Como ya se ha explicado anteriormente en varios de nuestros artículos, los cannabinoides son tipos de compuestos químicos que actúan en receptores específicos del cerebro y células del cuerpo, que alteran y/o regulan varias funciones fisiológicas, modulando las señales en el sistema endocannabinoide. Hoy nos gustaría hablar sobre el THCa y el CBDa, dos cannabinoides ácidos.

Los cannabinoides se clasifican en endocannabinoides (producidos endógenamente en el organismo de los animales), fitocannabinoides (los cuáles se pueden encontrar en la planta del cannabis), y cannabinoides sintéticos (producidos químicamente en laboratorios). Hoy en día, la mayoría de los estudios se centran en aquellos cannabinoides producidos naturalmente por la planta, así como el THC y el CBD, pero están aumentando los estudios acerca de otros cannabinoides menos conocidos.

Mientras hasta el momento el CBD y el THC son generalmente considerados como el principal poder medicinal de la planta, en este artículo nosotros haremos un resumen de los últimos descubrimientos sobre los beneficios de dos cannabinoides ácidos: THCa y CBDa.

Los fitocannabinoides durante el crecimiento de la planta de cannabis

En 1963 un grupo de investigadores[1], liderado por el Dr. R. Mechoulam, aisló y reportó la estructura química del CBD. Un año más tarde, el mismo grupo finalmente logró aislar también el THC y explicar su estructura exacta[2].

Años después, para obtener un mejor entendimiento de la biogénesis de los cannabinoides, el grupo de investigadores entendió que era esencial el aislamiento y clasificación de todos los cannabinoides ácidos[3]. Junto con el ácido cannabidiólico, los ácidos cannabinólicos y cannabigerólicos fueron identificados. También se han clasificado dos ácidos ∆⁹-THC, A[4] y B, así como el ácido ∆⁸-THC y el ácido cannabielsoico.

Tras estos descubrimientos, se ha publicado una posible vía para la biogénesis de los cannabinoides en la planta. El grupo asumió que es posible que algunos de los cannabinoides neutros naturales son artefactos formados mediante diferentes procesos: descarboxilación, oxidación (ácido cannabielsoico), ciclación fotoquímica (cannabiciclol), o isomerización (∆⁸-THC y ∆⁸-THC ácido) de otros constituyentes[5].

Cannabinoides ácidos: THCa y CBDa

Los dos cannabinoides principales, el THC y el CBD, no existen en su forma neutra en la planta del cannabis. De hecho, durante el crecimiento de la planta, ellos aparecen en su forma ácida como THCa y CBDa. Una vez estos cannabinoides ácidos son expuestos al calor, se lleva a cabo una reacción química llamada “descarboxilación”, más comúnmente conocida como activación.

Como resultado de la exposición al calor, estos dos cannabinoides cambian de forma para convertirse en THC y CBD. Este proceso de calentamiento puede ser el resultado de fumar, vaporizar, calentar una mezcla de mantequilla y cannabis, pero en realidad comienza en una pequeña parte de la planta durante el proceso de secado, una vez la planta está lista.

En cuanto al THC, la activación del THC ácido para obtener la forma decarboxilada es lo que da lugar a la psicoactividad del THC[6]. Consumir THC ácido no provocará ningún estado de embriaguez, ya que actúa en vías diferentes que no causan ningún efecto psicotrópico. Durante el proceso de descarboxilación la molécula cambia su estructura eliminando un grupo carboxilo (COOH) de su composición ácida. Esta conversión transforma los cannabinoides ácidos a un estado neutral que interactúa con los receptores CB-1 y CB-2 y provee efectos psicoactivos, más comúnmente asociados con la ingesta de cannabis o fumarlo.

Si bien entendemos los beneficios psicoactivos y terapéuticos de los cannabinoides neutros, ¿cómo interactúa la molécula ácida original con el cuerpo humano?

Beneficios medicinales del THCa y el CBDa (cannabinoides ácidos)

Cuando se habla de conceptos fisiopatológicos de nivel avanzado, es mejor echar un vistazo a cómo funcionan estos compuestos ácidos en la naturaleza.

