Los extractos concentrados de cannabis, también conocidos como aceites de cannabis debido a su aspecto viscoso y pegajoso, son siempre más populares entre los pacientes que se automedican, y que a veces se presentan como una «cura del cáncer». En general, los métodos de fabricación de aceites de cannabis son bastante simples y no requieren equipos específicos. En este campo, el ejemplo más conocido de este tipo de productos es el llamado «aceite de Rick Simpson», también conocido como RSO, por sus siglas en inglés.

La historia sobre el aceite de Rick Simpson

En 1997, Rick Simpson trabajó como ingeniero en Canadá y, debido a un accidente de trabajo, comenzó a sufrir constantes dolores de cabeza y acúfenos. A pesar de varios controles en el hospital, los medicamentos recetados no pudieron proporcionarle ningún alivio.

En 1999, tras ver un programa de televisión que hablaba sobre el cannabis medicinal, Rick llamó a uno de sus amigos para que le permitiera probar un porro. Estaba realmente sorprendido al notar la sensación de alivio, mucho más fuerte que cuando usaba los medicamentos recetados. Por este motivo, solicitó a su médico que le recetara marihuana pero, lamentablemente, se le negó por completo.

Durante los años siguientes, los síntomas de la enfermedad empeoraron, evitando que Rick tuviera una vida normal. Después de haber pensado algunas veces en el suicidio, decidió buscar por su cuenta una alternativa para curarse a sí mismo. Recordó que fumando marihuana notó un gran alivio y se preguntaba qué efectos podría producir una concentración de cannabinoides, en forma de aceite.

Luego, comenzó a cultivar plantas de cannabis y a fabricar una extracción de las flores que tomaba diariamente, a partir de dosis muy bajas. Según lo declarado por Rick, los síntomas de la lesión se mitigaron rápidamente, su sueño mejoró y el dolor y la presión arterial disminuyeron. Además, Rick perdió la mayor parte de su peso extra y parecía estar aún en buena forma. ¡Volvió a la vida normal!

En 2002, se le diagnosticó un carcinoma de células basales1 (el tumor de piel maligno más común que los médicos generalmente sugieren extirpar quirúrgicamente, con una tasa de curación del 98%2).

En 2003, se sometió a una cirugía, pero pocas semanas después, el tumor ya había reaparecido. Tras el escaso éxito de los tratamientos convencionales, Simpson confió en el aceite de THC en un intento de curarse. Debido a esto, gracias a su experiencia con la marihuana, y tras leer Actividad antineoplásica de los cannabinoides, un estudio publicado en el Diario del Instituto Nacional del Cáncer, Rick volvió a elegir el cannabis como tratamiento para su enfermedad. Rick probó su aceite de marihuana directamente sobre la piel afectada:

«¿Por qué no poner un poco de aceite en los otros dos cánceres y ver qué pasa? Apliqué el aceite, cubrí las áreas afectadas con un vendaje y lo dejé por cuatro días. Mientras tanto, no sentí que sucediera nada, así que pensé que no estaba funcionando».

Simpson afirma que, tan solo cuatro días después, su cáncer de piel desapareció y que ha estado en remisión desde entonces. Así que, entusiasmado con esta noticia, Rick quería intentar ayudar a su madre con la psoriasis y comenzó a aplicar un poco de su aceite en la piel infectada. En unas pocas semanas, sus lesiones desaparecieron y la piel se curó. En ese momento, Rick decidió compartir gratis su aceite de cannabis con todos los pacientes que lo estaban solicitando.

Durante el primer año, Rick ya había tratado a cerca 50-60 personas por varios problemas de la piel. En unos pocos años, Rick Simpson propuso su aceite de marihuana a más de 5.000 personas con patologías diferentes: cáncer, leucemia, melanoma, diabetes, dolor crónico, verrugas, infecciones virales y bacterianas… Rick declaró que aproximadamente el 70% de sus pacientes, siguiendo su protocolo, se liberaron del cáncer, asumiendo 60 gramos de su aceite de cannabis de alta calidad. Además, Rick especifica que, en caso de que, lamentablemente, sea demasiado tarde para curar la dolencia, su aceite permite mejorar la calidad del final de la vida del paciente, de modo que, al menos, puede morir con dignidad.

