Los cannabinoides y sus efectos terapéuticos son cada vez más conocidos. Aunque todavía no se conocen todos los compuestos cannabinoides de la planta de cannabis, gracias a las investigaciones hemos podido conocer algunos de ellos y cómo benefician a la salud.

Los cannabinoides interactúan con nuestro cuerpo de diferentes maneras y con consecuencias variables. Sin embargo, solo pueden influir en  nuestro organismo gracias al sistema endocannabinoide

[1] del cuerpo.  Este sistema ayuda a regular y restablecer numerosos procesos fisiológicos como el apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo y la memoria. Así, junto con los cannabinoides, provocan varios beneficios en todo el cuerpo.

5 cannabinoides y sus efectos terapéuticos

THC-Delta(9)-tetrahydrocannabinol: Aunque el Delta(9)-tetrahydrocannabinol (THC) es conocido por su efecto psicoactivo también tiene beneficios terapéuticos que benefician al dolor neuropático, la esclerósis múltiple, la enfermedad de chron, el alzheimer y el parkinson, entre otros padecimientos susceptibles de ser tratados con cannabionides y sus efectos terapéuticos. Actualmente, se está analizando la interacción del THC con las células cancerígenas, ya que este cannabinoide posiblemente tendría efectos antitumorales[2].

CBD: El cannabidiol ha sido objeto de mucho interés dado que tiene numerosos potenciales terapéuticos sin provocar ningún efecto psicoactivo. El CBD tiene números propiedades medicinales. Así, es anticonvulsivo, antipsicótico, antiinflamatorio, antioxidante y antidepresivo.

Este listado de beneficios se alarga cada vez más que se estudia sus efectos en los laboratorios. Gracias a sus propiedades, las investigaciones han demostrado que el CBD ayudaría para enfermedades como la epilepsia, el cáncer, la depresión, la ansiedad, los trastornos psicóticos, el dolor crónico o la diabetes[3], entre otros padecimientos. En este sentido, el CBD está autorizándose cada vez en más países para tratar la epilepsia infantil.

CBC–Cannabicromeno: Está empezando a estudiarse este componente ya que puede tener concentraciones más importantes que el CBD en ciertas variedades de cannabis. Es un cannabinoide sin efectos psicoactivos y es, sobre todo, antiinflamatorio pero también tiene propiedades antidepresivas y antifúngicas.

La primera vez que se conoció este cannabinoide y sus efectos terapéuticos fue en 1980 cuando un estudio probó el CBC en ratones y observaron que se producía una reducción de la inflamación después de administrar dosis de CBC, estabilizando las membranas[4]. Otras investigaciones también están afirmando que los efectos antiinflamatorios del CBC se potencian con el THC. Además, un estudio de 2013 también ha destacado que el CBC podía influir de manera positiva sobre las células madre en el sistema nervioso y muscular, pudiendo actuar con algunos receptores y población de células del cuerpo diferentes de los receptores cannabinoides[5].

CBG – cannabigerol: Es un cannabinoide presente en bajas concentraciones ya que solo se puede encontrar al inicio del ciclo de la planta y sobre todo en cáñamo. No obstante, varios estudios están probando el potencial terapéutico de CBG como adrenérgico, serotoninérgico, modulación de enzimas, analgésico y antidepresivo.

Como agente terapéutico, el CBG tendría acciones positivas para el cáncer, el glaucoma, la inflamación en general y algunas enfermedades de la piel[6]. También tendría efectos sobre la enfermedad intestinal inflamatoria (Bowel disease) ya que podría inhibir la motilidad del intestino cuando está inflamado[7].

CBN – Cannabinol: El cannabinol es otro cannabinoide que aparece tras la degradación del THC. Es responsable de la mayoría del efecto sedativo de la planta. De hecho, uno de los beneficios terapéuticos del CBN es su capacidad para inducir el sueño. Aparte de su eficacia para el insomnio, también se conoce por ser un anticonvulsivo. Desde 1973 se reconoce su efecto anticonvulsivo junto con el THC y el CBD[8]. También se puede observar que el cannabinol tiene afinidades más grandes con los receptores CB2 que con los CB1, así tiene acción más débil sobre el sistema nervioso central.

Estos son algunos de los principales cannabinoides y sus efectos terapéuticos pero gracias al impulso de estudios científicos, seguramente en los próximos años se conocerán más beneficios para la salud de este componente de la planta del cannabis.

_______________________________________________________________________________

[1] Trends in Pharmacological Sciences. Volume 36, Issue 5, Pages 277-296. Endocannabinoid signaling at the periphery: 50 years after THC. M. Maccarrone, I. Bab, T. Bíró, Guy A. Cabral, Sudhansu K. Dey, V. Di Marzo, Justin C. Konje, G. Kunos, R. Mechoulam, P. Pacher, Keith A. Sharkey, A. Zimmer. (May 2015).

[2] Katherine A. Scott, Angus G. Dalgleish, Wai M. Liu. Anticancer effects of phytocannabinoids used with chemotherapy in leukaemia cells can be improved by altering the sequence of their administration. (2017)

[3] Journal of the American College of Cardiology. Volume 56, Issue 25, 14–21, Pages 2115-2125. Cannabidiol Attenuates Cardiac Dysfunction, Oxidative Stress, Fibrosis, and Inflammatory and Cell Death Signaling Pathways in Diabetic Cardiomyopathy. Mohanraj Rajesh. Partha Mukhopadhyay, Sándor Bátkai, Vivek Patel, Keita Saito, Shingo Matsumoto, Yoshihiro Kashiwaya, Béla Horváth, Bani Mukhopadhyay, Lauren Becker, György Haskó, Lucas Liaudet, David A. Wink, Aristidis Veves, Raphael Mechoulam, Pál Pacher. (December 2010).

[4] Life Sciences. Volume 26, Issue 23, 9, Pages 1991-1995. Anti-inflammatory properties of cannabichromene. Philip W. Wirth, E. Sue Watson, Mahmoud ElSohly, Carlton E. Turner, James C. Murphy. (1980).

[5] Neurochemistry International. Volume 63, Issue 5, Pages 432–437. The effect of cannabichromene on adult neural stem/progenitor cells. Noriko Shinjyo, Vincenzo Di Marzo. (2013).

[6] Potential Medical Uses of Cannabigerol: A Brief Overview. Deiana, S. Handbook of Cannabis and Related Pathologies: Biology, Pharmacology, Diagnosis, and Treatment. pp. 958-967. (2017)

[7] Neurochemistry International. Volume 63, Issue 5, Pages 432–437. The effect of cannabichromene on adult neural stem/progenitor cells. Noriko Shinjyo, Vincenzo Di Marzo. (2013).

[8] Life Sciences. Volume 13, Issue 11, 1, Pages 1527-1531. The anticonvulsant activity of cannabidiol and cannabinol. R. Karler, W. Cely, Stuart A. Turkanis. (1973)

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración.

*Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

Rating: 5.0/5. From 3 votes.
Please wait...
Summary