Una vez el cannabis alcanza su madurez, el THCa se acumula en altas concentraciones en las flores y las hojas. Su objetivo es  inducir la muerte celular, conocida como necrosis, creando una ruta a través de la membrana mitocondrial de las células. Esta acción mantiene la planta madura sana, eliminando las células ya muertas, las que están a punto de morir o las dañadas.

Los seres humanos cuentan con un mecanismo similar conocido como muerte celular programada[7]. Este término es común cuando se habla del cáncer como un error en la programación de la muerte celular que permite que las células enfermas permanezcan activas. La proliferación de estas células enfermas puede resultar en cáncer. Si bien este es un hallazgo importante, aún no responde completamente a cómo estos cannabinoides respaldan la salud humana, y se necesitan más más estudios sobre el THCa.

Hasta el momento, sabemos que los cannabinoides ácidos parecen no interactuar con los receptores cannabinoides. El THCa y el CBDa (ambos cannabinoides ácidos) se comprometen con el sistema endocannabinoide humano al alterar la eficiencia de cuatro funciones primarias: liberación de COX-1, inhibición de COX-2, inhibición de TNF-alfa y liberación de interleucina-10[8]. Por último, esto significa que estos cannabinoides respaldan activamente la habilidad de nuestro cuerpo de reducir la inflamación, estimulan la actuación del sistema inmune y, en general, reducen significativamente los niveles de dolor.  Aunque la investigación sustancial en cuanto al CBDa es escasa, la evidencia preliminar en el laboratorio sugiere que el CBDa podría ayudar en cuatro áreas terapéuticas distintas:

  • Inflamación
  • Náuseas y vómitos
  • Epilepsia
  • Ansiedad

CBD contra la inflamación

La investigación in vitro en el laboratorio ha mostrado que el CBDa tiene unas propiedades antiinflamatorias potentes debido a la inhibición de la actividad COX-2 (ciclooxigenasa)[9]. El COX-2 se expresa mediante células que están involucradas en la inflamación y ha surgido como la isoforma principal responsable de la síntesis de prostanoides (PG – un grupo complejo de ácidos grasos), los cuales participan en estados inflamatorios agudos y crónicos de los procesos patológicos[10].

Fármacos antiinflamatorios no esteroides clásicos (AINE) han demostrado la inhibición de la actividad de ambos, COX-1 y COX-2. La inhibición de la síntesis de PG COX-2-dependiente explica los efectos antinflamatorios y analgésicos de los AINE, mientras que la supresión del COX-1 podría provocar varios efectos secundarios no deseados.

Por lo tanto, se ha deducido que los inhibidores específicos para la enzima COX-2 podrían tener acciones terapéuticas ideales, similares a aquellas de los AINE clásicos, sin producir ningún efecto adverso, causado por la inhibición de las actividades del COX-1.

CBDa contra náuseas y vómitos

Varios estudios también han demostrado los efectos del CBD en reducir las náuseas y los vómitos, mediante agonismo indirecto de los receptores  5-HT1A localizados en el tronco cerebral[11]. El CBDa inhibe el comportamiento inducido por náuseas en ratas al mejorar de alguna manera la activación de los receptores 5-HT1A, interesantemente a una concentración mucho más baja que el CBD.

También será necesario buscar los mecanismos mediante los cuales el CBDa induce a la mejora de la activación de los receptores 5-HT1A. Esto podría ser investigado llevando a cabo experimentos in vitro con células transfretadas de 5-HT1A que no expresan otro tipo de receptores. Por otra parte, el CBDa también ha demostrado su habilidad de suprimir ambos, vómitos inducidos por toxinas y movimientos en musarañas.

CBDa como fármaco antiepiléptico

En una patente registrada en 2015 por GW Pharma[12], el efecto antiepiléptico del CBDa fue estudiado y explicado. Ya teniendo un fármaco basado en el CBD para tratar tipos raros de epilepsia, así como el Síndrome de Dravet, la compañía observó algunas limitaciones, como la baja biodisponibilidad del producto y la necesidad de ser administrado en dosis altas.