¿Qué es el aceite de Rick Simpson?

El aceite de Rick Simpson (conocido con las siglas RSO, por su nombre en inglés) es un aceite derivado del cannabis, que presenta una concentración muy alta de THC. Este hecho hace que el aceite sea completamente diferente del que solemos encontrar en el mercado, ya que, como decimos, tiene una alta concentración de THC.

Usos anecdóticos y beneficios del RSO

De acuerdo con lo publicado en el sitio web de Rick Simpson, el RSO se usa principalmente como un tratamiento alternativo contra el cáncer, pero aparte del cáncer, también puede tratar:

Aunque Rick afirma que son las patologías más comunes que pueden tratarse con su aceite1, es necesario comprender que el Delta-9-tetrahidrocannabinol (Delta-9-THC), el principal compuesto psicoactivo de la marihuana, también puede causar una variedad de trastornos psicológicos y síntomas físicos:

  • Psicoactividad
  • Paranoia
  • Ansiedad
  • Síndrome de hiperemesis del cannabis3.

Al mismo tiempo, es importante mencionar que la publicación Actividad antineoplásica de los cannabinoides, en la que Rick confió para empezar a tratar su cáncer con aceite, sigue bajo investigación4. De hecho, el principal riesgo asociado con el aceite de Rick Simpson es la falta de evidencias que demuestren su efectividad en los tratamientos contra el cáncer. Esto se vuelve aún más peligroso si el paciente deja de seguir las recomendaciones convencionales de los médicos para tratar su cáncer.

Lo que dice la ciencia sobre el aceite de Rick Simpson

Antes de seguir el camino de Simpson, es necesario saber cómo la comunidad científica evalúa la eficiencia del cannabis y, especialmente, del aceite de Rick Simpson como para curar el cáncer.

De acuerdo con lo publicado en Cancer Research UK, la mayor investigación independiente sobre cáncer del mundo, no existe un consenso general dentro de la comunidad científica sobre el uso del cannabis como un tratamiento eficaz para el cáncer5.

Carta abierta: las críticas del Dr. Franjo Grotenhermen sobre el aceite de Rick Simpson

El doctor en medicina Franjo Grotenhermen, fundador de la Asociación Internacional de Medicamentos Cannabinoides, envió una carta a Rick Simpson en la que le insta a ser más cauto, especialmente en relación con sus afirmaciones y promesas de curación, que el médico considera excesivas.

En la primera parte de la carta, el Dr. Franjo observó cómo, hoy en día, muchas personas desesperadas, que padecen cáncer y otros trastornos graves, confían sus esperanzas en las recomendaciones de Simpson. Al mismo tiempo, está de acuerdo con la voluntad de Simpson de preservar la supervivencia y la prosperidad de la humanidad, con el objetivo de compartir la verdad con la mayor cantidad de personas posible, a fin de obtener un cambio sustancial.

Sin embargo, en la segunda parte de la misma carta, el Dr. Franjo destaca seis puntos críticos principales sobre el enfoque de Simpson:

1. Falta de conocimiento

La principal crítica que Franjo identificó proviene de las palabras de Simpson. Afirma que la descarboxilación se produce cuando las moléculas dentro del aceite se convierten a la posición delta-9, cuando se someten a un proceso de calentamiento, para que se conviertan en su forma medicinalmente activa (Pos. 717, Kindle).

