por reducir la intensidad del dolor. En lugar de esto, los cannabinoides pueden hacer el dolor más tolerable. [7]

Ahora hay mucha evidencia de que los cannabinoides tienen un beneficio terapéutico en el dolor. Esto también aplica al tratamiento de las jaquecas y migrañas. Esto se muestra en una investigación de metaanálisis de los EE.UU. [8]

Otro ejemplo de una investigación de los Estados Unidos ha examinado cuáles son los síntomas que tratan los pacientes con su medicamento. En esta investigación, se examinan los datos de más de 2.000 personas. La investigación mostró que el dolor crónico, en particular, se trató con cannabinoides. El 24% de los participantes de la investigación dijo que usa el cannabis para sus jaquecas o migrañas. [9]

El uso de los cannabinoides durante la menopausia

Hay muchas investigaciones que han estudiado el efecto de los cannabinoides en los síntomas menopáusicos, como el dolor, los cambios de humor y los problemas de sueño. Estos análisis muestran que los cannabinoides pueden ayudar y aliviar los síntomas.

Sin embargo, éstos no se enfocan solo en la menopausia. No hay unas pruebas clínicas controladas que muestren conclusiones definitivas sobre los efectos de los cannabinoides durante la menopausia. Esta investigación llevaría a un entendimiento mejor sobre cómo el sistema endocannabinoide y hormonal interaccionan durante la menopausia. Estos resultados llevarían al uso del cannabis medicinal como opción para tratar la menopausia.

 

[1] Henes M, Hübner, S. Hormontherapie in der Peri- und Postmenopause. Internist 2020. 61:558-564

[2] Babson KA, Sottile J, Morabito D. Cannabis. Cannabinoids, and Sleep: a Review of the Literature. Curr Psychiatry Rep. 2017;19(4):23. doi:10.1007/s11920-017-0775-9

[3] Kuhathasan N, Dufort A, MacKillop J, Gottschalk R, Minuzzi L, Frey BN. The use of cannabinoids for sleep: A critical review on clinical trials. Exp Clin Psychopharmacol. 2019;27(4):383-401. doi:10.1037/pha0000285

[4] Medicinal Cannabis Effective for Chronic Insomnia in Clinical Trial. Practical Neurology 2020.

[5] Corroon J, Phillips JA. A Cross-Sectional Study of Cannabidiol Users. Cannabis Cannabinoid Res. 2018;3(1):152-161. Published 2018 Jul 1. doi:10.1089/can.2018.0006

[6] Sales AJ, Crestani CC, Guimarães FS, Joca SRL. Antidepressant-like effect induced by Cannabidiol is dependent on brain serotonin levels. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2018;86:255-261. doi:10.1016/j.pnpbp.2018.06.002

[7] De Vita MJ, Moskal D, Maisto SA, Ansell EB. Association of Cannabinoid Administration With Experimental Pain in Healthy Adults: A Systematic Review and Meta-analysis. JAMA Psychiatry. 2018;75(11):1118–1127. doi:10.1001/jamapsychiatry.2018.2503

[8] Baron EP. Medicinal Properties of Cannabinoids, Terpenes, and Flavonoids in Cannabis, and Benefits in Migraine, Headache, and Pain: An Update on Current Evidence and Cannabis Science. Headache. 2018;58(7):1139-1186. doi:10.1111/head.13345

[9] Baron EP, Lucas P, Eades J, Hogue O. Patterns of medicinal cannabis use, strain analysis, and substitution effect among patients with migraine, headache, arthritis, and chronic pain in a medicinal cannabis cohort. J Headache Pain. 2018;19(1):37. Published 2018 May 24. doi:10.1186/s10194-018-0862-2