GW Pharma ha descubierto que añadiendo bajas cantidades de CBDa, el efecto terapéutico del medicamento era más potente, con a una acción más rápida y un efecto más potente, y es menos probable que cause efectos secundarios. Además, esto tendría una mayor biodisponibilidad, lo que ellos sugirieron podría significar un inicio de los efectos más rápido. De hecho, la compañía prevé combinar ambos cannabinoides en un fármaco antiepiléptico, ya que el CBDa podría ser útil en proveer un inicio de efecto rápido, mientras que el CBD podría ser útil en proveer un efecto extendido.

El CBDa podría ayudar con la Ansiedad y la Depresión

Los efectos ansiolíticos del CBD han sido destacados por varios estudios en humanos con ansiedad social y depresión. Como el CBD, el CBDa activa el receptor de serotonina 5-HT1A, también conocido por modular los sentimientos de bienestar y ansiedad. En un estudio llevado a cabo en ratas y publicado en la Neuropsicofarcología europea[13], se demostró que el CBDa provee efectos antidepresivos en dosis de 10 a 100 veces más pequeñas que el CBD, pero se necesita más investigación en humanos.

Cannabinoides ácidos en el tratamiento del cáncer

El CBDa ha demostrado posibilidades de inhibir el crecimiento del cáncer. Se demostró la conexión entre el cáncer y la forma ácida del CBD en un estudio del 2012 sobre células de cáncer de mama[14]. En este estudio se explicó que el CBDa podría estar involucrado de alguna manera en el crecimiento del cáncer mediante la supresión de la enzima COX-2, un importante instigador de la metástasis del cáncer de mama, así como otras formas de tumores[15].

De manera similar, tanto el THCa y como el CBDa (cannabinoides ácidos) han demostrado sus efectos antiinflamatorios, lo que los convierten en un potente asesino del cáncer. Un estudio sueco del 2011 sobre la evaluación de seis cannabinoides diferentes[16], incluyendo sus formas ácidas, encontró que las seis sustancias juntas proveen un fuerte efecto en los procesos antinflamatorios en líneas celulares de cáncer de colon en el laboratorio. Ellas han demostrado que, mediante la interferencia con el proceso antiinflamatorio, podrían inhibir la proliferación del cáncer.

Mientras la efectividad del THCa y el CBDa (cannabinoides ácidos) aún se encuentra bajo investigación, el uso de estos cannabinoides ácidos dentro de la industria moderna del cannabis es muy prometedor y vale la pena la investigación conducida por investigadores y expertos en cannabis.

La investigación existente sobre los beneficios de ambos, el CBDa y el THCa, especialmente en cuanto a la inflamación y el cáncer, ya deja grandes esperanzas para aquellos que quieren someterse a tratamientos con cannabis, sin experimentar ningún efecto psicoactivo. Afortunadamente, con más investigación sobre la planta entera de cannabis, y no solo sobre el CBD y el THC en su forma neutra, un mejor entendimiento de cada cannabinoide existente en la naturaleza permitirá más enfoques y diferentes metodologías basadas en el cannabis medicinal.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

[1] Mechoulam R, Gaoni Y. The isolation and structure of cannabinolic, cannabidiolic and cannabigerolic acids. Tetrahedron. 1965;21:1223–1229. [PubMed]

[2] Gaoni Y., Mechoulam R. (1964) Isolation, structure and partial synthesis of an active constituent of hashish. J Am Chem Soc 86: 1646–1647 [Ref list]

[3] ElSohly, M. A., and Slade, D. (2005). Chemical constituents of marijuana: the complex mixture of natural cannabinoids. Life Sci. 78, 539–548. doi: 10.1016/j.lfs.2005.09.011 [PubMed Abstract]

[4] Guillermo Moreno-Sanz (2016). Cannabis and Cannabinoid Research. Volume 1, issue 1 https://doi.org/10.1089/can.2016.0008

[5] Sirikantaramas, S., Taura, F., Morimoto, S., and Shoyama, Y. (2007). Recent advances in Cannabis sativa research: biosynthetic studies and its potential in biotechnology. Curr. Pharm. Biotechnol. 8, 237–243. doi: 10.2174/138920107781387456 [PubMed Abstract]

[6] Kerstin Iffland, Michael Carus and Dr. med. Franjo Grotenhermen (2016). Decarboxylation of Tetrahydrocannabinolic acid (THCA) to active THC. European Industrial Hemp Association (EIHA).