Franjo responde que antes de la descarboxilación, la sustancia ya es delta-9-THC, mientras que el proceso implica la eliminación del dióxido de carbono de la molécula, convirtiendo el ácido de THC (THCA) presente de forma natural en THC fenólico, responsable de la mayoría de los beneficios médicos del delta-9-THC. Además, Franjo aclara que no es una proteína contenida en la planta de cannabis la que está a cargo de las propiedades para combatir el cáncer, pero los fitoquímicos pueden tener tales actividades.

2. Creencias erróneas

Simpson muestra creencias aún más erróneas al hablar de la importancia de administrar el aceite lo más cerca posible de un tumor, enfatizando el efecto más fuerte que se puede obtener de esta manera (Pos. 1012, Kindle). Sin embargo, los cannabinoides llegan al cáncer a través del sistema cardiovascular del cuerpo, responde Franjo.

3. Cantidad confusa y concentración

Según Simpson, es imposible que una tintura de cannabis sea tan poderosa como un extracto. La verdad es que el efecto no depende de la concentración, pero sí de la cantidad absoluta ingerida.

4. Datos faltantes y engañosos

Simpson confiesa que aproximadamente una de cada diez personas cuenta públicamente lo que ha experimentado, pero la mayoría de los pacientes no lo hacen. Desde 2003, según Simpson, ha administrado su extracto a aproximadamente 5.000 personas, que sufrían diversos problemas médicos, y la mayoría de estas personas han sido controladas y curadas con este aceite (Pos. 1377, Kindle).

Esta afirmación ya muestra muchos problemas críticos. Especialmente si Simpson afirma y se queja por el hecho de que no recibió respuesta de la mayoría de sus pacientes. Sin embargo, afirma de manera intrépida que la mayoría de sus pacientes con cáncer, incluidos aquellos de los que no recibió ninguna noticia, estaban totalmente curados o bajo control con su aceite. Las afirmaciones basadas en datos tan limitados se convierten directamente en absurdos, especialmente si se tiene en cuenta que existen aproximadamente 1.000 tipos diferentes de cánceres clasificados – señala Franjo en su carta.

5. Fijación por el THC

Simpson siempre recomienda extractos de cannabis de alto grado, con niveles de THC de entre el 80-90%. Según Simpson, cuanto mayor sea la calidad del aceite, más pronunciado será su efecto curativo (Pos. 368, Kindle).

Hoy en día, varios estudios muestran las propiedades inhibidoras del cáncer de otros cannabinoides, en particular del cannabinoide no psicoactivo, Cannabidiol (CBD). Existen evidencias de que el CBD puede desempeñar un papel más importante que el THC en algunos tipos de tumores. Además, el conocido efecto séquito, y especialmente la combinación de THC y CBD juntos, pueden ofrecer beneficios más efectivos que solo el THC aislado. Entre otros factores, el CBD puede ser de gran importancia cuando el THC no es bien tolerado y, claramente, las dosis grandes están fuera de discusión. En estos casos, se puede intentar un tratamiento con una alta dosis de CDB, tanto para reducir el efecto psicoactivo del THC como para las propiedades adecuadas del CDB contra ciertos tipos de cáncer.

Simpson desarrolló su teoría hace 15 años, cuando el CDB aún no se había tenido en cuenta. Sin embargo, el conocimiento real de la efectividad de todo el fitocomplejo de la planta de cannabis en el tratamiento del cáncer es de carácter preliminar, y los investigadores y los médicos deben tener siempre en cuenta los nuevos datos para ofrecer el asesoramiento y los tratamientos más actualizados para los pacientes.

6. Advertencia contra terapias convencionales efectivas

Simpson escribe que la mayoría de las personas que lo contactan han sido gravemente dañadas por el sistema médico debido a la quimioterapia y la radiación, etc. Asegura que los daños causados por estos tratamientos tienen un efecto duradero en los pacientes, lo que los hace más difíciles de curar. Sin embargo, afirma, su aceite aún tiene una tasa de éxito del 70 al 80% (Pos. 970, Kindle).