[7] Guillermo Moreno-Sanz (2016). Can You Pass the Acid Test? Critical Review and Novel Therapeutic Perspectives of Δ9-Tetrahydrocannabinolic Acid A. Cannabis and Cannabinoids Research, Volume 1 issue 1 https://doi.org/10.1089/can.2016.0008

[8] Angelo A. Izzo, Francesca Borrelli, Raffaele Capasso, Vincenzo Di Marzo and Raphael Mechoulam. Non-psychotropic plant cannabinoids: new therapeutic opportunities from an ancient herb. https://doi:10.1016/j.tips.2009.07.006

[9] Shuso Takeda, Koichiro Misawa, Ikuo Yamamoto, and Kazuhito Watanabe (2008). Cannabidiolic Acid as a Selective Cyclooxygenase-2 Inhibitory Component in Cannabis. Vol. 36, No. 9 The American Society for Pharmacology and Experimental Therapeutics 20909/3374428. DMD 36:1917–1921, 2008

[10] Smith WL, DeWitt DL, Garavito RM. Cyclooxygenases: Structural, cellular, and molecular biology. Annu Rev Biochem. 2000;69:145–182. [PubMed]

[11] Cluny NL, Naylor RJ, Whittle BA, Javid FA. The effects of cannabidiol and tetrahydrocannabinol on motion-induced emesis in Suncus murinus. Basic Clin Pharmacol Toxicol. 2008;103:150–156.[PubMed]

[12] Colin Stott, Nicholas Jones, Robin Williams, Benjamin Whalley (2017). Use of cannabinoids in the treatment of epilepsy. International Publication Number: WO 2017/025712

[13] L. Shbiro, D. Hen-Shoval, N. Hazut, G. Zalsman, R. Mechoulam, A. Weller, G. Shoval (2017). Anti-depressant-like effects of cannabidiol and cannabidiolic acid in genetic rat models of depression. European NeuropsychopharmacologyVolume 27, Supplement 4, pages S783-S784, DOI: https://doi.org/10.1016/S0924-977X(17)31426-8

[14] Takeda S, Okajima S, Miyoshi H, Yoshida K, et alt. (2012). Cannabidiolic acid, a major cannabinoid in fiber-type cannabis, is an inhibitor of MDA-MB-231 breast cancer cell migration. Toxicology Letters, 214(3): 314-9. DOI: 10.1016/j.toxlet.2012.08.029

[15] Takeda S, Okajima S, Miyoshi H, Yoshida K, Okamoto Y (2012). Cannabidiolic acid, a major cannabinoid in fiber-type cannabis, is an inhibitor of MDA-MB-231 breast cancer cell migration. DOI: 10.1016/j.toxlet.2012.08.029.

[16] Ruhaak LR, Felth J, Karlsson PC, Rafter JJ, Verpoorte R, Bohlin L. (2011). Evaluation of the cyclooxygenase inhibiting effects of six major cannabinoids isolated from Cannabis sativaBiological & pharmaceutical bulletin, 34(5):774-8

Summary
Cannabinoides ácidos: beneficios medicinales del THCa y el CBDa
Article
Cannabinoides ácidos: beneficios medicinales del THCa y el CBDa
Description
Los cannabinoides ácidos THCa y CBDa están mostrando varios beneficios medicinales en tratamientos para la inflamación, la epilepsia, las náuseas y los vómitos
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo
Rating: 5.0/5. From 6 votes.
Please wait...