Este es uno de los temas más importantes para Franjo. El médico alemán critica enérgicamente las recomendaciones de Simpson para que sus pacientes eviten los tratamientos convencionales argumentando que las terapias de radio y quimioterapia causan graves daños.

Aunque, responde Franjo, nadie conoce la tasa de éxito de este aceite, debido a la poca cantidad de comentarios, la comunidad médica acepta ampliamente la efectividad de las terapias estándar, mostrando hasta el momento, una tasa de éxito de alrededor del 55%. Además, Franjo también desea resaltar las grandes posibilidades que ofrece una combinación de cannabinoides y terapias convencionales, en lugar de depender únicamente del cannabis.

Conclusiones

Al final de la carta, Franjo quiere aclarar que el hecho de que Simpson presente datos erróneos, al no comprender las bases de la química, la fisiología y la medicina, no es lo que sostiene contra Rick. Sin embargo, “incluso si uno no necesita conocer todos los detalles, esta es una cuestión de vida o muerte, y está claro que no está a la altura de su responsabilidad y, por lo tanto, de su propia aspiración».

“Se trata del bienestar de las personas que acuden a nosotros. Tienen derecho a la mejor y más reciente información posible, así como al mejor asesoramiento posible. Cuando se trata de tratamiento médico, especialmente cuando se enfrenta a una enfermedad grave, no es suficiente tratar a los pacientes confiando en las buenas intenciones y presentando una condena con vehemencia. Estoy convencido de que su reputación entre los partidarios mejoraría si pudiera revisar y actualizar sus consejos. Estoy convencido de que las terapias de cannabis y cannabinoides son valiosas en el tratamiento del cáncer. ¡Abordemos su potencial con gran cuidado y conciencia! ” 6.

Las críticas mostradas por Franjo son completamente compartidas por todo el equipo médico de Kalapa Clinic. Debido a las diferentes morfologías y funciones fisiológicas involucradas en el cáncer, el efecto «curativo» de los cannabinoides sigue siendo poco conocido. Aun así, existe un apoyo completo para los tratamientos convencionales, como la radio y la quimioterapia, así como para el uso médico de los cannabinoides como terapia adyuvante.

¿Te ha gustado este post? Haz una valoración. Este post se ha realizado en base a investigaciones existentes hasta la fecha de publicación del artículo. Debido al incremento de estudios en torno al cannabis medicinal, la información expuesta puede variar a lo largo del tiempo e iremos informando en posteriores escritos.

Bibliografia

  1. La historia de Rick Simpson, Phoenix Tears.
  2. Gandhi, S. A., & Kampp, J. (2015). Skin Cancer Epidemiology, Detection, and Management. Medical Clinics of North America, 99(6), 1323–1335.doi:10.1016/j.mcna.2015.06.002
  3. Temple, L. M., & Leikin, J. B. (2019). Tetrahydrocannabinol – friend or foe? – Debate. Clinical Toxicology, 1–7. doi:10.1080/15563650.2019.1610567
  4. Munson, A. E., Harris, L. S., Friedman, M. A., Dewey, W. L., & Carchman, R. A. (1975). Antineoplastic Activity of Cannabinoids2. JNCI: Journal of the National Cancer Institute, 55(3), 597–602. doi:10.1093/jnci/55.3.597
  5. Kat Arney, Cancer Research UK. Cannabis, cannabinoids and cancer – the evidence so far” July 25, 2012
  6. com An Open Letter to Rick Simpson by Dr. Franjo Grotenhermen
No votes yet.
Please wait...
Summary
Aceite de Rick Simpson: “La cura para el cáncer”
Article
Aceite de Rick Simpson: “La cura para el cáncer”
Description
El aceite de Rick Simpson (RSO) es un aceite derivado del cannabis, que a veces se presenta como una "cura del cáncer". El principal riesgo asociado con el RSO es que no existen evidencias suficientes para su efectividad en los tratamientos contra el cáncer.
Author
Publisher Name
Kalapa Clinic
Publisher Logo